RESOLUCIÓN 970 = MUERTE PARA EL CAMPESINADO COLOMBIANO

Deja un comentario

 

 Por: Juana Bastidas. Septiembre 2013

 

En Colombia el instituto Colombiano Agropecuario (ICA) es la entidad que ejerce el control técnico de la producción y comercialización de los insumos agropecuarios, material genético animal y semillas para siembra, la cual se encuentra adscrita al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. En el año 2010 en el  marco del proceso para la firma y entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Estados Unidos el ICA proclamó la Resolución 970, en la que se establecen los requisitos para la producción, acondicionamiento, importación, exportación, almacenamiento, comercialización y/o uso de semillas en el país.

 

Los alcances de la resolución 970 se traducen en la exigencia por parte del ICA que nuestros campesinos siembren sólo semillas que han sido certificadas, las cuales deberán comprar a las transnacionales, de esta forma más de 3´.500.000 familias campesinas colombianas se verán obligadas a dejar de lado una práctica ancestral como lo es la reutilización de las semillas nativas, que consiste en tomar la mejor parte de la cosecha y utilizarlas en la próxima siembra; protegiendo y privilegiando de esta forma los “derechos” de autor de las empresas que producen las semillas pues se considera que cuando el campesino las reutiliza está violándolos.

 

Las semillas certificadas son genéticamente modificadas (transgénicas), pueden valer dos o tres veces más que una nativa y según la resolución sólo pueden usarse en una sola cosecha, además la famosa certificación no es siempre sinónimo de garantía, dado que frecuentemente los campesinos reportan ante el ICA quejas por la mala calidad de las semillas que han sido certificadas, sin encontrar alguna solución o respaldo económico por parte de la entidad o la empresa obtentora de la semilla, además existen estudios que demuestran que las semillas nativas igualan o superan a las certificadas en calidad, salubridad y rendimiento.

 

El negocio de patentar las semillas es tan redondo que se ha convertido en el tercero más rentable a nivel mundial. Actualmente el 82% de las semillas comercializadas en el mundo están patentadas, diez empresas manejan el 77% del mercado global, de estas, las transnacionales criminales Monsanto, Dupont y Sygenta manejan el 47% del total del mercado y en nuestro país, de todas las semillas certificadas sólo el 8% han sido registradas por empresas colombianas.

 

La  resolución 970 estipula que puede ser penalizado y judicializado el uso de semillas criollas que sean “similarmente confundibles” con una protegida legalmente, por lo cual se podría llegar a criminalizar a los agricultores que posean semillas nativas parecidas a las que son propiedad de las empresas obtentoras, según lo estipulado las penas oscilan entre 4 a 8 años de prisión y multas de 26.6 a 1.500 salarios mínimos legales mensuales vigentes.  Desde el 2010 el ICA viene intimidando y reprimiendo a los campesinos que por desconocimiento de la norma o en defensa de una tradición ancestral continúan usando semillas no certificadas en sus cultivos o reutilizando las mismas, tal como sucedió en el 2011 en Campo Alegre-Huila, donde 20 familias fueron víctimas de atropellos por parte de funcionarios del ICA y de agentes del Escuadrón Móvil Anti Disturbios (ESMAD) durante la incautación de un lote de 77.000 kilos de semillas de arroz, los cuales posteriormente fueron desechados en un relleno sanitario argumentando que no eran aptas para el consumo humano, pese a que según un estudio de la Universidad Nacional si lo eran. Aunque el ICA se niegue a reconocerlo, a la fecha en departamentos como Córdoba, Tolima, Huila, Valle, Casanare, Boyacá y Cesar se han incautado 2´.257.000 toneladas de semillas de arroz, cacao, algodón o maíz sólo por mencionar algunas, de las cuales el 57% han sido desechadas.

 

Las políticas Neoliberales de los anteriores Gobiernos y el de turno nos han vendido la falsa idea de progreso para nuestro país a través de las firmas de TLC con países imperialistas como Estados Unidos, pero es claro que con la firma de dichos tratados lo único que se ha hecho es violentar nuestra Soberanía Nacional, tal como se evidencia con la privatización de las semillas promovida por la Resolución 970, con la cual se pretende monopolizar las semillas nativas, fruto del trabajo milenario de los verdaderos conocedores de la tierra como los son nuestros agricultores, campesinos, comunidades afrocolombianas e indígenas, a los cuales se les vulneran sus derechos y se pone en riesgo la existencia de sus prácticas culturales ancestrales al privilegiar los intereses económicos de las transnacionales.

 

En contraste con lo anterior, desde hace casi medio siglo las FARC-EP han consagrado su justa lucha revolucionaria por el establecimiento de un régimen político democrático que garantice la Paz con Justicia Social, el respeto de los Derechos Humanos y un desarrollo económico con bienestar para todos los colombianos, por lo cual en el punto agrario de su propuesta de paz contemplan aspectos como la denuncia o revisión de los TLC suscritos por el Gobierno con extranjeros; protecciones especiales a la propiedad intelectual de las comunidades rurales, campesinas, indígenas y afrodescendientes; prohibición del uso de transgénicos y sustitución de agroquímicos impuestos por las transnacionales; incentivos y protecciones especiales a la producción interna de alimentos, a la producción campesina, indígena y afrodescendiente frente a los efectos negativos de los TLC, con esto se demuestra el verdadero compromiso del Ejército del Pueblo por rescatar y reafirmar la soberanía nacional, contribuir a garantizar la soberanía alimentaria y mejorar sustancialmente las condiciones de nutrición y alimentación de la población; proteger y estimular la producción nacional,  priorizando la estabilidad y la sostenibilidad de la sociedad rural en general y de las economías campesinas.

 

 

 

 

Referencias Bibliográficas:

 

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s