Vaticano conspira contra los movimientos anticapitalistas latinoamericanos

Deja un comentario

por Carlos Antón y Carlos Vélez

En el primer párrafo del 18 Brumario, Marx expresa: “Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa”.

Quizás en América Latina nos toca vivir dos veces (o más) la tragedia.

La entronización del cardenal de Buenos Aires, Jorge Bergoglio como el papa Francisco , no puede ser tomada –aún por los cristianos católicos argentinos- con alharacas chovinista. Por el contrario, el drama al que asistimos es que, una vez más el maridaje CIA–Vaticano se refunda para acometer con su furia a los pueblos en revolución. El ALBA, la CELAC, la UNASUR, la revolución bolivariana están en la mira de sus misiles y de su cruz. Como hace 500 años la espada y la cruz contra los pueblos.

EEUU-Vaticano un añejo maridaje

A finales de la Segunda Guerra Mundial, luego de invadir Italia, a los EEUU se les creo un problema, cómo reconstruir el Estado italiano al servicio del capital. El caso es que el único sector cuyo prestigio era reconocido por el pueblo italiano, eran los comunistas. El PCI, que había ganado sus medallas en la lucha antifascista, además fueron los que ajusticiaron a Benito Mussolini, il Ducce. Y para complicar más la cuestión, estaban armados.

De allí que los yanquis concibieron un plan que descansó sobre tres ejes: el Vaticano, la mafia y ellos mismos. Washington proveyó el dinero, la mafia italiana los sicarios para asesinar comunistas y sembrar el terror y el Vaticano santificó la cruzada al tiempo que rearmaba la vieja Democracia Cristiana. Eran los tiempos del papa Pio XII, también conocido como el papa-nazi.

Años más tarde más tarde, a fines de los años ´70 llega al Vaticano Juan Pablo II (1978) en tanto que Ronald Reagan lo hace a la presidencia de los EEUU (1980).

La entronización del cardenal polaco, fue un acto más de la Guerra Fría y la ofensiva yanqui contra la Unión Soviética y el comunismo. La alianza entre la CIA y el Opus Dei permitió que, a la muerte de Paulo VI depositaran a Karol Wojtyla -el hombre que el Opus eligió para ser papa- en la “silla de San Pedro”.  A tal punto era un soldado fiel Karol Wojtyla, que en la Villa Tevere, cuartel general del Opus Dei en Roma, bajó a rezar ante la tumba de monseñor Escrivá de Balaguer (creador de la orden) antes de entrar en el cónclave del que saldría Papa.

La lucha contra el comunismo de Juan Pablo II, tuvo un capítulo especial en América Latina. Por esos años los sandinistas había derrocado al dictador nicaragüense Anastasio Somosa, y contra todas las posibilidades erigieron un gobierno popular (1979) en la Nicaragua de Sandino. En el gobierno rojo y negro, cuatro sacerdotes católicos eran ministros. La influencia de la Llamada iglesia de los pobres, que se sostenía en la Teología de la Liberación, creció por Centroamérica y el resto de América Latina. El Vaticano y Washington decidieron que algo había que hacer.

Mientras Reagan instalaba a los contras en la frontera entre Honduras y Nicaragua para atacar a los sandinistas, el Vaticano organizó el viaje de Wojtyla a Nicaragua, como una nueva cruzada. Ahora contra la herejía comunista. Mucho ya se ha escrito sobre esos hechos y dejamos ahí la crónica.

Finalmente la iglesia logró domesticar y enmudecer a los curas de los pobres, en tanto uno de los periodos más reaccionarios del siglo XX se expandía sobre el planeta y a América Latina. El maridaje entre EEUU y el Vaticano, cosechaba sus frutos.

Los pueblos latinoamericanos se rebelan

Tras la denominada Década perdida los pueblos latinoamericanos retomaron la iniciativa en las luchas sociales y políticas. De a poco se han ido conformando gobiernos populares, y en Venezuela un coronel del ejército llegó a la presidencia. Con Hugo Chávez Frías, el continente encontró un líder revolucionario, que sintetizó los sentimientos populares, inclusive los religiosos con la teoría del socialismo. Y nació la revolución bolivariana, cuyo ejemplo se expandió por el continente y por el planeta.

Con altibajos la revolución se fue consolidando, pero el 5 de marzo, sufrimos un terrible golpe. Falleció el comandante Chávez. Y aunque el pueblo venezolano está galvanizado y se apresta a dar duras batallas para fortalecer la revolución, todos hemos sido impactados por esta muerte.

En la otra punta del mundo, otra noticia conmovió a la feligresía católica. El papa Benedicto XVI, el cardenal Ratzinger (ex miembro de las juventudes hitlerianas en los años ´40) renunció al papado. Se fue. Las razones todavía  son motivo de especulación. Pero más allá de cualquiera que se pueda esgrimir, lo cierto es que este obispo ultra conservador no pudo sostener la batalla contra los pueblos del Tercer Mundo. Este mundo de desarrapados y rebeldes continúa intentando revoluciones.

Cambiar el libreto y dar de nuevo

Como con Wojtyla, el Vaticano y el imperialismo juegan una carta fuerte. Hoy acaban de elegir a un papa latinoamericano, argentino. Jorge Bergoglio, arzobispo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, será el próximo en sentarse en la silla de San Pedro. La misión no puede ser más clara, la misma que le encargaron al polaco: acabar con los comunistas latinoamericanos.

Y el nuevo papa tiene curriculum para mostrar en este caso. Pertenece a la orden de los jesuitas que durante la dictadura genocida fueron cómplices con las sucesivas Juntas Militares y fundamentalmente colaboraron con el almirante Emilio Massera. A Bergoglio se le imputa un papel especial en el operativo militar que culminó con el secuestro de los religiosos Orlando Yorio y Francisco Jalics, en mayo de 1976 y retenidos durante cinco meses. Junto a ellos  también fueron detenidos-desaparecidos cuatro catequistas y dos de sus esposos. Entre ellos estaban Mónica Candelaria Mignone, hija del fundador del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), Emilio Mignone, y María Marta Vázquez Ocampo, (hija) de la presidente de las Madres de Plaza de Mayo. Así lo ha detallado el periodista Horacio Verbitsky, en dos libros y varios artículos periodísticos.

Con la vuelta a la democracia, y durante el gobierno de la presidente Cristina Fernández de Kirchner, enfrentó medidas progresistas impulsadas por el gobierno nacional como el matrimonio igualitario y el aborto terapéutico. Con respecto al primer punto expresó: “No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política es la pretensión destructiva al plan de Dios. No se trata de un mero proyecto legislativo (éste es sólo el instrumento) sino de una “movida” del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios”. Al ser reglamentado el aborto no punible en la Ciudad, el arzobispo de Buenos Aires Jorge Bergoglio dio a conocer un comunicado, expresando que “se avanza deliberadamente en limitar y eliminar el valor supremo de la vida e ignorar los derechos de los niños por nacer”.

En tanto algunos periodistas chovinistas, han afirmado que el ex –arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires, es el hombre más importante de la historia argentina.

Un mar de muertos nos separa. Mientras de un lado está la Iglesia Católica y el papa Francisco -cómplices y encubridores de la dictadura genocida en la Argentina- del otro está el pueblo, la clase trabajadora y héroes verdaderos de la talla del Che, San Martín, Mariano Moreno, Juana Azurduy y otros tantos y tantas que han luchado por una patria sin opresores.

Nadie puede llamarse a engaño,  Francisco será un papa reaccionario como el que más y su papel es combatir a los pueblos latinoamericanos en revolución. El Vaticano ha tomado debida cuenta de que Chávez y la revolución bolivariana no es el cuco comunista que “fusila curas” contra el que ellos estaban acostumbrados a combatir. El chavismo  -más allá de las creencias personales de cada persona- ha logrado que el cristianismo sea visto nuevamente por los creyentes como la religión de los pobres, de los desheredados, de los que luchan por su redención acá en la tierra apuntando con su rebeldía a los poderosos y los capitalistas. Para el imperialismo y el Vaticano, eso es más peligroso que el viejo comunismo ateo al que combatieron por décadas.

Para los pueblos, los militantes, los revolucionarios de América Latina no puede haber confusión. El imperialismo viene por nosotros, viene a exterminar las revoluciones en marcha, a aplastar toda semilla de rebeldía. Además de la IV flota, las bases militares, las ONG desestabilizadoras, ahora se trae un papa bajo el brazo.

Cerrar fila contra el imperialismo y sus lacayos es la consigna de la hora.

Viviremos y venceremos
Hasta el socialismo siempre
Buenos Aires, 14 de Marzo de 2013
 http://www.mulcs.org.ar

Francisco … Por qué un PAPA LATINO ahora que los pueblos despiertan ? 

