Deja un comentario

La contra cultura como herramienta para la transformación de la cultura de la guerra en Colombia

Por Juan David Ojeda López[i]

Imágen X Saja[ii]

Colombia es un Estado contra-hecho a los golpes, en algún momento nos planteamos como un estado fallido, en derrumbe, un no futuro como nuestro sino ineludible como pueblo. La clase política de siempre, leguleya y sofista, con su lógica extractivista nos enseñó la cultura de lo público como el despojo,  que no es más que una lógica vende patria: feriamos nuestro subsuelo en la Guajira sin importarnos los acuíferos y el río Ranchería, y por ende la vida de las comunidades indígenas ancestrales, pero antes vendimos la dignidad de nuestras comunidades amazónicas por el caucho para las llantas de los automóviles que enriquecieron a la familia Ford y de más promotores de las guerras en el mundo. La historia del despojo se repite cada vez que el capital trasnacional lo demanda a los lacayos de la supuesta democracia burguesa que nos pretende gobernar. Ahora, quieren ir por lo que queda de la tierra de los campesinos, históricamente olvidados a su suerte en la frontera agrícola abierta por ellos mismos.

Pero la realidad es que en las fisuras, en los intersticios tanto de las mentes, los corazones y de las comunidades en sus territorios, esta pretensión de gobernabilidad nunca ha calado: nuestro campesinado digno, descendiente de los aguerridos llaneros, de los indoblegables afrodescendientes fundadores de palenques, y de los indígenas  con su memoria y saberes ancestrales, nos han iluminado y constituyen al sujeto revolucionario, el campesinado noble y valeroso que ha dado su vida por la defensa de su territorio.

Mientras en las urbes se da la pretensión moderna de la construcción de un Estado Nacional que construye a un “ciudadano” que desconoce las riquezas del territorio, de la barbarie que se da en el campo contra el campesinado, la expoliación de las tierras por parte de los mercenarios para estatales, que aterrorizan y masacran al pueblo, y que bajo los engaños del sistema y sus mass-media junto a sus demás aparatos ideológicos del Estado, como las iglesias, someten al pueblo a las lógicas subyugadoras del capital. Tanto a sus cuerpos como a sus mentes.

Las disidencias del pensamiento hegemónico, esos que vemos en los intersticios del sistema una oportunidad de ruptura, estamos llamados a organizarnos y desde los diferentes escenarios de desarrollo personal y colectivo presionar para que las grietas crezcan y se encuentren. Cada mente que se libere del miedo y del yoísmo,  que comprenda que nuestro rol histórico en el aquí y el ahora, es luchar desde nuestro quehacer por la construcción de un mundo con oportunidades para todos, y donde todos tengamos derecho a ser dignamente. Sigue leyendo


Deja un comentario

Decolonialidad, arte y política

Por Adriana Quiñones-León[1]

Imagen x Saja[2]

Siendo la colonialidad la forma como opera actualmente  todo un entramado de pensamiento político, social, económico, cultural, racial, cuyos orígenes se arraigan en la herida colonial que nos constituye como sujetos laltinoamericanos, el proyecto decolonial en sus esfuerzos por superar dichas estructuras de saber, de conocer y de poder, las cuales operan en la memoria social y atraviesan las identidades, debe proponer privilegiar el uso de lenguajes  ‘otros’.

 

De este modo el arte puede alimentar proyectos políticos críticos, aportando al desprendimiento de toda una suerte de imaginarios, vinculados profundamente a los modos en que la sociedad se entiende a sí misma y se organiza, incidiendo en la desactivación de dispositivos de domesticación de la memoria, que han estado estrechamente asociados con la construcción de las identidades hegemónicas, dando lugar a olvidos y silencios que cada vez cobran más voz e irrumpen en el escenario de la reconfiguración de la historia, y con ella de las identidades locales como memorias disidentes.

