De héroes y otros relatos. Una lucha inconclusa por la libertad

venas de colombia-page-001

Por Adriana Quiñones-León / aquiles00@gmail.com

www.afrorexistencias.wordpress.com

«Quienes más se opusieron a la independencia fueron los negros y los indios (…)». Fabián Sanabria1

Aseveraciones como ésta infortunadamente pululan y esculpen las imágenes compartidas de no pocos colombianos. Ello es representativo de la forma cómo se institucionalizan —con la bendición del “especialista” y la amplificación vía industria cultural— los discursos hegemónicos que desvirtúan las vivencias de las clases subalternas y les arrebatan su real transcurrir en el tiempo y en el espacio. Sirven a la ocultación y al olvido de la historia de estos sectores sociales.

Esa visión de la historia que insiste en negar y desvalorizar la participación en la vida socioeconómica del país de los africanos y sus descendientes, la del indígena y la del campesino niega también toda una serie de sucesos que anteceden y superan en tiempo y en objetivos las “gestas” del siglo XIX. Agustina, Barule, Antonio y Mateo Mina, Benkos Biojó, Domingo Criollo, Domingo Padilla, Yanga, Polonia, Leonor, Wiwa, Catalina Luango, Orika, Sando, José Prudencio Padilla y Manuel María Victoria son los nombres de algunos de los líderes negros damnificados e invisibilizados por la historiografía de corte institucional.

*

La nobleza criolla

La Independencia que por esta época se conmemora es el posicionamiento de la nobleza criolla luego del debilitamiento del Imperio español —golpeado tras la derrota en ultramar de la Armada Invencible por la Armada inglesa y acorralado por Napoleón—. El suceso de independencia resulta más bien ser un proceso de inminente actualidad, presto a redefinirse y a concretarse de acuerdo a las nuevas condiciones que se viven en el contexto local, regional y global. Con la desventaja de que antes era consabido que constituíamos una colonia y ahora esa es una conciencia difusa, pese a las cada vez más contundentes evidencias de resquebrajamiento de la soberanía. Un ejemplo de ello es la apertura a la intervención militar directa a través de diez bases a lo largo y ancho del territorio nacional en dádiva al Imperio estadounidense que lucha por mantener y extender su hegemonía en el continente y el mundo.

La clase criolla se veía atrapada entre las nuevas condiciones económicas de un capitalismo en transformación y la dinámica de la corona española, así que optó por separárse de ella uniéndose a nuevos poderes extranjeros —como Inglaterra— que determinaron el tipo de economía en desarrollo y el ejercicio de un nuevo tipo de colonialismo. A Inglaterra le interesaría la ampliación de la economía desde la minería hacia los cultivos tropicales, cuyos productos se sacarían de forma relativamente económica a través del transporte marítimo en las condiciones de novedad tecnológica de la revolución industrial.

Hace doscientos años que el clamor general por un cambio en las injustas condiciones de vida impuestas por el orden colonial y su sistema de castas fue utilizado por los intereses de una élite  heredera de un poder político que tradicionalmente a usado para sí misma, dejando por fuera al pueblo, verdadero protagonista de la historia, y, traicionando los objetivos de líderes que tras la muerte pasaron a ser convertidos en verdaderos ídolos por las menos compatibles y más dispares fuerzas ideológicas de izquierda a derecha. Hasta ese oscuro personaje que es Uribe pregona su admiración por Bolívar: ese gran centauro! se le escucha decir…

**

Antecedentes 

El desarrollo que experimentaban las comunidades originarias en América fue drásticamente afectado por la llegada de los españoles y su modo de percepción occidental del mundo —que ve a la naturaleza como naturaleza extensa y elemento a dividir, fragmentar y explotar al servicio del humano y por fuera de él— en contraposición al indígena americano o africano —que se pensaba como parte de un todo, del que es tan sólo eso, una parte constitutiva—.

Estas sociedades americanas originarias practicaban la agricultura y el comercio. En ellas el control ejercido por parte de cada hogar de los medios de producción garantizaba un intercambio sólido y tendiente a la igualdad. Eran sociedades basadas en la reciprocidad y en las que la redistribución de los excedentes era importante para la estabilidad de las relaciones, a diferencia del sistema europeo fundado sobre la promoción de desigualdades sociales producto de agresivas relaciones de explotación.

Los pueblos indios resistieron el embate español mediante la lucha, la fuga o la negación al trabajo. Todas ellas fueron valientes acciones que llegaron a significar la muerte para muchísimos indígenas a manos de quienes perseguían vorazmente usurparles sus territorios, sus recursos, su cultura, su cuerpo, su espíritu y sus vidas.

Los invasores además de la fiebre por el oro —verdadera enfermedad espiritual— padecían enfermedades biológicas —antes ajenas a estas tierras y su medio ambiente— causantes de terribles epidemias que se sumarían al panorama generando una crítica situación demográfica de la población indígena. Luego de sesenta años de conquista quedaba una población nativa diezmada y una gran cantidad de oro con la que los europeos planeaban satisfacer el hambre de metal.