por Luis Manuel CARRERO GOMEZ

Jueves, 14 de Marzo de 2013 13:25
Francisco … Por qué un PAPA LATINO ahora que los pueblos despiertan ?
Por qué, nos preguntamos, un PAPA de orîgen latinoamercano, en estos momentos en que nuestros paîses, algunos de ellos, transitan por un nuevo orden geopolîtico, en el marco de la soberanîa y de la autodeterminaciôn de los pueblos ?
Francisco … Por qué un PAPA LATINO ahora que los pueblos despiertan ?
Habemus PAPA.  La iglesia catôlica, apostôlica y romana, ha elegido el sucesor de Pedro.  El nuevo PAPA es un latinoamericano.  Es un argentino para mâs señas.
Por qué, nos preguntamos, un PAPA de orîgen latinoamercano, en estos momentos en que nuestros paîses, algunos de ellos, transitan por un nuevo orden geopolîtico, en el marco de la soberanîa y de la autodeterminaciôn de los pueblos ?  Principios estos de derecho pûblico internacional, subvertidos por el capital, el imperio y sobre todo por el neoliberalismo.
Las cruzadas como polîtica imperial religiosa, no es cosa del pasado.  Ellas hacen parte inherente de la iglesia, en asuntos de fé, doctrina y dogma.
En el pasado, en plena edad media, los cruzados, caballeros  cristianos,  eran su brazo armado. Se dedicaron a recuperar la tierra santa ocupada por los islamistas, entre otros menesteres de violencia.
Ya hace unos decenios que, la tierra de Simôn BOLIVAR y tantos héroes de nuestra regiôn, empiezan a transitar un camino diferente, al orientado por los Estados Unidos, en comuniôn con las plutocracias criollas.
Un nuevo proyecto polîtico de cierta manera ANTINEOLIBERAL y un nuevo MODELO DE GOBIERNO, diferente en cada paîs.   Procesos estos de carâcter democrâtico, nacionalista, reformista, etc.  Mâs de socialdemocracia que de socialismo, dirân algunos.  Pero es el camino trazado sabiamente por sus dirigentes y sus pueblos, conforme a las realidades de cada paîs.
Una cosa es la iglesia a nivel de sus altas jerarquîas y sus luchas internas alrededor del poder polîtico, la fé y el ocultamiento de ciertas conductas deleznables y, otra cosa muy diferente, es la iglesia de base y su congregaciôn.
Ahora que esos procesos polîticos avanzan democrâticamente, como continuaciôn de la guerra, pues a través de la polîtica, también continûa la guerra(guerra mediâtica, guerra econômica, guerra de sabotajes, guerra de eliminaciôn fîsica) nada tiene de raro que, no sea una mera casualidad un PAPA LATINO PARA LATINOAMERICA. !Dios no lo quiera !
Por qué ? Porque la iglesia, las altas jerarquîas, a través de la historia, ha estado mâs unida a polîticas imperiales, que a polîticas liberadoras, tanto en lo espiritual como lo material.
No podemos olvidar la historia, a través de las polîticas conservaduristas adoptadas por PIO XII, en plena segunda guerra mundial y durante la guerra frîa y, sobre todo de Juan Pablo II, ante su paîs POLONIA y el resto del mundo.  Sus conductas fueron abiertamente anticomunistas.  Sus conductas fueron mâs allâ de lo pastoral.
Consideramos que una vez desaparecido el « demonio chavista », indudablemente que esto, desde nuestra percepciôn, influyô para que el sagrado espîritu santo, iluminara el cônclave cardenalicio, para haber elegido un papa de estas latitudes.  Esto por los antecedentes del recién ungido, durante las dictadura de Argentina.
Se avecinan grandes tempestades mâs allâ de lo espiritual.  El poder polîtico-espiritual de la iglesia, talvez serâ empleado para destruir, no el socialismo ni el comunismo que no existe en nuestros paîses.  Se emplearâ para destruir ese proceso emancipatorio y reformista hacia el socialismo democrâtico humanista.
En ese sentido, es fundamental citar la encíclica Centésimus Annus que empleara Juan Pablo II.  Alianza entre el neoliberalismo del momento histôrico y la iglesia, para  luchar en contra del “comunismo”.  Esto talvez va continuar.
Encîclica esta que, conforme a Rubén DRI, “(…)se desarrolla alrededor de tres grandes unidades temáticas: 1) Propiedad privada, tierra, trabajo y capital; 2) Deuda Externa; 3) El capitalismo bueno.”.  Directrices éstas que podrían ser empleadas con inmediatez, en Latinoamérica.
Mientras para los Estados Unidos se hace necesario recuperar su influencia geoestratégica y sus mercados, para la iglesia, será necesario entrar a recupearar las ovejas que se han extravîado del rebaño.
Sino nos equivocamos, teniendo en cuenta el papel activo que ha venido jugando la iglesia contra estos procesos emancipatorios, vendrán nuevas cruzadas de fé-polîtica, en donde mâs de uno será enviado a la santa inquisición y/o santo oficio, para congregarnos nuevamente en la doctrina de la fé-“sumisiôn”, en términos del papa que renunciara recientemente.
Asî las cosas, si algunos dicen que MARX estâ de regreso…la iglesia católica, apostólica y romana, también lo estarâ.
Desde Barranca-Lyon y con olor a petreôleo,
Luis Manuel CARRERO GOMEZ

Cuestionan Integrantes de Organismos de DD.HH. “Retroceso para nuestra lucha”

La elección del cardenal Jorge Bergoglio recibió cuestionamientos de integrantes de organismos de derechos humanos argentinos, que lo señalan como uno de los miembros de las altas esferas eclesiásticas locales que mantuvo vínculos con los dirigentes de la última dictadura cívico-militar.

“Parece mentira, pero cuando se conoció la noticia estábamos los organismos reunidos en la ex ESMA”, contó Graciela Lois, de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas. “Creíamos que era chiste. Para nosotros no está bien”, sumó, antes de mencionar que desde la entidad creen que durante los años de dictadura Bergoglio “evitó su responsabilidad como autoridad máxima de los jesuitas y no protegió a (Orlando) Yorio ni (Francisco) Jalics”, dos discípulos del flamante papa secuestrados, detenidos en la ex Esma y aún desaparecidos.

Carlos Pisoni, de HIJOS, intensificó las críticas: “Es un retroceso en la lucha por memoria, verdad y justicia que se viene llevando a cabo en Argentina”, apuntó respecto de la designación del argentino al máximo escalafón en el mundo del catolicismo ya que “se premia a un integrante de la cúpula esclesiástica sospechada, con pruebas suficientes, de haber tenido un rol activo en la última dictadura militar.

Se sospecha de Bergoglio por haber pasado datos a los militares y de no haber llevado adelante acciones necesarias para esclarecer los casos”, en referencia a Jalics y Yorio, pero también a de Estela De la Cuadra, por cuyo caso declaró en juicios por delitos de lesa humanidad. De La Cuadra se acercó a Bergoglio en épocas de dictadura para pedirle por su hermana, secuestrada embarazada. “No sólo no tuvo respuesta sino que además siguen buscando a esa niña”, mencionó Pisoni.

“Cuando lo condenamos a (el eclesiástico Guillermo) Von Wernich, Bergoglio sólo atinó a llamarlo ‘oveja descarriada’. Nunca supimos nada de su boca en relación con los genocidas”, evaluó Tati Almeyda, madre de Plaza de Mayo, quien se declaró “preocupada” por la conversión del cardenal en Papa: “Es un argentino con muchas respuestas para darnos. Si existen los milagros, que hable, que ayude a encontrar la enorme cantidad de bebés apropiados y que influya sobre los genocidas”, deseó.

Enviado por Sandra Sanchez

Franciso I: cardenal vinculado a la dictadura militar Argentina, salvado por la campana de la santidad

La tarde del 13 de marzo de 2013, apenas se anunció el nombramiento como el Papa numero 266 de la historia del Estado Vaticano, las caras de Jorge Bergoglio (76) fueron mostradas y tapadas según conveniencia; los medios de comunicación inflaron un nacionalismo con estrategias similares a cuando informaba sobre la guerra de Malvinas o la obtención de la copa mundial de Futbol de 1978 celebrada en Argentina. Mientras tanto la ciudadanía se expresa por las redes sociales y difieren enormemente de la realidad que se transmite.
Alrededor de Francisco I, existe una serie de antecedentes que los ciudadanos se han encargado de levantar y que lo vinculan a la última dictadura militar Argentina, hechos por los que  fue llamado a declarar para saber  del paradero de sacerdotes desaparecidos y la apropiación de niños, acciones legales que Bergoglio por supuesto, jamás aceptó y rechazó públicamente.
Ni Dios ni mesías
La adoración casi celestial que tienen los argentinos por Diego Maradona y Lionel Messi , en un país donde sus ciudadanos discuten largas horas de futbol, ahora podría mirar hacia Roma.
En medio de ese contexto, jóvenes transandinos han manifestado su opinión frente a la noticia del nombramiento Papal. Matías Vicente, estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad Católica de Santiago del Estero dice: “me  parece rarísimo que una institución tan blanca, tan occidental, tan poderosa económicamente elija a un latino con lo que nos menosprecian en toda esfera decisional”- en su opinión aclara: “tengo miedo de que la designación de un Papa latino sea geográfica y políticamente conveniente para la iglesia y los poderes conservadores para apaciguar las aguas y frenar a los “despóticos” presidentes latinoamericanos. Bergoglio es de la derecha peronista de un grupo que se denominaba “guardia de hierro”.
En tanto Alejandra Carreras estudiante de periodismo al ser emplaza a opinar por El Ciudadano añade “pará, voy a vomitar y vuelvo (rie)…Mirá, es un tipo denunciado por colaborar con la dictadura militar, que se opuso hace poco al matrimonio igualitario y al aborto, un reaccionario” manifiesta.
Por su parte,  Fernando Gómez, de Tierra del Fuego ante la consulta sobre su parecer de esta elección papal argumenta “No estoy muy informado sobre Bergoglio mas allá de saber que fue una de las cabezas importantes en el ocultamiento y encubrimiento de la última dictadura, sé que siempre fue cercano a los grupos económicos poderosos pero supongo que todos los religiosos poderosos del mundo son así, no?”.
Sin embargo existe quienes sintieron alegría en esta elección motivados por el nacionalismo y la fe, Angie Argarañaz, profesora de educación diferencial expresa “me parece muy bien y siento alegría de que por primera vez haya un papa Argentino. Ya que el mandatario de la iglesia católica es de nuestro país”- en el caso de Florencia Gauna también estudiante de Ciencias políticas enfatiza que “hoy tengo una gran alegría… me parece una elección de Dios Que nos da mucha fuerza como Iglesia”.
Esta ultima al ser consultada sobre el proceso que relaciona al ex cardenal Argentino con la última dictadura militar plantea: “según entiendo nunca fue juzgado, no tiene ninguna causa abierta ni nada por el estilo… nunca se pudo comprobar nada además, creo que el explicó que fue un mal entendido aquello por lo que algunos lo acusaron además, es el elegido de Dios para guiarnos en su mundo guiar nuestras almas aquí en la tierra…estamos felices”.
Sostenida por el Estado
La curia romana y sus raíces en Argentina son sostenidas desde el Estado que designa en forma directa 2,500 millones de pesos anuales a la iglesia católica (algo más de 232 millones de pesos chilenos), según lo establecido en el presupuesto nacional. Sólo un arzobispo recibe libre de impuestos y sin considerar costos de vida ni viáticos alrededor de 8 mil 200 pesos equivalente a 670 mil pesos chilenos de acuerdo a un artículo reciente aparecido en el periódico Miradas al Sur.
En el mismo medio de comunicación porteño (dícese a lo ubicado en Buenos Aires), establecen que se destinan 32 millones de pesos anuales del presupuesto nacional para “visitas ad limina, sínodos, conferencias regionales y viajes en cumplimiento de acciones pastorales” todo expresado para una red de “437 institutos de vida consagrada inscriptos, que actúan a través de 4.500 casas y obras apostólicas existentes en todo el país”. En definitiva el Estado nacional argentino les paga el sueldo a 122 arzobispos y obispos, 1600 seminaristas y 640 sacerdotes.

