La fokin moda

Revista REEXISTENCIA abril 2010

INDUSTRIA CULTURAL

Adriana Quiñones-León
Entrevista por Juan David Ojeda

Calle 13, la agrupación de reguetón portorriqueña que se ha convertido en el icono del inconformismo social para la juventud latinoamericana, es una muestra más de la capacidad de la industria cultural de cooptar la totalidad de expresiones y sentires en su sistema, volviendo todas las emociones que nacen al interior de la sociedad —incluso las expresiones de resistencia y cambio— útiles al modelo productivo de mercado.


Así, tal como Horkheimer y Adorno anunciaban en su ensayo Iluminismo como mistificación de las masas: «Para todos hay algo previsto, a fin de que nadie pueda escapar (…). La rebelión que rinde homenaje a la realidad se convierte en la marca de fábrica de quien tiene una nueva idea para aportar a la industria». Los extremos se juntan y desaparecen las diferencias. Todos somos iguales para la industria cultural de la que tenemos que participar como buenos consumidores pasivos.

Cuando René Pérez, vocalista de la agrupación Calle 13, corea “yo sé que yo soy la fokin moda” no miente. Como no miente el canal transnacional de televisión FOX —aparato ideológico de los poderes económicos— cuando en sus cortinillas de “no molestar” hace mofa de los efectos de alienación que sus productos ejercen sobre la audiencia. Calle 13 ha ganado desde su incursión en el mercado varios premios Grammy, Lenguas y demás galardones con los que la industria de la música celebra su grandeza e indiscutible hegemonía.

Así, no dista mucho de RBD, fenómeno de mercado mexicano que da una nueva connotación comercial a la imagen de lo rebelde y se la adueña y la saca de su propio sentido. Ese sentido se inscribía en la actitud de transformación de la realidades que se presentan a nuestra conciencia como inaceptables y que ahora son una postura —imagen chick y reaccionaria por natura— cual icono del Che de venta en cualquier esquina.

La juventud como fenómeno contemporáneo propio de la era industrial y postindustrial no sólo representa un nicho de mercado de incalculable valor monetario, sino que al no estar incorporado en su totalidad a la cadena productiva crea dinámicas contrarias o diferentes a las establecidas por las instituciones dominantes. Caldo de cultivo para matar dos pájaros de un solo tiro: ¡Explota al joven —con todo y padres que lo mantienen— y neutraliza su potencial transformador contracultural!

Juventud alienada
El desarrollo de las nuevas tecnologías y la lucha por la expansión de los mercados en el marco de la aceleración del proceso de globalización del capital han sido definitorios en los modos de vida de los centros urbanos y en especial de sus jóvenes habitantes que han crecido en ellas. Las identidades juveniles construidas en serie al compás de nuevos clichés y estribillos —que a fuerza de la repetición pierden sentido— son ofertadas en capsulitas alienantes a sectores que intentan huir del orden hegemónico. Se convierten en el medio y el rito de fuga para el desfogue de las ansiedades y el malestar propio de las culturas postmodernas. El moldeo mercantil de identidades juveniles como sucede con los floggers y fugas como las que ofrece facebook bien coinciden con lo que Sigmund Freud dio en llamar “miseria psicológica de las masas”. Y es que facebook —esa red de la amistad ausente y fácil— se ha parado en los recovecos del alma y picado con frenesí cierto valor y deseo por lo íntimo, tornando lo privado en público y esto a su vez en publicidad de sí mismo, en una mezcla viscosa entre vouyerismo y exhibicionismo de quien pretende tener un millón de amigos que den fe de su popularidad, para sí resolver su náusea y dormir en paz.

Entrevista a René (Calle 13)

Aprovechando el marco del Festival de Verano de 2009 organizado por el Distrito Capital entrevistamos a René Pérez Joglar, vocalista del grupo Calle 13, con la intención de acercarnos a este nuevo ídolo de los jóvenes llamados “contestatarios”, “críticos” en el mejor de los casos, o “rebeldes y anarcos” en el peor, al que muy bien ha premiado el mercado y la industria cultural. Claramente el interés era indagar por sus posturas no frente a los premios y los hits, sino frente a Colombia y su conflicto, Latinoamérica y los procesos sociales de izquierda. A continuación la transcripción de la breve entrevista, ya que no realizaron —por falta de tiempo o quizá de interés— rueda de prensa y sólo hablaron para Canal Capital en directo después del concierto.

A.Q: Tú sabes que en la actualidad Colombia está cerrando un acuerdo militar con los Estados Unidos para el uso de siete bases militares a lo largo y ancho del territorio nacional. ¿Qué consejo le darías a la juventud y al Estado colombiano, y a los colombianos en general, sobre la ocupación estadounidense, desde la experiencia de un portorriqueño que la ha padecido?
René: Que no lo hagan, que no lo hagan, que no lo hagan, que no lo hagan, que no lo hagan, que créanme, que confíen en mí, que no la ha… (risas) las bases militares no las hacen. Por ningún dinero, por ninguna plata vale la pena tener base militares. Yo no estoy en contra de los Estados Unidos, tengo un montón de amigos. De hecho lo más seguro me mudo a Nueva York, a mí me encanta Nueva York. No es estar en contra de un país, es estar en contra del pisoteo de parte del gobierno. Las base militares no las hacen. En Puerto Rico tienen como cuatro bases militares. Cerraron una en Vieques porque contaminaron todas las playas, después de que jodieron todo Vieques, su playa y la gente por como sesenta años porque la incidencia de cáncer ahí era grandísima por toda las prácticas militares que hacían. Se fueron pero ahora están planificando volver luego de las protestas. Que proteste la gente, que se levante y que no permita que eso suceda.

A.Q: ¿América Latina debe unirse?
René: Sí, sí, debe unirse y dejarse de estupideces entre todos, entre todos los presidentes. Porque hay muchos presidentes que en verdad están del carajo y deben unirse, y me refiero a todos, a los de izquierda también están del carajo, están a lo loco, tienen que pensar en el pueblo.

A.Q: ¿Cuál debería ser la acción colectiva de los movimientos sociales, cuál crees tú que es la acción que tienen que hacer los jóvenes para hacerle frente a esta máquina de guerra?
René: Estudiar es la manera de hacerle frente. Educarse y ahí se le hace frente, pero hay que empezar por algo básico que es el estudio. Está crítica la educación en Latinoamérica, en mi país está crítica. Yo formo parte de la desinformación, soy un tipo común y corriente sin tremendos estudios que estoy tratando de echar pa´ lante y conocer cada vez más.

A.Q: Un mensaje para la izquierda colombiana y los jóvenes de la izquierda colombiana.
René: Olvídense de la izquierda y la derecha, tienen que estudiar y unirse con los de la derecha, estudiar y hacer frente todos unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s