Indígenas retuvieron a militares que destruyeron pista de aterrizaje en su comunidad

Deja un comentario

Servindi, 14 de marzo, 2013
El lunes nueve de marzo, miembros de una comunidad indígena en Hato Corozal, en el departamento de Casanare, Colombia, se enfrentaron a efectivos de operaciones especiales de la Fuerza Aérea que incursionaron violentamente en la comunidad y destruyeron una pista de aterrizaje presuntamente al servicio del narcotráfico.
El enfrentamiento ocurrió cuando la población se opuso a la destrucción de la pista de aterrizaje -la única en la región- porque es usada para las avionetas de la Secretaría de Salud del departamento para sacar a los heridos y suministrar alimentos, informó Hilber Humegé, de la Organización de Pueblos Indígenas de la Orinoquía, institución que difundió un video del hecho.
Disconformes con la incursión militar, los pobladores afirmaron que  la pista de aterrizaje fue construida por miembros de su comunidad. En el audiovisual puede apreciarse que los uniformados efectuaron disparos al aire al intentar cumplir con su misión de dinamitar la pista. Asimismo, la información señala que un total de dieciocho efectivos fueron retenidos durante tres horas por la guardia indígena.
Por su parte, la Fuerza Aérea afirmó, en un comunicado, que la operación “obedeció a un requerimiento judicial por parte de la Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional, Dirección de antinarcóticos”.
El documento aseguró también que, por una “diferencia” respecto a “los protocolos judiciales”, la población de Caño Mochuelo y la Comunidad indígena Morichito “trató de impedir” que el helicóptero despegara.Asimismo, indicó que las tropas “mantuvieron la calma y el control de la situación, lo que permitió que no se presentaran personas afectadas, ni daños a la infraestructura aledaña al lugar”.
Sin embargo, los indígenas de comunidad indígena Morichito, ubicada en el resguardo Caño Mochuelo, denunciaron que los militares no pidieron permiso para entrar al resguardo y amedrentaron a la población. Según esta versión, los efectivos quemaron dos motos y originaron el incendio de campos de cultivo de arroz, colindantes con la pista.
De acuerdo a la Gobernadora de Casanare, Julieta Gómez, la pista es utilizada para el suministro de víveres y el traslado de heridos, pero afirmó no saber quién la construyó.
Gómez informó que se realizó una reunión extraordinaria con representantes de la Fuerza Aérea “para garantizar la entrega de los uniformados”. Según la Gobernadora, El general Garzón, de la Fuerza Aérea, “se disculpó por no haber notificado previamente a la comunidad de la incursión”, indicó.
Igualmente, señaló que los indígenas “hicieron solicitudes: el arreglo de la pista, la legalización de la pista, pago de cinco motos destruidas”.
Por su parte, el comunicado de las Fuerza Aérea señaló que en la reunión se realizó un “intercambio de opiniones enmarcado por la legalidad del procedimiento” y que se llegó a una conciliación con un acuerdo de cinco puntos que deberá cumplir cada una de las partes.

Otras noticias:

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s