La carta de presentación
El ahora sumo pontífice se nutre de múltiples cuestionamiento, el 08 de Noviembre de 2010 en el diario Mundo.es de España, Luis Zamora, abogado querellante en el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en la ex escuela militar de la Armada (ESMA) señalaba que Bergoglio “mintió y se mostró reticente, cuando alguien es reticente está mintiendo, está ocultando parte de la verdad”, manifestaba en ese entonces Zamora, ex diputado nacional y abogado querellante en la causa refiriéndose a Francisco I cuando a este fue emplazado a declarar por crímenes cometidos en la dictadura Argentina.
El artículo de Mundo.es aclara que Jorge Bergoglio prestó declaración ante el Tribunal Oral Federal 5 en relación a la desaparición de los sacerdotes jesuitas, Orlando Dorio y Francisco Jalic, llevados a la ESMA cuando éste se desempeñaba como principal de la Compañía de Jesús en épocas de la dictadura militar.
También se compromete la participación de Francisco I, en un artículo del 21 de abril de 2011 publicado por la  agencia AFP. “Jueza francesa cita a cardenal argentino por asesinato de cura en dictadura”, el desglose de la información señala que el actual Papa había sido citado a declarar como testigo por una causa que intenta esclarecer el asesinato del cura Gabriel Longueville -nacido en Francia- y que fue enviado a misión por la iglesia católica a argentina entre los años 1976/83.
Según AFP “La jueza de instrucción Sylvie Caillard del Tribunal de Gran Instancia de París, presentó una rogatoria para poder interrogar como testigos a varias personas, entre ellas al cardenal Bergoglio”, señaló la abogada francesa Sophie Thonon en ese entonces de paso por Buenos Aires.
Por su parte, Adolfo Pérez Esquivel, ganador del premio Nobel de la Paz en 1980, negó que su compatriota, el cardenal Jorge Bergoglio,  tuviese vínculos con el régimen militar que gobernó a Argentina entre 1976 y 1983.En declaraciones a BBC Mundo, Pérez Esquivel dijo que “hubo obispos que fueron cómplices de la dictadura, pero Bergoglio no”. “A Bergoglio se le cuestiona porque se dice que no hizo lo necesario para sacar de la prisión a dos sacerdotes, siendo él el superior de la congregación de los Jesuitas. Pero yo sé personalmente que muchos obispos pedían a la junta militar la liberación de prisioneros y sacerdotes y no se les concedía”, añadió.
El tira y afloja del Te Deum
En la actualidad y en la era del matrimonio Kirchener, primero con Nestor y luego con Cristina desde el 2003 hubieron tiras y aflojas entre el ex cardenal y los presidentes, tanto es así que Bergoglio llamó a despolitizar la misa tradicional celebrada cada 25 de Mayo en que se conmemora la “Revolución de Mayo”.
Debido a aquello, el presidente de entonces (Néstor) en evidente malestar determinó el carácter ambulante de los Te Deum por las provincias de Santiago del Estero (2005), Tucumán (2006), San Rafael, Mendoza (2007). Cuando Cristina Fernández llegó a la casa Rosada, se  llevó el Te Deum a Salta (2008) y a  Puerto Iguazú, Misiones (2009).
En los siguientes años la principal Misa católica anual se terminó desarrollando en la Catedral de la Virgen de Lujan, Bergoglio) continuó con sus actividades paralelas en la catedral metropolitana aprovechando desde ahí emitir en sus homilías, el pensamiento de su cargo poniéndose en contra de medidas como el matrimonio libre y el No a una ley de aborto.
Con el nombramiento del Papa, los argentinos se quedan preguntando ¿Qué sucederá ahora con los juicios por lesa humanidad y su continuidad cuando las diligencias judiciales determinen nuevas declaraciones de Bergoglio?, Será emplazado como jefe de estado, santidad o simplemente se determina el cierre de los casos donde él  tenga responsabilidad?
desde Argentina para El Ciudadano
Pedro Herrera*
LA HISTORIA SECRETA DEL CANDIDATO BERGOGLIO
Papabilidades
 