El problema de mano de obra que significó para los españoles el holocausto indígena pretendió resolverse con otra trágica catástrofe: el secuestro, la deportación y la esclavización al otro lado del Atlántico de personas de diversas naciones del continente africano (Alkebulan) cuyos distintos tipos físicos se convirtieron en sinónimo de esclavitud. Así, entre 1550 y 1650 —punto crítico de la catástrofe demográfica— el negro empieza a jugar un papel más que estratégico en la economía colonial cuya huella perdura hasta el presente.

Antes de la toma de Constantinopla por el Imperio turco en 1453 los esclavos llegaban a Europa principalmente de las regiones del Mar Negro, en especial de los pueblos eslavos —origen semántico del término esclavo—. Después, África occidental se convierte en la principal fuente donde las guerras intertribales eran el principal mecanismo para producir prisioneros que luego eran vendidos como esclavos. El éxito radicaba en la rapidez con la que los captores alejaban a los prisioneros de sus sitios de origen, dado que el estar cerca era una posibilidad para ser rescatados por sus grupos étnicos. Pero el invento de la carabela portuguesa —con mayor capacidad para sortear la dirección de los vientos— además de resolver este obstáculo permitió acortar la travesía hacia y desde la costa hoy senegalesa y superar la limitación climática del transporte de grandes “masas” humanas por el desierto sahariano.

17 millones de esclavos, como mínimo

De acuerdo a la comisión científica del programa La Ruta del Esclavo de la UNESCO, 17 millones de mujeres, hombres y niños fueron deportados de sus hogares y vendidos como esclavos en el comercio transatlántico. Esa cifra excluye a quienes murieron a bordo de las naves y en el curso de guerras e incursiones relacionadas y promovidas con la trata, así como a los muchos que llegarían por contrabandeo, sin registro.

Las factorías o cárceles en las que se concentraba a las personas negras antes de ser sacadas como cargamento de forma atroz e inhumana reunían seres humanos que procedían de distintas naciones y sistemas culturales, muchos de los cuales compartían la ausencia de propiedad privada. Como los indígenas colombianos, sus relaciones se basaban en el parentesco.

Los esclavos salían de la costa central u occidental africana en precarias condiciones de almacenamiento y transporte hacia las Américas, formándose uno de los ángulos del fenómeno que se conoce como comercio triangular transatlántico, determinante en el desarrollo económico diferencial de las tres zonas afectadas (África, América y Europa)(Walter Rodney).

Ya en América los esclavizados fueron sometidos a más vejámenes y crueldades por parte de los nuevos dueños de las personas mercantilizadas bajo la impronta de dos marcas: la calimba2 para el cuerpo y el bautizo para el alma. Debían trabajar sin descanso acompañados en ocasiones por el ritmo vertido al ser batido el cuero de algún tambor, verdadera lengua franca en la forzada babel.

***

Luchas de los africanos

En un derroche de creatividad y dando muestra de gran destreza, las mujeres tejían con sus cabellos sobre sus cabezas verdaderas cartografías en las que registraban el paisaje y rutas de escape que portaban y exhibían en las haciendas. Las bellas trenzas que hilvanaban al son de cantos o de narraciones de los acontecimientos diarios eran brújulas para sus esposos, hijos y para ellas mismas en el momento de aventurarse a la libertad, de convertirse en cimarrones. Constituían una forma de resistencia pacífica como también lo era la disminución del ritmo del trabajo y el daño a los instrumentos para el mismo.

semillas de libertad

Y es que no obstante las medidas civiles, religiosas y militares, los españoles no tuvieron éxito absoluto en la dominación física y psíquica de los esclavizados. De ellos temían su fuga y el ejercicio de tradiciones mágico-rituales —etiquetadas de brujería—, pervivencias de sus lógicas cósmicas ancestrales reelaboradas bajo las condiciones de dominación y contacto interétnico forzado. En efecto, toda una cadena de guerras civiles será testigo del tire y afloje en la lucha por la libertad.

Sublevaciones por la libertad

Las sublevaciones producto del deseo profundo de libertad y de la resistencia de los esclavizados estarían presentes desde el principio de la trata y en todos sus eslabones. En variadas circunstancias implicaba la renuncia a la vida indigna para ellos o su descendencia. Aunque las rebeliones comienzan en el siglo XVI: la huida en cuadrillas seminómadas, la organización de guerrillas anticoloniales y el establecimiento de las primeras comunidades constituidas por emancipados, los primeros asentamientos humanos libres en América, los Palenques. Desde entonces hasta la llamada independencia, no serían pocos los acuerdos de paz negociados con los rebeldes.

