Los Héroes

Los héroes suelen morir de lumbre y osadía
de todos los modos esplenden, fulgen
siguen reverberando.
Existen en los ojos brillantes de los niños
y desde sus bustos y monumentos comparecen
aprueban, acompañan
transforman.

En mi país en cambio
los héroes
que también los hay
no pueden ser nombrados en voz alta
ni abrazados por una bandera
ni siquiera aludidos por el llanto
sencillamente no han sido autorizados
a existir como cadáveres
y menos aún
como cadáveres reverberantes.

Ah, pero ¿quién podrá evitar
que desde su inexpugnable clandestinidad
estos muertos ilegales
conspiren?

Juan David Ojeda López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s