NOTA ESCRITA POR HORACIO VERBITSKY EN 2005 CUANDO TAMBIEN SE HABLABA DE BERGOGLIO COMO ASPIRANTE A PAPA
El eventual papa argentino que mencionan especialistas y agencias noticiosas volcaría todo el peso del Vaticano en contra de la revisión de los crímenes de la dictadura. Bergoglio es la personalidad más avasalladora y conflictiva de la Iglesia argentina en décadas, amado y execrado por igual, como testimonia la dividida Compañía de Jesús. El secuestro de cuatro sacerdotes, la distinción académica a Massera y los manejos económicos de la USAL. ¿Es posible un Pontífice de Guardia de Hierro?
Por Horacio Verbitsky
El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, a quien vaticanistas y agencias noticiosas mencionan como uno de los candidatos a la sucesión papal, es la personalidad más avasalladora y conflictiva de la Iglesia argentina en décadas, amado por unos y execrado por otros. Según la fuente que se consulte es el hombre más generoso e inteligente que alguna vez haya dicho misa en el país o un maquiavélico felón que traicionó a sus hermanos y los entregó a la desaparición y la tortura por la Junta Militar en aras de una insaciable ambición de poder. A continuación, la historia secreta de quien, en caso de convertirse en Papa, volcaría todo el peso de la Iglesia en contra de la revisión judicial de los crímenes cometidos durante la dictadura militar, de lo cual ofreció un anticipo esta semana al fustigar a los “progresistas adolescentes” y motivó la respuesta de Néstor Kirchner de que prefería ser adolescente toda la vida a perder sus convicciones. La presencia de Menem y Duhalde en la Ciudad donde se elegirá al Pontífice no vale un voto, pero traduce un deseo. El primero pasó sobres mensuales a los obispos adictos a través de Esteban Caselli y así hasta consiguió que el vocero vaticano Joaquín Navarro Valls rectificara una admonición de Juan Pablo II a su gobierno. El segundo llegó al poder que las urnas le negaron montado en una coalición de obispos, sindicalistas, políticos bonaerenses y hombres de negocios que propiciaban la devaluación de la moneda, propósitos políticos y económicos encubiertos bajo el pomposo nombre de Diálogo Argentino, en la más audaz incursión pública de la Iglesia desde la conclusión de la dictadura. Con Duhalde (cuyo estratega era el ex Guardián Juan Carlos Mazzon) Bergoglio intentó cerrar el capítulo de la revisión por los crímenes de la guerra sucia y acuñó el slogan de la “Memoria completa”.
Conservador popular
Bergoglio reúne en sí dos rasgos que no siempre van juntos: es un conservador extremo en materias dogmáticas y posee una marcada sensibilidad social. Es lo que en la política argentina se conoce como un conservador popular. En privado se autodefine como peronista y su grupo de referencia es Guardia de Hierro, bautizado así en homenaje a la organización paramilitar antisemita rumana del mismo nombre, fundada por Corneliu Codreanu. Desde su emergencia como el nuevo hombre fuerte de la Iglesia argentina la Conferencia Episcopal emitió declaraciones fustigando la corrupción y exaltando “las conquistas sociales y la dignidad de los trabajadores”. Esa línea fue diseñada como vía de escape de los cuestionamientos por la actuación episcopal bajo la dictadura, que se reavivaron en 1995 con la revelación de que la jerarquía eclesiástica había aprobado los métodos bárbaros de ejecución de prisioneros y que los capellanes se encargaban de acallar con parábolas bíblicas los escrúpulos de los oficiales que dudaban de la legitimidad de las órdenes de arrojar a prisioneros indefensos al mar.
Bergoglio trabó contacto con Guardia de Hierro a principios de la década de 1970 y no lo perdió desde entonces. Esto implicó relaciones especiales con el gobierno de la fugaz presidenta María Estela Martínez de Perón y con el representante de la Armada en la Junta Militar que la derrocó, Emilio Massera.Su espectacular irrupción en la década pasada como sucesor del cardenal Antonio Quarracino colocó en la escena pública un debate sobre su personalidad y su conducta que se expresa en una paradoja: fue el primer jesuita en alcanzar el cardenalato y el arzobispado de Buenos Aires y sin embargo carece de toda relación con la Compañía de Jesús, donde su nombre es denostado. Que Quarracino lo haya elegido como sucesor sólo sorprendió a quienes se fijaban en aspectos exteriores: uno era chabacano y hedonista, el otro es culto, sofisticado y austero. Pero desde distintas jerarquías y con años de distancia ambos fueron partícipes del movimiento de renovación del Concilio Vaticano II y tuvieron afinidades con la teología de la liberación, pero abjuraron de ella (y de los compromisos asumidos en consecuencia) cuando la represión castrense desconoció cualquier límite y se volvió incluso hacia el interior de la Iglesia. La conversión de Quarracino se produjo en 1971 durante la dictadura del general Alejandro Lanusse luego de haber afirmado, en mayo de 1968, que “una cierta violencia” era necesaria para “una auténtica y profunda renovación de estructuras, una verdadera revolución social”. La de Bergoglio se produjo al aproximarse el golpe de 1976, cuando disciplinó a la Compañía de Jesús y dejó librados a su suerte a los integrantes que no quisieron abandonar a los sectores populares. Esta historia es un secreto que la gran prensa argentina guarda con tanto empeño como el que puso hace tres décadas en ignorar el método de la desaparición de personas aplicado por la Junta Militar. En cambio los corresponsales de la prensa extranjera tratan de reconstruir la historia para entender al candidato, sobre el que ya se han publicado artículos críticos en medios de Brasil, México y Francia.
Iglesia y dictadura
En su libro Iglesia y dictadura, editado en 1986, cuando Bergoglio no era conocido fuera del mundo eclesiástico, Emilio Mignone lo mencionó como ejemplo de “la siniestra complicidad” eclesiástica con los militares, que “se encargaron de cumplir la tarea sucia de limpiar el patio interior de la Iglesia, con la aquiescencia de los prelados”. Según el fundador del Centro de Estudios Legales y Sociales “en algunas ocasiones la luz verde fue dada por los mismos obispos. El 23 de mayo de 1976 la Infantería de Marina detuvo en el barrio del Bajo Flores al presbítero Orlando Yorio y lo mantuvo durante cinco meses en calidad de desaparecido. Una semana antes de la detención, el arzobispo Juan Carlos Aramburu le había retirado las licencias ministeriales, sin motivo ni explicación. Por distintas expresiones escuchadas por Yorio en su cautividad en la ESMA, resulta claro que la Armada interpretó tal decisión y, posiblemente, algunas manifestaciones críticas de su provincial jesuita, Jorge Bergoglio, como una autorización para proceder contra él”. Mignone lo cuenta entre los “pastores que entregaron sus ovejas”. Junto con Yorio también fueron secuestrados otros tres jesuitas que trabajaban en la misma comunidad eclesial de base: Luis Dourrón, Enrique Rastellini y Francisco Jalics. “Bergoglio les pidió que se fueran de la villa de Flores y cuando se negaron hizo saber a los militares que no los protegía más, y con ese guiño los secuestraron. Cuando salieron los dejó librados a su suerte, y otros como Miguel Hesayne y Jorge Novak tuvieron que protegerlos”, sostiene un sacerdote jesuita que teme represalias si se conociera su nombre. El propio Yorio, un par de años antes de morir, me dijo que Bergoglio “tenía comunicación con Massera, le habrían informado que yo era el jefe de los guerrilleros y por eso se lavó las manos y tuvo esa actitud doble. No esperaba que saliera vivo”. La polémica posterior es conocida. El cardenal aduce en su descargo que no entregó a los sacerdotes sino que les reclamó que dejaran la comunidad del Bajo Flores para protegerlos porque sabía que la represión sería despiadada. Como no aceptaron, les indicó que debían alejarse de la Compañía de Jesús. Es decir que aun en su versión autoindulgente de los hechos, la suerte de los sacerdotes fue subordinada a la de la institución. Las pruebas que zanjan la discusión se reproducen en estas páginas.
El Papa Negro
Organizada en el siglo XVI por el futuro San Ignacio (el caballero vasco Iñigo López de Loyola), la Compañía de Jesús fue una milicia intransigente al servicio del papado que partió en batalla contra la reforma protestante iniciada por Lutero. Los Ejercicios espirituales en los que sistematizó su devoción fueron un instrumento de acción católica laica en el mundo, que superó el enclaustramiento de la Iglesia medieval. Privilegiando los sacramentos de la comunión y la confesión los jesuitas simbolizaron la obediencia al papado tanto como los protestantes la rebelión. Por una ironía de la historia cuatro siglos más tarde esa fuerza ultraconservadora se convirtió en la vanguardia de la renovación de la Iglesia y del cuestionamiento al integrismo que pretendía someter al mundo moderno a la obediencia del Pontífice. A las tareas clásicas de la Compañía, como la educación, los jesuitas que a mediados del siglo pasado estudiaron teología y filosofía en Roma, París y Lovaina agregaron al apostolado social y la rebeldía contra las injusticias del mundo. Su padre superior, el español Pedro Arrupe llegó a ser llamado El Papa Negro, mientras en toda América florecían los centros jesuitas de estudios económico-sociales. En ese contexto, Bergoglio fue designado Superior Provincial de la Compañía en la Argentina en 1973, el año del regreso de Juan D. Perón al gobierno. Al concluir su período de tres años fue reelecto por otro tanto. “La formación jesuítica lleva 14 años y culmina a los 32 de edad. Bergoglio tenía apenas 36 y era el candidato de la gente más progresista, sin ser revolucionario. Era una época de cambios y Arrupe promovía a los jóvenes”, narra otro sacerdote jesuita, que hace tres décadas fue amigo de Bergoglio y hoy lo considera “un enfermo de poder”.
La Limpieza
En esos años posteriores al Concilio Vaticano II cerca de un tercio de los estudiantes y sacerdotes de la Compañía dejaron la Iglesia, por razones personales, ideológicas o institucionales. “A los nuevos que entraban, Bergoglio les dio un marco de contención más rígido y estructurado. Esto se agudizó después de 1976, cuando su opción se inclinó por lo más tradicional. Esto produjo un tipo de estructura jesuítica diferente a la del resto de América Latina y generó mucho aislamiento de la Provincia argentina” de esa organización, dice el sacerdote. Los jesuitas formados por Bergoglio siguen una línea dogmática tradicional, pero “hacen la pastoral de fin de semana con los pobres. Les infundió una visión sacramentalista, acrítica y muy asistencialista”, añade un sacerdote que lo conoce bien. “Cultiva el bajo perfil.Está honestamente preocupado por los pobres, vive su espiritualidad. Es encantador, conquistador, muy austero, lleva siempre el mismo traje viejo, anda con zapatos gastados, viaja en colectivo y en subterráneo.” Según el sacerdote, Bergoglio “trató de desarmar el centro de estudios de la Compañía, el CIAS, donde estaban los sacerdotes Fernando Storni y Vicente Pellegrini. En la revista que editaban se publicó el artículo de Pellegrini sobre la represión que reprodujo Jacobo Timerman y provocó la clausura de La Opinión”, dice. “Eran unos snobs intelectuales”, desdeñan quienes avalan a Bergoglio. Otro documento que se conserva en el archivo de la Cancillería, producido a principios de la década de 1980 por un servicio de informaciones bajo el título “Nuevo copamiento de los jesuitas argentinos”, afirma que “a pesar de la buena voluntad del padre Bergoglio, la Compañía en Argentina no se ha limpiado. Los jesuitas zurdos se han cuidado por un tiempo. Ahora, con gran apoyo del exterior y de ciertos obispos tercermundistas han comenzado una nueva etapa”.
Al concluir su ciclo como Provincial, Bergoglio fue sucedido por el flamenco belga Andrés Swinnen. Bergoglio asumió como Rector de la Facultad de Filosofía y Teología de San Miguel, por otros seis años, y desde allí siguió influyendo en la Compañía, donde el nuevo Provincial nunca tuvo suficiente consenso como para eclipsarlo. En esos doce años formó una generación de jesuitas, como maestro de novicios y con los libros de espiritualidad que escribió. Luego de un breve paso por Alemania, Bergoglio volvió a la Argentina. Con el fin de la dictadura, su poder se eclipsó y quedó en una atípica relación: sigue siendo jesuita, aunque sin obediencia a la Compañía. En 1985 fue trasladado a una Casa de la Compañía en Córdoba. Personas próximas a él cuentan que allí estuvo virtualmente secuestrado. “Decían que estaba loco y lo tenían encerrado, no le pasaban las llamadas, presuntamente para protegerlo.” Una de las más altas autoridades de la Compañía no niega los hechos, aunque les da una explicación diferente. “Puede ser, no digo que no haya ocurrido así. Los conflictos internos fueron muy serios, tanto por la línea seguida como por el modo de gobierno y por cierto maquiavelismo. Para él, vale todo. Si se estaba tratando de cambiar la orientación de la Compañía, es probable que no le pasaran llamadas de los estudiantes, porque hubiera perturbado ese trabajo de cambio”, admite. El retrato con el que coinciden varios laicos que lo trataron es el de un psicópata seductor e inescrupuloso. En 1985, en lugar de Swinnen fue designado Provincial el presidente de la Conferencia Argentina de Religiosos (CAR), Víctor Zorzín, sucedido seis años después por Ignacio García Mata.
La fractura fue tan marcada que congregaciones que tienen la misma espiritualidad que los jesuitas, como las Esclavas, el Sagrado Corazón, las Hijas de Jesús, o la Compañía de María, que normalmente recurrían a jesuitas argentinos para sus ejercicios espirituales anuales o para sus cursos de teología, comenzaron a invitar a sacerdotes jesuitas de otras nacionalidades. La gravedad del conflicto llegó a tal punto que en 1997, cuando Bergoglio asumió como arzobispo porteño la Compañía decidió no designar como provincial a un jesuita argentino, para evitar roces, sino al sacerdote colombiano Alvaro Restrepo. Pero la Compañía argentina continúa profundamente dividida y Bergoglio aún conserva influencia.
Al describir su personalidad, su ex amigo jesuita dice que Bergoglio es un hombre de gran carisma para relacionarse. “Es capaz de acompañar toda la noche a un cura enfermo. Cuando era coadjutor iba a vivir a las parroquias. Les daba una semana de vacaciones a los curas y él se quedaba en su lugar. Así se ganó al clero joven. No es distante ni hace frías visitas de inspección.” Un obispo que no autorizó que se revelara su identidad, se refería a él en términos muy similares: “Es un hombre muy peligroso. Si tiene un cura enfermo lo va a ver y se queda toda la noche. Un horror. Yo voy de visita pero me quedo diez minutos”. “Bergoglio es el responsable de que la Compañía de Jesús argentina sea retrógrada, espiritualista, conservadora, con una postura cercana al integrismo, lo cual es un caso único en el mundo, donde los jesuitas se destacan por lo contrario”, afirma un estudioso de la Compañía. “Una generación entera de jesuitas fue formada por Bergoglio en el culto a la personalidad, el clientelismo y la obsecuencia. Visita a los curitas y les soluciona problemas, les ofrece una computadora o un viajecito de vacaciones. En todo el mundo los jesuitas son vanguardia, acá trogloditas”, agrega. En pocos días más se sabrá si el Colegio de Cardenales dispone que ese mismo destino le aguarde a la Iglesia Universal y sobre la Argentina caigan las sombras del oscurantismo.
 
