La insurgencia de la juventud colombiana frente a la guerra y la democracia restringida

Deja un comentario

Resultado de imagen para jose cuesta novoa

Jose Cuesta Novoa 

Representante Movimiento Progresista Colombia, Profesor Ciencias Políticas Universidad Javeriana, Director Fundación Cultural Simón Rodriguez

Buenas tardes a todas y todos. Seguro que debí reaccionar con mayor rapidez, ante la debacle de los resultados del plebiscito del pasado 2 de octubre. No lo hice por 2 razones: La primera, la vulnerable condición humana, que no tiene antídoto contra la depresión que provoca la tristeza que anega el alma. En segundo lugar, porque prefiero el silencio, para que en medio de la soledad, pueda escuchar y apreciar sin interferencias la voces, los gestos y los sonidos del universo entero. Y desde la sabiduría del silencio, intentar leer, los por qué de un resultado esquizofrénico.

Tan desquiciado como el mismo instrumento que pregunta sobre la obviedad, ¿usted prefiere la paz o la guerra; la vida o la muerte?; sin embargo, el delirio colectivo no terminaba ahí, se requería que el colofón del festival de las mezquindades estuviese a la altura de la siniestra empresa que lo inspiraba: El ‘No’ se impuso ante el ‘Sí’ en el plebiscito con 6.422.136 votos, el 50,23 % de votos. Por su parte, el ‘Sí’ reunió un total de 6.361.762. La diferencia fue de 53,894 votos. De un total de 12 millones 808 mil 858 votos. Es decir el 0,42%. Y con una abstención del 62,57%.

¿Qué produjo esta debacle?. En primer lugar un contexto político complejo, un plebiscito para respaldar unos acuerdos, cuyos protagonistas centrales eran el gobierno del presidente santos y las FARC-EP, ambos actores marcados por una impopularidad  ante la opinión pública, superior al 70%, este hecho medido objetivamente por distintas firmas encuestadoras, generó enormes dificultades a la tarea de la refrendación de los acuerdos de paz.

En segundo lugar, los defensores del NO construyeron una maquinaria propagandística de guerra, en donde la primera víctima fue la verdad. Las mentiras, las infamias, las hiperbolizaciones, las caricaturizaciones, el reduccionismo de la realidad, fueron la constante de la comunicación política de los promotores del uribismo y compañia. En ese marco de exageraciones se entiende el poder efectista de slogans sin ningún fundamento racional como este par de perlas: el acuerdo con las “far” entrega el país al Castro-Chavismo; o los acuerdos contienen la ” ideología de género” que ponen en peligro a la familia “natural” y la inocencia de nuestra niñez. Con este par de argumentos medievales se fraguó una victoria contra la paz y la democracia en Colombia.

En tercer lugar la construcción de un pacto, en mi opinión, el PACTO DE LA CAVERNA. Conformado por el encantador de serpientes, fungiendo como vocero de terratenientes, latifundistas, industriales salpicados por sus vínculos con el paramilitarismo, dueños de poderosos medios de comunicación, en convergencia con una poderosa red de púlpitos, desde donde se manípulo las creencias religiosas y conciencia de las feligresías, mediante el uso intensivo de prejuicios, dogmas y consignas morales movilizadoras, convenciendo al feligrés que en las urnas se definía la suerte de la civilización cristiana o la primacía de la barbarie comunista.

¿Qué tan eficaz fue la campaña del PACTO DE LA CAVERNA?, júzguenlo ustedes mismos, a la luz de los resultados electorales. Podríamos continuar en nuestro análisis de los por qué, pero de lo que se trata es de contribuir a la salida de esta encrucijada en la que se encuentra, nuestro derecho a vivir en paz.

Ayer en la tarde cuando seguía apesadumbrado, ese letargo y esa tristeza fue roto por un bálsamo reconfortante, un grito sin permiso, rebelde, de jóvenes que decían: “Somos UN. Somos un grito por la paz”. Mire el video y vi cientos de jóvenes marchando y gritando, pero lo más importante, vi la esperanza reflejada en esos jóvenes rebeldes contra la guerra, de cómo rescatar nuestra paz embolatada. Me encanta pensar desde las imágenes, por eso pensé en la imagen de los jóvenes norteamericanos de finales del 60, empoderados contra la guerra del Vietnam, obligando a su gobierno a retirarse de esas tierras donde cometían uno de los peores genocidios del mundo moderno.

Entendí entonces que como en la Antigüedad, en la Grecia clásica por ejemplo, crisis se convertía en oportunidad. Tal como ya lo habían demostrado los jóvenes en EEUU, en la juventud colombiana está surgiendo un vasto movimiento pacifista para derrotar las pretensiones del Senador Uribe de perpetuar la guerra, porque sabe que en ella encuentra la fuente de su poder.

El movimiento de #PAZALACALLE; surgido del ímpetu de los jóvenes bogotanos reunidos en el Park Way en Teusaquillo; refuerzan que este es el camino, el de la sublevación social, para derrotar a quienes quieren perpetuar la guerra.

En segundo lugar, el Presidente Santos propone una “mesa de tres patas”, para conjurar la crisis que atraviesa el proceso de paz con las FARC-EP. En esa mesa estarán sentados los negociadores del gobierno, las FARC-EP y el Centro Democrático. No Presidente Santos, esa NO es la solución, porque es antidemocrática, restringida, excluyente y es la reedición de un nuevo Frente Nacional; promotor entre otras razones de la guerra que deseamos acabar. En esa mesa NO CABE EL PAÍS NACIONAL.

La propuesta que vamos a salir a defender, promover y multiplicar es la del DIALOGO NACIONAL, EL SANCOCHO NACIONAL, como una herramienta para construir la Paz en Colombia. Es la insurgencia de la sociedad civil colombiana, para determinar la agenda de terminación de la guerra en nuestro país. Llamamos a la acción directa No Violenta para presionar el diálogo a la sociedad. Debe ser  un diálogo social que sea capaz de unificar la mesa de negociación entre las FARC-EP y el ELN, para terminar de una vez por todas con las guerras en Colombia, con el objetivo de escuchar a la sociedad en un proceso de CONSTITUYENTE POR LA PAZ, en el que se definan concertadamente los ejes sociales de una nueva ERA DE PAZ Y CONVIVENCIA EN LA NUEVA COLOMBIA QUE DEBEMOS EDIFICAR.

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s