En los palenques (crisol de lenguas y culturas re-existiendo) solían vivir en bohíos, practicaban la agricultura, hacían manufacturas que trocaban por sal y armas para la lucha o que contrabandeaban (como tabaco) con los moradores cercanos de villas, estancias u otros Palenques. De ellos pervive el Palenque de San Basilio, lugar mágico, palpitante, testimonio de los asentamientos humanos de los cimarrones que se apalancaban en los montes “sin Dios ni Rey” —según descripción en algunos documentos de los archivos coloniales—.

En 1527 Cartagena fue invadida por negros rebeldes, en 1604 hubo otro levantamiento y en 1598 se registra en Zaragoza (Antioquia) una rebelión donde cuatro mil esclavos —temidos además por brujería— sitiaron la ciudad y doblegaron a los trescientos españoles que la habitaban. Otra rebelión ingresa a Cali el 24 de diciembre de 1876. La guerra de los cimarrones se generaliza por toda Colombia hacia finales del siglo XVIII (Michael Taussig).

Esta fuerza guerrera será fundamental en el desarrollo de las guerras de independencia que se libraron entre 1810 y 1819 en las que serían usados sin una retribución justa en la vida republicana acorde con su contribución y sacrificio libertario.

Pero la contribución del negro también sería financiera. No olvidemos que el presidente de Haití, Alexandre Pétion, segunda república independiente en América luego de Estados Unidos, hacia 1816 le ofrece a Simón Bolívar en un momento de gran dificultad ayuda económica, de tropas y armamento para la causa independentista. En ese momento le obsequia la famosa Espada Libertadora de Haití —la misma que había sido entregada a Miranda y éste devuelve después de su derrota en Venezuela— bajo la promesa incumplida de que al tener éxito se aboliría la esclavitud, algo que sólo se hizo cuando dejó de ser un negocio rentable.

****

República

En la reinversión de la producción capitalista, el Estado colombiano jugó un papel propiciador del peonaje y jornaleo de negros sin tierras que entraron al servicio de haciendas. En lugar de reparar y compensar a las víctimas benefició a los victimarios dueños de minas y latifundios. Se crearon fondos para las “indemnizaciones” que beneficiaron a los grandes esclavistas, dinero con el que se terminó por financiar la compra y concentración de tierras, el pago al neo-esclavo y la adquisición de tecnología requerida en las plantaciones.

A pesar de los estímulos estatales para la explotación de jornaleros sucesores de los esclavos, miembros notables de la clase terrateniente como los Arboleda en la región del valle natural del río Cauca —por causa y efecto de la hegemonía del vencedor hoy más recordados por la sensibilidad empática que se supone caracteriza a un poeta— insistirán en mantener el antiguo orden mediante el traslado de esclavos a sitios en los que la esclavitud aún era legal (como Perú). También organizarán colonias de libertos a sus servicios, acudirán al terraje y a mecanismos legislativos como la “Ley de Vagancia” o de “Alta Policía” por medio de la cual los libres eran reclutados y sometidos nuevamente al trabajo forzado y a los castigos físicos como forma de subyugación y doblegación del cuerpo y el espíritu.

Tras la abolición de la esclavitud en 1851, muchos negros se reintegraron de manera progresiva como mano de obra al sistema productivo de mineros y terratenientes como resultado de las condiciones de carencia de medios productivos en la que los llamados libres quedaban. Así, se arrojaban al sometimiento del jornal, pagados por tarea y no por día, a destajo como hoy por hoy están los corteros de la caña de azúcar.

¿Reparación?

Restrepo Canal cuenta que uno de los proyectos de ley que cursó para la abolición de la esclavitud preveía este dilema en el que quedarían atrapados los africanos esclavizados y sus descendientes. Para ello proponía la concesión de cuatro hectáreas de tierra y ciertas herramientas para los beneficiarios de la ley, lo que indicaría que aún para la honda penetración mental del injusto sistema esclavista en la cultura, en la época era razonable pensar no sólo en la abolición sino en la reparación.

Sobra decir que este proyecto no fue considerado y las consecuencias del punto de inicio en el que muchos sectores sociales entran a jugar en la República aún se hacen patentes, pues de la esclavitud del látigo se pasó a la del jornal, a la del salario, en un supuesto juego de libertad de mercado. Supuesto, pues no es real la libertad en una dinámica de competencia donde los actores encarnan hondas desigualdades. En definitiva, en la lucha por la independencia y la libertad no se ha dado la última batalla.

1 Ex-decano de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia en entrevista del programa El Radar del canal de T.V Caracol con motivo de la conmemoración del bicentenario de la independencia.28 Oct. 2009. http://www.caracoltv.com/fiesta/video157086-algunas-criticas-a-la-celebracion-del-bicentenario-de-la-independencia

2 CALIMBA O CARIMBA. Hierro candente con que se marcaban los esclavizados. La marca de fuego por lo general se hacía en hombros, pecho o espalda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s