FUENTE  PAGINA 12
Un maremoto gapónico recorre Argentina
por Abajero“HABEMUS PAPAM” exclamaron con  entusiasmo los militares responsables del genocidio en Argentina, escribió con razón desde Uruguay el legenadrio tupamaro Jorge Pedro Zabalza, tomando en cuenta que la jerarquía católica reclamó numerosas veces la “reconciliación” y el cese de los juicios por crímenes de lesa humanidad que están en marcha.Pero no solamente los militares genocidas argentinos celebraron (en silencio) el acontecimiento. En cuestión de horas, casi todo el espectro político institucional de Argentina y la absoluta mayoría de los medios de prensa escrita, oral y televisiva lo proclamaron a viva voz. Formalmente la presidenta Cristina Fernández felicitó al ungido y comprometió su presencia en El Vaticano. Esto contrastó con el hecho que siendo Jorge Bergoglio cardenal primado, el fallecido presidente Néstor Kirchner y su sucesora, la actual mandataria, cancelaron el tédeum en la Catedral metropolitana que antes ofrecía el prelado en el día de la Patria, por su rol opositor a la gestión gubernamental. La central sindical CGT (ahora opositora y hasta hace un año oficialista) proclamó su emoción y su secretario de derehcos humanos, Julio Piumato se congratuló por tener un Papa argentino y peronista. Lo mismo hizo por Radio Splendid el periodista Héctor De Renzis por la pertenencia argentina y peronista del prelado. El jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el empresario Mauricio Macri del partido Propuesta Republicana (PRO), furibundo antigubernamental, manifestó su jolgorio y lo mismo hizo la legisladora del PRO Gabriela Michetti, quien contó que el nuevo Papa es su asesor espitirual. Otro sector empresarial congratulado fue la Sociedad Rural, de fuerte confrontación con los últimos tres gobiernos peronistas. La legisladora de la Coalición Cívica Elisa Carrió que luce un crucifijo en sus apariciones televisivas y denosta diariamente a las actuales autoridades, dijo haber predicho que Bergoglio sería Papa en el remoto año 2001. Elisa Carrió dice que frecuentemente se comunica con Dios. Sentado junto a ella, el veterano peronista cineasta Pino Solanas, candidato del llamado Proyecto Sur (opositor al actual gobierno y que se presenta como de “centroizquierda”) confesó su alegría y su origen católico. Lo mismo hizo el multimillonario empresario y diputado Francisco De Narváez, uno de los principales dirigentes del peronismo opositor al gobierno, expresó su alegría infinita. El ex vocero del fallecido presidente radical Raúl Alfonsín, José Ignacio López, relató su felicidad. Y el ex vicepresidente (durante el presidencia de Néstor Kirchner), el también radical Julio Cobos, se congratuló con el nuevo Papa y criticó al actual gobierno porque según él, estaría disconforme con la designación vaticana. Sin embargo, el vicegobernador de la Provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, afín entusiasta de la presidenta de la Nación, exaltó la figura del Papa Francisco al que comparó con el asesinado sacerdote (en 1974) Carlos Mugica, un cura tercermundista adherente al fallecido presidente Juan D. Perón. Igual alegría proclamó el ex militar jefe de las rebeliones carapintadas contra el enjuiciamiento de militares, coronel Aldo Rico, quien se enorgulleció de la filosofía del nuevo Papa que, dijo, es la doctrina del general Perón y repitió sus críticas a la actual presidenta peronista. La lista es interminable. El activista social Gustavo Vera que lucha contra la esclavitud de obreras y obreros textiles, expresó su alegría ponderando al nuevo Pontífice por ser un luchador por los derechos de esos explotados. Todos los canales televisivos, los progubernamentales y los furiosamente antigubernamentales se congratulan por la unción del Papa Francisco.

Los editorialistas de los matutinos Clarín y La Nación que lideran la oposición político mediática al gobierno festejaron la asunción del nuevo Papa, dijeron que es un golpe contra el gobierno y ya pronostican algo así como una “nueva era” surgida en el calendario gregoriano que parece tener su Primero de Enero este 13 de marzo de 2013 (13/3/13). Simultáneamente, el oficialista programa televisivo 6-7-8 que se transmite por la televisión estatal, dio amplio relieve al acontecimiento de la Iglesia Católica, ponderando la acción por los más necesitados del nuevo Pontífice como obispo de la ciudad de Buenos Aires. Estos textos se reproducen al infinito… Un maremoto gapónico recorre Argentina

EL PAPA: EUTANASIA, ABORTO Y MATRIMONIO IGUALITARIO ESTUVIERON EN LA MIRA DEL EX ARZOBISPO PORTEñOLos discursos de la santa crispación

Bergoglio construyó sus discursos de la última década en homilías y virulentos comunicados eclesiales contra los temas que mayor debate de cambio social habían desatado. Sufrió una tremenda frustración cuando fue aprobada la ley del matrimonio igualitario.Por Soledad Vallejos
Página 12

La eutanasia como “terrorismo demográfico”, el matrimonio igualitario como ardid malicioso para subvertir “el plan de Dios”, el aborto –aun el no punible– como eje de la “cultura de la muerte”. En la última década, cada vez que en el aire se agitaba el debate por la protección legal de más derechos, el ex arzobispo porteño Jorge Bergoglio se despachó con homilías y comunicados virulentos para oponerse. Aprovechó, para ello, fechas clave, que solían coincidir: el Día del Niño por Nacer, la celebración de Corpus Christi, la de San Ramón Nonato, la procesión a Luján. La ocasión hizo al orador cada vez, con el trasfondo de un enojo básico porque la legislación educativa “prescinde de Dios”, y la convicción de que al poder político tanto se le podía hablar desde el púlpito, como conminarlo a visitar el despacho propio (el caso de Mauricio Macri, durante el debate por la nueva ley de matrimonio) o demostrar capacidad de lobby aliándose con el integrismo para volcar feligresía en las calles.

Su cruzada más esmerada fue, también, la de su derrota más notable. Entre fines de 2009 y gran parte de 2010, el debate por la ley de matrimonio igualitario encontró a un Bergoglio aguerrido. Puso las oraciones en el cielo hacia diciembre de 2009, cuando la Justicia porteña autorizó por primera vez que una pareja de varones se casara en el Registro Civil. El gobierno porteño, que había advertido que no cedería a las presiones eclesiásticas ni de grupos laicos afines, finalmente cedió por omisión; Alex Freyre y José María Di Bello debieron casarse en Tierra del Fuego. Pero entonces comenzó 2010: la jueza Elena Liberatori autorizó a otra pareja de varones. El gobierno porteño desistió de apelar, a pesar de que Bergoglio emitió un comunicado exigiéndole apelar, porque “desde épocas ancestrales el matrimonio se entiende como la unión entre el varón y la mujer, su reafirmación no implica discriminación alguna”. Bergoglio presionó tanto que forzó a Macri a asistir a su despacho; de todos modos, a principios de marzo Jorge Bernath y Damián Salazar se casaron.

Con el correr de los meses y el avance de la ley en el Congreso, el cardenal subió la apuesta. “No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios”, escribió en una carta a los cuatro monasterios de carmelitas de Buenos Aires. El impulso al matrimonio igualitario era “una ‘movida’ del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios”. Casi tres semanas después de enviada esa carta, los senadores debían dar la media sanción que faltaba; por ello pedía a las religiosas: “clamen al Señor” para que los legisladores no voten “movidos por el error o por situaciones de coyuntura sino según lo que la ley natural y la ley de Dios les señala”. Su apuesta más fuerte fue en los días inmediatamente anteriores al 14 de julio: ordenó que en las misas del domingo 11, desde los púlpitos, los sacerdotes convocaran a la “Marcha naranja” que el día anterior a la sesión se realizaría ante el Congreso. El evento era organizado, además, por un español, supernumerario del Opus Dei, llegado a la Argentina para la ocasión. Días después, se aprobaba la ley.

Tradiciones

A fuerza de repetición, Jorge Bergoglio volvió tradición dos momentos del año para sentar y reforzar lineamientos de la retórica antiaborto legal: el Día del Niño por Nacer (25 de marzo) y el de San Ramón Nonato (31 de agosto). En la primera de las fechas, este año será el primero en que, por su nuevo cargo, el jesuita faltará a su ya habitual homilía de “Un rosario por la vida”. En la segunda, celebrada el último día de agosto, Bergoglio solía fortalecer aún más sus ideas sobre derechos reproductivos. Su definición de “optar por la vida” nunca privilegió los derechos de las mujeres ni admitió la posibilidad del aborto no punible.

En 2007, el entonces cardenal hasta supo enlazar la actualidad policial más candente con su doctrina. La investigación por el asesinato de Nora Dalmasso se concentraba sobre su hijo. Bergoglio dijo: “Usted se asusta de eso, pero tenemos miles de madres que matan a sus hijos”. Agregó, para más Inri: “Hay miles de madres que matan a sus hijos. Descuiden, que dentro de unos años van a aprobar la libertad de los hijos de matar a sus padres”. En 2011, declarado por Benedicto XVI como “Año de la vida”, en una catedral algo poblada y ante fieles como el ex juez Hernán Bernasconi, la periodista Alicia Barrios y muchachos levantiscos identificados con el grupo de Cristo Rey, Bergoglio se lamentó por “esta anestesia que nos presenta esta civilización decadente” con sus “valores trastocados”. En cuestión de meses, el Congreso aprobaría la ley de matrimonio igualitario y el debate estaba en el aire; tan electrizado estaba el ambiente que aun la despenalización del aborto no parecía lejana. El arzobispo se angustiaba por la “gravedad moral y jurídica” de un posible debate sobre el aborto, dijo que la Virgen María “acompañó la vida que acababa de concebir”; que Jesús “nació sin ninguna comodidad, en situación de calle”. Que “si no amamos, caemos en el egoísmo y uno se enrosca en sí mismo, en acariciarse a sí mismo”.

El año pasado, cuando Macri se aprestaba a reglamentar el decreto sobre atención de abortos no punibles, tal como la Corte había mandado, Bergoglio no dudó: era “lamentable”. El aborto “nunca es la solución”, sentenció, y distorsionó los datos legales hasta asegurar que la reglamentación “amplía la despenalización del aborto cediendo a la presión del fallo de la Corte Suprema de la Nación”.