 

Ahora bien, además de abandonar las posturas eurocentradas, logo céntricas en los contenidos de las investigaciones sociales, así como de los proyectos políticos, es necesario explorar otros lenguajes, proscritos, que amplíen y complementen el alcance de la circulación del conocimiento, y que contribuyan a partir de estéticas no hegemónicas a la visibilización de las memorias otras, más allá del espacio institucional universitario, pues es fuera de este donde deben realizarse buena parte de las transformaciones sentipensantes decoloniales.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Independencia Records en la FILBO

Las y los esperamos en el Pabellón 18, stand 226, junto al stand de Palestina.

#FILBO2017


Deja un comentario

Cientos de ciudadanos ayudan a construir la biblioteca de la reconciliación en la ZVNT de Icononzo

Ciudadanos  del colectivo de acción directa COMPAZ vuelven a la zona veredal de Icononzo para construir la primera biblioteca de la reconciliación, con libros donados por más de un centenar de ciudadanos.
La semana pasada la zona veredal de Icononzo vio llegar un camión lleno de libros, muchos de ellos con dedicatoria especial. “Fue muy emocionante ver el apoyo de la ciudadanía. Personas como Piero, Maureen Maya y Tatiana Rentería donaron sus libros favoritos. Pero también cientos de ciudadanos nos hicieron llegar más de mil libros; por ejemplo, el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá recolectó más de doscientos libros donados por estudiantes de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) envió libros de su catálogo de publicaciones.  El director de cine Sergio Cabrera también donó una colección de todo su trabajo cinematográfico y hubo un a persona que donó un telescopio.” dijo Manuel Llano, uno de los organizadores.  En uno de los libros se dejaba ver una dedicatoria anónima: “Queridos amigos, esperamos que en estas páginas encuentres motivos de vida y caminos de esperanza y senderos de luz que te permitan seguir soñando con mundos posibles, donde todos nos reconozcamos como verdaderos hermanos. Con Aprecio”.
El grupo ciudadano COMPAZ, que busca acercar a la ciudadanía al proceso de reintegración a través de acciones ciudadanas directas y no violentas, se dieron a la tarea de invitar a ciudadanos a donar, recolectar y enviar libros para construir la llamada “Biblioteca de la Reconciliación”.
“Creemos que un libro es la mejor ventana a otros mundos, y también que la palabra es un arma mucho más poderosa. Queremos que dejen las armas de fuego y se armen de palabras, historias y sueños.”  expresó Adriana Quiñones, una de las fundadoras de COMPAZ.
Fueron cuatro días en Icononzo, los COMPAZ además de construir la biblioteca codo a codo junto con las FARC-EPaz impulsaron otras acciones culturales para la reconciliación, la creación de dos murales artísticos por Bastardilla y Ericailcane, creación de nuevas recetas a partir de la tradición gastronómica fariana y campesina con el chef Jorge Enrique Martínez, la participación de la cantautora Diana Tovar el día internacional de la mujer uniendo su voz a la de las mujeres de la guerrilla, muchas de la cuales también compartieron su talento musical en dicha conmemoración, todos ellos se sumaron a esta iniciativa demostrando que la paz se construye a  muchas manos. La última noche se cerró con la presentación de la película Golpe de Estadio, enviada por su director Sergio Cabrera.
No es la primera vez que este grupo de jóvenes visitan las zonas veredales con este tipo de actividades que facilitan la reconciliación y nos acercan al proceso de paz, según ellos, están dispuestos a seguir trabajando para que el proceso de paz, no pierda importancia y cuente siempre con una ciudadanía activa dispuesta a blindarlo y llevarlo siempre a buen término.


