La autogestión como camino

AUTONOMÍA

Orlando Flores

La autogestión es la práctica por la que personas o grupos humanos satisfacen sus necesidades de manera autónoma, es decir, sin depender de nadie. Sin duda, existen prácticas para caminar sin prisa pero sin pausa y con paso firme hacia ese ideal.

¿Quién no está cansado de tener un jefe o de no ser dueño de su propio negocio? ¿Quién puede alimentarse sin necesidad de comprar en una tienda? Ante la preocupante situación actual en cuanto a salud, alimentación, educación, vivienda o trabajo nos toca buscar la manera de resolver esos derechos básicos por nuestros propios medios.

Aunque lo prometan —e incluso lo intenten— no vamos a esperar que ningún gobierno resuelva nuestras necesidades que siempre dependen de alguien (empresas o Estado básicamente) y eso nos genera más problemas porque a la vez tenemos que disponer de dinero para comer, tener buena salud, tener una casa, tener agua y luz, educarnos…

Para empezar es importante vivir sin necesitar el dinero, fomentando el trueque de bienes y el intercambio de conocimientos y trabajos. Cuanta más gente funcione así, más fácil será construir una vida sin dinero. Aprovechamos este espacio para compartir algunas ideas relacionadas.

alimentación
En un medio urbano, podemos empezar por buscar cualquier espacio en nuestras casas para plantar tomates, ajos, cebollas o lechugas y reduciremos la compra en las tiendas. Si tenemos espacio, una gallina nos proporcionará huevos frescos y sanos. También podemos usar solares abandonados del barrio para convertirlos en huertas y asociarnos con otras personas para trabajar colectivamente. Podemos cambiar los árboles de nuestra calle por árboles frutales. Si tenemos que comprar alimentos, es preferible hacerlo a la gente más cercana y olvidarnos de las grandes empresas. También podemos juntarnos un grupo de personas para comprar al por mayor y así abaratar gastos.

salud
Obviamente, ante la grave situación por la que pasa el derecho a la salud es necesario reclamar una salud pública digna. Pero mientas tanto deberíamos de recurrir a métodos tradicionales para curar enfermedades y así no recurrir a la industria farmacéutica. Existen además múltiples terapias naturales y alternativas que nos pueden ayudar a prevenir antes de curar. Conocer las plantas, frutas y verduras y sus propiedades es vital. El cuidado del cuerpo tiene relación directa con el cuidado de la mente.

vivienda
Una cuestión básica es que no puede haber una casa o apartamento desocupado o abandonado mientras haya gente viviendo en la calle o con serias dificultades para acceder a una vivienda digna. Ocupar un solar o una vivienda abandonada es una práctica ilegal pero legítima en muchas ocasiones. De todas formas, explorar acciones colectivas para arrendar o comprar una casa, para rehabilitar o arreglar nuestro hogar, nos alejarán de la dependencia del dinero.

educación
La educación pública es necesaria —y carísima en muchos aspectos— pero no siempre es la mejor. Crear escuelas populares gratuitas y bibliotecas de libre acceso con otros valores y dinámicas que las escuelas públicas, formar grupos de aprendizaje mútuo u organizar talleres formativos o espacios de lectura y discusión de temas son algunas maneras de aprender sin depender.

transporte
El transporte cada día está más caro y llegar caminando a todas partes es complicado y colarse en Transmilenio no siempre es fácil. Una buena solución es moverse en bicicleta y hacerle un buen mantenimiento para que nos dure años. ¿No tienes plata? Busca una cicla vieja o en desuso y dale vida o bien calcula cuanta plata te gastas en buses en un mes y piensa cuanto tardarás en rentabilizar la inversión.

comunicación
Siempre decimos que los grandes medios de comunicación no nos dicen toda la verdad o distorsionan la realidad. Creemos medios de comunicación populares: revistas, radios e incluso canales de televisión son más fáciles de crear de lo que pensamos y no siempre se requiere una gran inversión de plata. Internet es un buen espacio para quebrar ese monopolio informativo.

trabajo
Trabajar es necesario para tener plata, pero cuanta menos plata necesitemos para vivir, menos necesitaremos trabajar para ganar esa plata. Trabajar menos significa tener más tiempo para lo que realmente te apetezca y en ese camino es fundamental escapar de jefes y de la explotación generando cooperativas, empresas propias con objetivos sociales, proyectos productivos en tu barrio. El rebusque no es fácil y una apuesta es que las personas que viven de la economía informal pensaran en organizarse y explorar soluciones colectivas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s