Bergoglio (hoy Papa Francisco I) deberá declarar por el robo de bebés 

por Informe Urbano / Radio PBA

Jueves, 14 de Marzo de 2013 01:28
El actual Papa junto al ex dictador argentino, Jorge Rafael Videla
El actual Papa junto al ex dictador
argentino, Jorge Rafael Videla
El subsecretario de Derechos Humanos de Argentina exigió que “no vuelva a decir que hace 10 años conoció los casos de apropiación de niños en la dictadura” debido a que “eso es imposible” ya que “nadie puede decir eso cuando las Abuelas de Plaza de Mayo hace 34 años que están en la búsqueda” (2011).
El cardenal Jorge Bergoglio deberá rendir cuentas ante la Justicia por el Plan Sistemático de Apropiación de Menores que se instauró durante la última dictadura, caso que comenzó a juzgarse a fines de febrero en Comodoro Py. La decisión del Tribunal Oral Federal 6 fue luego del pedido formulado por el fiscal Martín Niklison y el abogado Alejo Ramos Padilla para que sea citado como testigo en relación al caso Barati-De la Cuadra.
Al subsecretario de Derechos Humanos de la Nación, Luis Alem, sostuvo que Bergoglio en aquella época era provincial de los Jesuitas, la máxima autoridad de esa orden. Por lo tanto, manifestó que “es de suponer que, como con todos aquellos que cumplían una actuación importante, las víctimas hayan recurrido a él y le hayan planteado sus búsquedas” y que “debe haber tenido conocimiento de estas situaciones”.
En declaraciones a Radio Provincia, exigió que “no vuelva a decir que hace 10 años conoció los casos de apropiación de niños en la dictadura” debido a que “eso es imposible” ya que “nadie puede decir eso cuando las Abuelas de Plaza de Mayo hace 34 años que están en la búsqueda, en la época de Alfonsín llevó a conformar el Banco Nacional de Datos Genéticos, toda la trayectoria de recuperar 103 niños y con testigos que han declarado en el juicio por el plan sistemático diciendo que en aquella época habían recurrido a su intermediación”.
En este marco, Alem dijo que “es momento de que la Jerarquía Eclesiástica de su aporte sobre lo que sucedió en aquella época porque hasta ahora no lo han hecho”, por cuanto hay casos como el del sacerdote Cristian Von Wernich que se desempeñó como capellán de la Policía Bonaerense durante la dictadura condenado por crímenes de lesa humanidad con sentencia firma sobre el cual “la Iglesia no se ha pronunciado”.
Asimismo, el subsecretario de Derechos Humanos de la Nación expresó que “por la posición que ocupaba y por la repercusión que tuvieron estos casos es imposible que se haya enterado de estos casos hace 10 años” y anunció que “esperamos que aporte datos que permita saber más acerca del destino de los 400 hombres y mujeres que viven con su identidad cambiada e historia secuestrada”.
El funcionario informó que la Ley Procesal Penal le permite declarar por escrito ante el tribunal por ser el cardenal primado de la Argentina pero “también eso le impone una obligación mucho mayor”.
Por último, indicó que “esto no fue una dictadura solamente militar sino cívico militar que tuvo como objetivo instalar un modelo económico que tuvo como cabeza visible a José Alfredo Martínez de Hoz, utilizando el terror para disciplinar a todos los actores sociales que se podían oponer.”

‘The New York Times’ tilda al nuevo papa de conservador, homófobo y machista

En un artículo editorial, se describe al cardenal Bergoglio como cómplice de la dictadura de Videla y contrario al aborto, al matrimonio gay y a la ordenación de mujeres

PUBLICO MADRID 14/03/2013 13:25 Actualizado: 14/03/2013 13:42
El nuevo pontífice, Jorge Mario Bergoglio, ahora el papa Francisco, es un conservador teológico que respalda enérgicamente las posiciones del Vaticano contra el aborto, el matrimonio gay y la ordenación de mujeres, y fue un colaboracionista de la dictadura de Videla, según un artículo editorial publicado ayer en el diario The New York Times.

‘Guerra sucia’

Enfrentado a la izquierda argentina, según el artículo, se mostró menos enérgico en su oposición a la dictadura militar de Videla durante la década de 1970, cuando el país entró en crisis por un conflicto entre la derecha y la izquierda que se conoció como la ‘Guerra sucia’. Se le ha acusado de conocer los abusos de los militares y no hacer lo suficiente para detenerlos, por lo que más de 30.000 personas desaparecieron o fueron torturadas o asesinadas. Fue el encargado de supervisar las actividades de la orden jesuita en Argentina, desde 1973 hasta 1979, y su actuación durante la guerra sucia ha sido objeto de controversia, aseguran en el artículo.
Así, en 2005, poco antes del cónclave que elevó a Joseph Ratzinger como Papa, el cardenal Bergoglio fue demandado formalmente por un abogado argentino por ser cómplice en el secuestro de dos sacerdotes jesuitas que manifestaban abiertamente su postura en contra de la dictadura y que él había expulsado de la orden una semana antes de que desaparecieran. Aunque la demanda fue desestimada, el debate ha continuado, con la publicación de artículos de periodistas argentinos y libros que parecen contradecir la versión de Bergoglio, con la publicación de documentos de la época y declaraciones de los sacerdotes y laicos que se enfrentaron con el cardenal.
Bergoglio, que siempre había negado cualquier implicación con la dictadura, testificó en 2010 que se había reunido en secreto con Videla y Massera para pedir la liberación de los sacerdotes. Al año siguiente, la fiscalía lo llamó a declarar sobre el secuestro sistemático de niños por parte de la junta militar argentina, un asunto del que también ha sido acusado de conocer pero no evitar.
Además, Bergoglio era la máxima autoridad de la Conferencia Episcopal Argentina mientras la Iglesia argentina se enfrentaba al escándalo del reverendo Christian von Wernich, ex capellán de la policía de Buenos Aires, que fue acusado en 2005 de colaborar en interrogatorios, torturas y asesinatos de prisioneros durante la dictadura. Las autoridades de la iglesia sacaron al padre von Wernich fuera del país y lo enviaron a una parroquia en Chile, bajo un nombre falso, pero fue detenido y llevado de vuelta a Argentina para enjuiciarlo. Así, en 2007, fue declarado culpable de 7 cargos de complicidad en homicidio, más de 40 cargos de secuestro y más de 30 de tortura, y fue condenado a cadena perpetua. Según el NYT, al padre von Wernich se le permitió seguir celebrando misa en la cárcel, y el cardenal Bergoglio nunca emitió una disculpa formal en nombre de la iglesia, ni se pronunció directamente sobre el caso.

Matrimonio y adopción entre homosexuales

El artículo pone énfasis en el enfrentamiento que el cardenal Bergoglio ha tenido con el gobierno argentino en los últimos años, especialmente contra el ex presidente Néstor Kirchner y su sucesora y viuda, Cristina Fernández de Kirchner, sobre temas como el matrimonio gay, el aborto y la adopción de niños por parejas homosexuales.
Así, en 2010, el ahora pontífice máximo de la Iglesia católica describió la ley para legalizar el matrimonio y la adopción por parejas del mismo sexo como “una guerra contra Dios” y “una maniobra del diablo”. Una postura que Kirchner consideró como “medieval”.
 
¿Una iglesia sin papa?
Frei Betto
Escritor y asesor de movimentos sociais
Adital
Quien fue mi maestro de historia de la Iglesia, Eduardo Hoornaert, de quien fui alumno en el transcurso del estudio de la teología, ha hecho una propuesta osada, pero no descabellada: ¡una Iglesia Católica sin papa!
A primera vista parece una herejía. Tan impactante como si se hubiera propuesto, en el siglo 19, un Brasil sin emperador, una Rusia sin zar o Austria sin un rey.
El papado no es una institución de origen cristiano. La palabra ‘papa’ no figura en el Nuevo Testamento. Entresacar el papado de Mateo 16,18 (”Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”) es separar el texto del contexto. En los evangelios nada indica que Jesús pensó en instituir una dinastía apostólica.
Fue el obispo Eusebio de Cesarea, defensor de la política ‘globalizada’ del emperador Constantino, quien, en el siglo 4°, tuvo la iniciativa de redactar listas de sucesivos obispos para las principales ciudades del imperio romano, a fin de adaptar la estructura de la Iglesia al modelo imperial de sucesión de poderes. Fue Eusebio quien creó la figura de Pedro-papa.
La palabra ‘papa’ (pope), del griego popular del siglo 3°, deriva del latín ‘pater’ (padre) y expresa la estima de los cristianos por determinados obispos y sacerdotes. Llamar padre al sacerdote y pope (papa) al jefe religioso se volvió una costumbre en las iglesias católica y ortodoxa. Aún hoy en Rusia el pastor de la comunidad es llamado pope.
Cipriano, obispo de Cartago (248-258), fue el primero en ser llamado papa. En Roma dicho término sólo pasó a ser aplicado a su obispo a partir del siglo 6°, con el papa Julio 1°. Pero el colegio de obispos, o episcopado o conferencia episcopal, tiene raíz cristiana. Obispo equivale a ‘supervisor’ y es citado varias veces en el Nuevo Testamento (1 Tim 3,2; Ti 1,7; 1 Pe 2,25; Hch 20,29). Así como el sustantivo ‘episcopado’ (1 Tim 3,1).
Todo poder centralizado genera rivalidades. A partir del siglo 3° comenzó una agria disputa entre las cuatro metrópolis principales del imperio romano: Constantinopla (actual Estambul), Roma, Antioquía y Alejandría. Los obispos de esas ciudades eran conocidos como ‘patriarcas’.
Cipriano no admitió que el obispo de Roma ejerciese autoridad sobre él, obispo de Cartago. E insistió en que entre los obispos debería darse una “completa igualdad de funciones y de poder”.
Sin embargo Roma logró imponerse, sobre todo a partir de su alianza con el emperador germánico Carlos Magno, en el año 800. Lo cual tensionó sus relaciones con los patriarcas de Oriente e hizo inevitable el primer gran cisma de la Iglesia, en el 1052, que marca el principio de lo que hoy se conoce por Iglesia Católica (romana) por un lado, e Iglesia Ortodoxa por el otro.
El papado, heredero del legado imperial de Constantino, se volvió una monarquía absoluta (que sigue aún hoy), con poderes sobre reyes y emperadores (costumbre abolida). Esa estructura piramidal del poder empezó a parecerse a las otras estructuras análogas de la sociedad civil, caracterizadas por intrigas, traiciones, sobornos, nepotismo, negociaciones…, utilizando un lenguaje inentendible para los fieles (el latín) y cambiando el arte de convencer (o convertir) por la fuerza de la coerción (aterrorizar): culpa, inquisición, infierno, miedo, venta de indulgencias, etc.
Dicen que Stalin preguntó una vez cuántas divisiones tenía el ejército del papa. De hecho Roma, por su habilidad diplomática, salió victoriosa en innumerables contiendas con los principales poderes de Occidente. Toynbee llegó a afirmar que la Iglesia quedó afectada “por la embriaguez de la victoria”.
Encerrado en el Vaticano, el papa pasó a vivir en un ambiente irreal, rehén de una curia más interesada en el apego al poder que a la misión evangélica de llevar a todos los pueblos la palabra de Jesús.
La modernidad sacudió los cimientos de la Iglesia. La libertad de conciencia, el avance de las ciencias, las nuevas tecnologías, el pluralismo ideológico, todo esto desmitificó el papado. Pío 9, en un arrebato de desesperación, llegó a promulgar el controvertido dogma de la infalibilidad papal, como si la historia no registrase demasiada falibilidad en papas que aprobaron torturas, sentencias de muerte, asesinatos, simonía, adulterio, etc.
León 13 cambió la estrategia de la Iglesia y la alió a los más fuertes, al lado de los cuales Benedicto 15 celebró el fin de la Primera Guerra Mundial. Pío 11 apoyó a Mussolini, a Hitler y a Franco. Pío 12 calló ante los crímenes de lesa humanidad del nazifascismo.
El ciclo se atemperó con Juan 23 y en cierto modo con Pablo 6°, que condenó la guerra de Vietnam y la dictadura militar brasileña. Pero continuó con el apoyo de Juan Pablo 2° a la dictadura de Pinochet en Chile y a la política agresora de Reagan contra la Nicaragua sandinista. Benedicto 16 calló ante los recientes golpes de Estado en Honduras y Paraguay.
Al contrario de la institución del papado, la del episcopado merece aplausos, sobre todo en América Latina entre 1960 y 1990, con los obispos mártires (Angelelli, Romero, Gerardi) y confesores (Helder Cámara, Casaldáliga, Proaño, Arns, Padim, Méndez Arceo, Samuel Ruiz, etc.).
El concilio Vaticano 2° intentó valorar más los poderes de los obispos y reducir el del papa. Hoornaert pregunta: “¿Puede Francia subsistir sin rey, Inglaterra sin reina, Rusia sin el zar, o Irán sin el ayatola? La misma historia se encarga de dar la respuesta”, dice.
Antes o después la Iglesia tendrá que democratizar su estructura de poder, haciéndola más colegiada. Lo que se discute no es la figura del papa sino la estructura del papado.
En las cartas que escribió durante el Vaticano 2°, ya publicadas, Don Helder dice que soñó que el papa había enloquecido, lanzó su tiara al río Tíber y prendió fuego al Vaticano. En opinión del exarzobispo de Olinda y Recife, el papa debiera donar el Vaticano a la Unesco como patrimonio cultural de la humanidad, y pasar a residir en un lugar más acorde con su condición de sucesor de un pescador de Galilea y representante en la tierra de Aquel que no tenía ni una piedra en que reclinar la cabeza.
Frei Betto es escritor, autor de “Cartas desde la cárcel”, entre otros libros. (11 de marzo 2013). www.freibetto.org/ – twitter:@freibetto.
Copyright 2013 – Frei Betto – No es permitida la reproducción de este artículo por cualquier medio, electrónico o impreso, sin autorización. Le invitamos a que se suscriba a todos los artículos de Frei Betto; de este modo usted los recibirá directamente en su correo electrónico. Contacto – MHPAL – Agência Literária (mhpal@terra.com.br)
Traducción de J.L.Burguet