Deja un comentario

Tras las huellas de Dalí el fascista, la inevitable persistencia de la memoria

Por Juan David Ojeda López y Adriana Quiñones–León[1]

persistencia-memoria-saja

La Persistencia de la memoria, 1931. Dalí [2]

“Probablemente las fantasías de Dalí son útiles para iluminar la podredumbre de la civilización capitalista, Dalí es un síntoma de la enfermedad del mundo. En realidad deberíamos ser capaces de contener simultáneamente en nuestro entendimiento los dos hechos: Dalí es un buen dibujante y Dalí es un ser humano repugnante. Personas de esta especie son indeseables, y algo malo ha de haber en la sociedad donde pueden florecer[3]”, y en la sociedad donde siguen floreciendo, cabría añadir a George Orwell, pues aunque hace ya más de 5 lustros de la muerte de Salvador Dalí, entre más años pasan, su imagen se erige más heroica, más idílica, una ficción sacralizada, como suele pasar tras la muerte de los iconos de cualquier sistema, pero así mismo, aquella ineludible relación entre arte y política –hoy tan pertinente- le persigue, como la sombra del autor sigue a su obra, y pese al olvido, la persistencia de la memoria insiste en los retornos. Digamos que el caso de Dalí nos sirve como elemento para reflexionar sobre el papel del arte y su relación con lo que acontece en el mundo.

Para empezar, muchos saben que cuando Franco muere nace un rey, pero pocos conocen que cuando Dalí muere nace un mito, un mito creado y cuidado desde el Estado ibérico como parte de la identidad española, el mito del genio irreverente, anarco, apolítico, el amigo entrañable de Buñuel y García Lorca, el padre del surrealismo, el inventor y más grande exponente de los paisajes oníricos jamás construidos, mentiras que siguen repitiéndose sin descanso en la numerosas exposiciones que sobre su obra se realizan en todo el mundo, pasando por alto toda su historia, acercándose a su trabajo con una mirada tan selectivamente higienizada de su vida cercana al franquismo que sorprende, es como si muchos, por las vendas puestas a la memoria colectiva, fueran incapaces de ver su sello fascista, ignorando o pasando por alto las esvásticas en sus obras, la proliferación de imágenes monárquicas[4], la oda a la muerte, la épica a la decadencia humana. Sigue leyendo


Deja un comentario

Construyamos la primera biblioteca en Icononzo ZVTN

biblioteca-zvtn

Dona uno o más libros y escribe una dedicatoria para la reconciliación y la paz. Primera biblioteca de la Zona Veredal de Transición y Normalización de las FARC-EPAZ en Icononzo, para que la transición a la vida civil se llene de fuerza y esperanza… Sigue leyendo


Deja un comentario

Campesinos del Catatumbo enfrentarían solos a grupo paramilitar

Fuente: Marcha Patriótica

#SantosNoDejeSoloAlCatatumbo

Desde el día de ayer, cuando los y las campesinas del Catatumbo advirtieron de la presencia de paramilitares en la región, empezó un tire y afloje entre el Gobierno Nacional y la Asociación Campesina del Catatumbo -ASCAMCAT-.

Los campesinos de la vereda Las Timbas (KM 40 vía la Gabarra) denunciaron que un grupo de aproximadamente 15 hombres armados y que se identificaron como miembros de las Autodefensas amenazaron con “matar a los campesinos que no quisieran trabajar con ellos”. Ante esta situación, los campesinos se desplazaron hacia el casco urbano, temerosos por sus vidas y decidieron “paralizar la caravana” que acompañaba el recorrido de las FARC-EP hacia la Zona Veredal Transitoria de Normalización ZVTN para visibilizar la situación y exigir el acompañamiento del gobierno.

 

Testimonios:

El pueblo indígena Motilón Barí confirmó lo denunciado por los campesinos y manifestó su preocupación por la “vulneración de derechos humanos y derecho internacional humanitario que pueda generar” una nueva intervención paramilitar en el territorio catatumbero.

María Carvajal, líder de ASCAMCAT, señala que los campesinos están “con mucho miedo y no quieren repetir lo que se vivió en 1999 porque fueron miles de personas muertas, desaparecidas y desplazadas” a manos de la violencia paramilitar.

