Las (viejas) reglas de juego del (viejo) Gobierno

REGLA número 1
Hasta nueva orden, todos los derechos quedan suspendidos. Naturalmente, es conveniente conservar por algún tiempo la ilusión de que todavía se puede disfrutar de alguno de ellos. Por nuestra parte, sólo los violaremos de uno en uno y caso por caso.

REGLA número 2
Sean considerados: no nos hablen más de leyes, de la Constitución ni de todas esas ideas de otras épocas. Hace rato —como habrán notado— hemos ido introduciendo leyes que nos colocan por encima de las mismas leyes así como de esta supuesta Constitución.

REGLA número 3
Ustedes son débiles, están aislados, aturdidos, engañados. Nosotros somos fuertes, lúcidos e inteligentes. Algunos dicen que somos una mafia. Es falso, somos LA mafia, la que ha vencido al resto de mafias. Sólo nosotros estamos en condiciones de protegerles del caos del mundo. Es por eso que seguimos insistiendo en el sentimiento de “inseguridad”.

REGLA número 4
Para ustedes el juego consistirá en huir o, por lo menos, intentarlo. Huir significa superar el estado de dependencia porque hoy en día ustedes dependen de nosotros en todos los aspectos de la vida. Compran lo que producimos, respiran lo que contaminamos, hacen lo que queremos, piensan lo que les decimos y, sobretodo, no pueden nada contra nuestra fuerza pública a la que le hemos otorgado toda la libertad tanto de acción como de interpretación.

REGLA número 5
No conseguirán huir solos y necesitarán de las solidaridades y afinidades necesarias. Por ello hemos acabado con toda forma de socialización autónoma. No hemos dejado más que el trabajo: la sociabilidad bajo control. Querrán huir a través del robo, la amistad, el sabotaje o la autogestión, pero hemos convertido en crimen cualquier forma de huida.

REGLA número 6
Lo repetimos de nuevo: los criminales son nuestros enemigos. Para entenderlo mejor: nuestros enemigos son criminales. Así, en tanto que fugitivos en potencia, cada uno de ustedes es también un criminal en potencia. Por eso es conveniente que conservemos la lista de teléfonos a los que llaman, que sus teléfonos celulares nos permitan localizarlos en cualquier momento, que guardemos el historial de navegación por internet para saber qué piensan y que gracias a su tarjeta de crédito podamos conocer sus hábitos.

REGLA número 7
Quien se sale de su aislamiento lo llamaremos criminal. Quienes tengan la osadía de cuestionar estas reglas los llamaremos terroristas. Estos últimos pueden ser encarcelados, desaparecidos o asesinados en cualquier momento.

REGLA número 8
Somos conscientes que la vida en nuestra sociedad es tan alegre como un viaje en Transmilenio. Sabemos que el capitalismo no ha producido hasta hoy más que una universal desolación. Asumimos que nuestro orden podrido no tiene más argumentos que las armas que lo protegen. Pero la vida es así. Os hemos desarmado mental y físicamente y ahora poseemos el monopolio de aquello que prohibimos: la violencia.

REGLA número 9
Conocerán la prisión.

REGLA número 10
Todos los golpes están permitidos. Todas las reglas las podemos vulnerar cuando sea conveniente.

SU (VIEJO) GOBIERNO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s