El ocaso del catolicismo: la elección de Jorge Mario Bergoglio como nueva cabeza de la Iglesia Católica 

por Alfredo Elizondo*

Jueves, 14 de Marzo de 2013 19:42
El ocaso del catolicismo: la elección de Jorge Mario Bergoglio como nueva cabeza de la Iglesia Católica
Bergoglio carga tras de sí acusaciones de colaboracionismo con la dictadura militar en argentina durante los 70’s, entrega de dos sacerdotes de su propia orden a los militares y conservadurismo extremo…
La elección de Begoglio ha sido anunciada con bombo y platillo por las autoridades del Vaticano, la prensa burguesa latinoamericana resalta en sus encabezados el hecho de que el ahora Papa Francisco I es el primer personaje nacido en América Latina en ser electo el “sumo pontífice”. Sin embargo, Bergoglio carga tras de sí acusaciones de colaboracionismo con la dictadura militar en argentina durante los 70’s, entrega de dos sacerdotes de su propia orden a los militares y conservadurismo extremo, al grado de tildar a la legislación en torno a los matrimonios entre personas del mismo sexo como “una guerra contra Dios”. Su elección más que un signo de fortaleza y apertura de Roma es más bien el intento desesperado de refugiarse en un subcontinente donde se concentra la mayor cantidad de feligreses en el mundo, 501 millones en América Latina.
Jorge Mario Bergoglio nació el 17 de diciembre de 1936 en Buenos Aires, Argentina, es hijo de un matrimonio de italianos, Mario Bergoglio, empleado ferroviario y Regina Bergoglio. Su formación académica fue de técnico químico aunque finalmente se decidió por el sacerdocio. Para 1958 ingresa a la Compañía de Jesús, estando en Chile y España. Se le ha caracterizado como un sacerdote apegado al poder militar durante la dictadura y poco seguidor de las tendencias “innovadoras” dentro de la Iglesia Católica.
Bajo los anteriores parámetros el artículo presenta, en primera instancia, un primer acercamiento a la Compañía de Jesús y su historia en América Latina, en segundo lugar un recuento de la actuación de Bergoglio durante la dictadura militar en argentina para continuar con el contexto en el que se encuentra la élite católica ante la elección del nuevo Papa y finalizando con un recuento crítico de la polémica entre marxismo y la religión.
La Compañía de Jesús en América Latina
Fundada en 1540 por Ignacio de Loyola, la Compañía de Jesús, o los jesuitas, se ha caracterizado por ser un ala dentro de la Iglesia Católica con fuerte arraigo en la defensa de los pobres y oprimidos. En 1549 llegan al continente americano, a las costas de Brasil, para comenzar sus misiones de evangelización a lo largo del continente, destacándose particularmente en la defensa de los indígenas contra los abusos de la administración de los peninsulares en el continente.
Para 1767 son desterrados del continente por la corona española que veía un peligro inminente de la orden debido a sus raíces entre los indígenas y castas así como su apego a la defensa del Papado, en detrimento del deseo de la corona de fortalecer su dominio por encima de la Iglesia y el Papa.  La orden es disuelta hasta que el Papa Pío VII decide restaurar la orden ante el influjo de la revolución francesa, las guerras napoleónicas y las guerras de independencia en América Latina.
Particularmente los jesuitas se han caracterizado en el continente por su labor educativa y de defensa de los desprotegidos, como por ejemplo, sacerdotes que participaron en la defensa de personas en procesos como las dictaduras militares en diferentes países del sur del continente (como el mencionado caso de Argentina) así como en los conflictos impulsados por el imperialismo norteamericano como la guerra civil en El Salvador, y fundamentalmente con una doctrina progresista surgida del continente, la Teología de la liberación, bajo la censura, por ejemplo, del Papa Juan Pablo II y del encargado de enfrentar y expulsar a varios sacerdotes de la teología de la liberación, Ratzinger.[1] A continuación analizaremos el actuar de Bergoglio como sacerdote y luego como autoridad eclesiástica en Argentina, lejos de parecerse a algunos de sus predecesores progresistas o contemporáneos combativos, el Papa Francisco es parte del ala reaccionaria de la Compañía de Jesús en el continente.
Begoglio en la dictadura militar argentina
Sin duda uno de los acontecimientos más reaccionarios y dolorosos del continente fueron las dictaduras patrocinadas por el imperialismo norteamericano el siglo pasado. La dictadura argentina que ocurrió durante 1976 a 1983 fue un proceso donde ante la posibilidad del avance revolucionario las fuerzas reaccionarias encabezadas por los militares argentinos, específicamente al mando del Teniente Gral. Jorge Rafael Videla y el Almirante Eduardo Emilio Massera,decidieron deponer a Isabel Perón y asumir el control del gobierno, iniciando sus actividades reaccionarias con la suspensión de la actividad política, la suspensión de los derechos de los trabajadores, intervención en los sindicatos, prohibición de las huelgas, disolución del Congreso, disolución de los partidos políticos, destitución de los miembros de la Corte Suprema de Justicia, quema miles de libros y revistas considerados peligrosos, censura los medios de comunicación y el inicio de una guerra sucia que incluyó detenciones arbitrarias, tortura y asesinato de opositores.[2]
Dentro de ese horrendo cuadro el entonces cardenal Bergogliojugó un papel importante en ser comparsa del régimen al permitir detenciones de sacerdotes de la propia compañía de Jesús, Orlando Yorio y Francisco Jalics, a quienes retiró apoyo para que los militares procedieran a su detención.[3] Posteriormente ambos sacerdotes fueron liberados pero no reconocen en Bergoglio a alguien que haya abogado por su causa sino más bien alguien que no movió ni un dedo no solo por ellos sino por otros sacerdotes y seminaristas también detenidos por los militares reaccionarios.
Adicionalmente las Madres de la Plaza de Mayo, aquél grupo de mujeres que ante la inacción de las autoridades por esclarecer las desapariciones de sus hijos decidieron organizarse e iniciar un movimiento para localizar a sus hijos y lograr el castigo contra los responsables de los crímenes cometidos durante la dictadura, acusaron a Bergoglio de hacer caso omiso de sus peticiones y complicidad en el secuestro de niños de desaparecidos por parte de los militares, en un documento difundido ante la decisión del gobierno de Carlos Menem de indultar a los genocidas las Madres señalaron lo siguiente:
La Iglesia que se calló ante los crímenes aberrantes, la que participó activamente en la tortura de nuestros hijos, no es la iglesia del pueblo, la de los padres palotinos, Mugica y Angelelli”.“La que colaboró, la que nos mintió, la que nos dio la espalda es la Iglesia de Bergoglio y la derecha, la que apaña a los curas violadores, la que se queda muda ante el juicio a Von Wernich, pero vomita todo su odio cuando se habla de aborto”,
Incluso el propio Videla, ahora condenado a 50 años de prisión, afirma que la Iglesia sabía perfectamente de las acciones ejecutadas por los militares.[4] Ese es el rostro verdadero del ahora Papa Francisco, un cómplice de las fuerzas reaccionaras que se escudó bajo la teoría de que en caso de no sostenerse la dictadura militar “su fracaso llevaría, con mucha probabilidad, al marxismo”.
De las últimas acciones nefastas de Bergoglio antes de ser electo se encuentra el señalamiento puntual hacia las mujeres, en 2007, ante la elección de Cristina F. de Kirchner, señalando lo siguiente:
Finalmente, está el caso de su oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo, denominando a la legislación impulsada por los Kirchner “una guerra contra Dios” y “una maniobra del diablo”[5], siendo señalado por la presidenta argentina como un ministro con una postura medieval.
La elección de Bergoglio, movimiento estratégico del Vaticano
A Bergoglio no se le consideraba como favorito hasta hace unos días, sin embargo, su elección lejos de ser signo de “suerte” se enmarca en la crisis profunda de un catolicismo golpeado por acusaciones de protección de pederastia, negocios turbios y enriquecimiento ilícito además de homosexualidad dentro de sus filas (sin que ello sea un crimen). Los siguientes factores resultan relevantes en términos de la decisión tomada por los 115 cardenales que han elegido a Bergoglio como nuevo Papa:
  • América Latina es la región del mundo que concentra a la mayor cantidad de católicos en el mundo[6], la estrategia de fomentar un “patrioterismo latinoamericano” por la elección de un Papa del continente no está del todo descartada, particularmente por la peculiaridad de realizar algo parecido a lo hecho por Juan Pablo II contra la URSS (como el financiamiento del movimiento solidaridad de Lech Walesa), pero ahora aplicado contra los gobiernos de izquierda latinoamericanos, huelga decir que una estrategia similar fracasaría debido a que los gobierno emanados de la izquierda no son dictaduras, como la prensa burguesa busca mostrarlos, sino con gran apoyo popular donde un colaborador de una dictadura no tendría mucha cabida:
  • Ante las acusaciones de crímenes cometidos por sacerdotes y el aparato eclesiástico y la renuncia de Ratzinger es necesario renovar la imagen de la Iglesia, algo que resulta realmente complicado con los antecedentes de Begoglio.
Veremos en los próximos días cuáles serán los primeros movimientos del Papa Francisco y sobre todo su relación hacia América Latina donde, por ejemplo, comienza con bastantes dudas y críticas, comenzando por el abucheo generalizado en su propio país.[7]
Nuevamente Marxismo y Religión
En numerosas ocasiones, desde la célebre frase de Karl Marx, “la religión es el opio del pueblo”, ha existido una polémica entre la Iglesia y el Marxismo. Huelga decir que el marxismo revolucionario no deja de reconocer el papel revolucionario de la doctrina católica en su momento, pero también ha señalado su caducidad y apego al poder de la burguesía. Particularmente en el hecho de ofrecer un consuelo en la tierra y un paraíso mientras que día a día sus feligreses sufren de la explotación y represión por parte del capitalismo.
Reiterando dicha posición, la intención del presente artículo es hacer presente cuál es el perfil del nuevo Papa y sobre todo su deleznable pasado. Ello no quiere decir que se plantea un reclamo a los feligreses, sino más bien al análisis de la Iglesia que es la cabeza de la doctrina, una institución por demás podrida. Haciendo alusión a la frase del Che Guevara, “si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante” sin importar si es católico o de alguna otra religión, pero sobre todo es necesario considerar los factores aquí expuestos ante la bancarrota de la iglesia católica.
Castigo para los culpables de los crímenes cometidos contra revolucionarios y el pueblo argentino, incluido si así se demuestra, Jorge Mario Bergoglio.
Nuestra solidaridad con el pueblo argentino y las Madres de la Plaza de Mayo que han dado una lucha tan larga pero sin descanso.
Justicia para las víctimas de las dictaduras militares en nuestro continente.