Por su parte, Jesús Sarmiento, el presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Caño Tomás (lugar en el que se encontraba el Punto de Preagrupamiento Temporal del que se movilizaron los guerrilleros de las FARC-EP rumbo a la ZVTN) señala que en la comunidad “hay mucha molestia pues solamente ayer empezó la movilización a la zona veredal y ya hay grupos paramilitares” amenazando y amedrantando a la población civil.

La verificación:

Las comunidades que acompañaban el desplazamiento de la guerrilla hacia Caño Indio decidieron conformar una Comisión de Verificación de más de 500 campesinos y campesinas, compuesta por los presidentes de Juntas de acción comunal de 49 veredas, la Asociación Campesina del Catatumbo con su guardia campesina, la Juventud Rebelde, SINTRACAT, Marcha patriótica, en compañía del personero y la pastoral social del municipio de Tibú.

La comisión, en comunicado público, reafirma la presencia paramilitar en la zona y señala que  “siendo las 9:00 am, al menos 16 miembros de la Junta de Acción Comunal – JAC- de la vereda Las Timbas se dirigieron al sitio donde hacia presencia el actor armado para saber quiénes eran y qué querían, pues nunca lo habían visto y además llamaba la atención su indumentaria militar (camuflado negro y con una águila blanca estampada), al acercarse les comunican que no querían más civiles cerca de ellos, que ellos son los paramilitares”

El presidente y vicepresidente de la JAC de Las Timbas le indicaron a la Comisión de Verificación que tres familias, por el temor y para poner a salvo sus vidas, salieron de la vereda huyendo de los paramilitares. Al momento nadie conoce el paradero o el estado de estos campesinos.

Las acusaciones:

El día de hoy, el ministro de Interior Juan Fernando Cristo se comunicó vía telefónica con Olga Quintero, líder de ASCAMCAT, para discutir la situación y conocer la postura de la organización frente a lo que estaba ocurriendo.

Cuando Quintero le expuso a Cristo que los campesinos no sólo estaban preocupados por la presencia paramilitar sino que, en efecto, ya habían empezado a desplazarse de sus hogares hacia el casco urbano de la Gabarra, el ministro afirmó que los campesinos del Catatumbo, tan interesados en la Paz “no están con ganas de ayudar en nada” y que con “cada tema arman un problema”.

El ministro también le indicó a Olga Quintero que el gobierno no iba a ir al lugar de los hechos y que para atender este tipo de situaciones existía el Mecanismo de Verificación .

La amenaza

Para una comunidad como la catatumbera, que ya vivió la violencia paramilitar en años anteriores y que dejó como saldo un total 114.000 desplazados, 10.000 campesinos asesinados y más de 600 desaparecidos, un hecho como estos se constituye no solo como una amenaza sino como una acción violenta revictimizadora.

Preocupa especialmente la negativa del gobierno a acompañar a las comunidades y los pronunciamientos del Ejército Nacional , en cabeza del comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano el General Hugo Alejandro López, en los que se sugiere que la versión de los campesinos es falsa y que, no sólo no habría paramilitares en la región sino que los territorios que han ido dejando las FARC-EP en su tránsito a la vida civil han sido ocupados por el Ejército.

La Comisión de Verificación también advirtió de la presencia del Ejército en la zona, acampando en las casas campesinas y poniendo en riesgo a la población. Por ello, Causa suspicacias el hecho de que el Ejército acepte estar en territorios en los que las comunidades denuncian presencia paramilitar.

Por ahora, las comunidades exigen presencia del gobierno y de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a Ia Implementación del Acuerdo Final -CSIVI-   al mismo tiempo que piden a la comunidad nacional e internacional ayuda para visibilizar la problemática y apoyar al campesinado catatumbero en inminente riesgo por presencia paramilitar con el hashtag #SantosNoDejeSoloAlCatatumbo.  Sigue leyendo