*El autor es miembro de La Izquierda Socialista, sección mexicana de la Corriente Marxista Internacional < http://www.laizquierdasocialista.org/>
[1]APF, Jesuitas latinoamericanos establecieron impronta de justicia, 13 de Marzo de 2013, extraído de http://noticias.terra.com.mx/mundo/america-latina/jesuitas-latinoamericanos-establecieron-impronta-de-justicia,c7ca03c5cb56d310VgnCLD2000000ec6eb0aRCRD.html
[3]Verbitsky, Horacio, La llaga abierta, ¿Padre que hiciste tú durante la guerra sucia?, Página 12, 9 de mayo de 1999. http://www.pagina12.com.ar/1999/99-05/99-05-09/pag13.htm
[4]La Gaceta, Videla dijo que la Iglesia sabía de los desaparecidos.http://www.lagaceta.com.ar/nota/502025/politica/videla-dijo-iglesia-sabia-desaparecidos.html
[5]La carta completa de Bergoglio a las monjas carmelitas. http://tn.com.ar/politica/la-carta-completa-de-bergoglio_038363
[7] Urgente24, Militantes K abuchearon a Bergoglio y Cristina solo le deseó “suerte”.http://www.urgente24.com/211818-militantes-k-abuchearon-a-bergoglio-y-cristina-solo-le-deseo-suerte

Luis Zamora: “Bergoglio trató a los jesuitas de subversivos”

MDZOL

A fines de 2011 el abogado querellante y ex diputado de izquierda Luis Zamora interrogó al entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio en relación al secuestro de dos curas jesuitas en tiempos de la dictadura militar. MDZ Radio habló con Zamora con respecto al tema.Los sacerdotes jesuitas Orlando Yorio y Francisco Jalics fueron secuestrados a pocos días después de instalarse en el país la dictadura militar de 1976. Por el hecho, en 2010 le llegaron al abogado Luis Zamora antecedentes que vinculaban al cardenal Jorge Mario Bergoglio con el episodio.Los curas antes mencionados, al momento de ser secuestrados, dependían de Bergoglio pues el cardenal era el superior de los jesuitas en la región. Según Zamora y otros querellantes, el ahora papa Francisco quedó directamente implicado en el episodio por sus declaraciones, ya que en opinión del ex diputado izquierdista el prelado “mintió”, al mostrarse reticente con la información al respecto de su conocimiento sobre la suerte de sus subordinados.

Zamora, en la entrevista a MDZ Radio, explica que el cardenal no pudo justificar por qué esos dos sacerdotes quedaron en una situación de desamparo y expuestos. Además, según cotejos con los dichos de Bergoglio y posteriores declaraciones de los militares dirigentes de facto Jorge Rafael Videla y Emilio Eduardo Massera, se contradicen las versiones porque mientras el cardenal adujo que nunca había tenido oportunidad de reclamar por la suerte de sus jesuitas ante la cúpula militar, Videla y Massera lo mencionan en un par de reuniones que ellos tuvieron con la dirigencia católica de la época.

En cambio, Bergoglio dijo que por allegados al poder se enteró de que Jalics y Yorio estaban secuestrados en dependencias de la Escuela de Mecánica de la Armada. Según su versión, el sólo le comunicó la situación a sus superiores.

Según Zamora, el actual papa Francisco habría sindicado a Jalics y Yorio como elementos de acciones subversivos, algo que Jorge Mario Bergoglio se encargó de desmentir posteriormente en su libro “El Jesuita”.

Sucesión vaticana: El prontuario de la asamblea papal

Pablo Rieznik (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

En momentos en que cerramos la edición de Prensa Obrera se anunciaba que el ex arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, es el nuevo Papa. No figuraba entre los candidatos más probables. Benedicto XVI había renunciado como consecuencia de una onda incontenible de escándalos y corruptelas en el Vaticano. Bergoglio ya había obtenido en el cónclave anterior una altísima votación, en oposición a Ratzinger, por quien manifestaba un gran rechazo.El ahora Francisco I emerge cuando numerosos obispos son reclamados por los tribunales del mundo por su complicidad en los crímenes más aberrantes contra miles de niños y jóvenes en una geografía muy extendida. Un jesuita al frente del Vaticano es una novedad. En América Latina representa al bloque anti-bolivariano, que llega a la cúspide enseguida de la muerte de Chávez. El kirchnerismo le ha pegado duro y lo ha acusado de complicidad con los Videla, mientras Bergoglio hacía lo suyo patrocinando los cacerolazos. La crisis abierta con la sucesión de Benedicto, que ahora tiene su costado “argentino”, quedará planteada con amplitud. Va a haber mucha tela para cortar, “urbi et orbi”.Signo de los tiempos. El bastión del oscurantismo y la reacción se desmorona, dejando expuesta una podredumbre sin límites. El propio cónclave, consagrado a la elección del nuevo Papa, comenzó sus sesiones condicionado por el “informe secreto” que habría motivado la renuncia de Benedicto, el cual contendría revelaciones lapidarias sobre el involucramiento de la cúpula de sotana en los más aberrantes crímenes y latrocinios.

Cuanto más se acercaba el cónclave y su pompa fastuosa y decadente, más crecían “las voces maliciosas que hablan de causas judiciales, escándalos cajoneados o incompatibilidades de uno u otro de las candidatos al sillón de Pedro”. Los enjuagues que rodean el rito formal de la elección “secreta” del sucesor de Benedicto podrían, según el mismo vaticanista, tener un efecto simplemente “devastador”, según lo estampó en su nota en la primera plana de Corriere de la Sera. El hombre confirmó que los propios electores no pudieron conocer el “informe secreto” y que el “secretismo” se ha transformado en explosivo, porque ni siquiera el poco más de un centenar de electores que lo integran conocen lo que está en manos de un puñado de personas de la curia romana, cuya información “puede ser utilizada para culpar a uno u otro candidato, para influir una tendencia o directamente condicionar el resultado del cónclave”.

El día anterior, otro diario italiano, La Repubblica, hizo conocer las declaraciones de un hombre de la “Santa Sede” que, sin dar a conocer su nombre, hizo saber que existe un gran número de funcionarios que poseen más documentos no revelados sobre las más variadas trapisondas y crímenes, que podrían ver la luz si se elige un Papa que no encare una gran “limpieza” en la cima del poder eclesiástico. Pese a todo lo que se conoce, entonces, la cosa recién comienza.

En estas condiciones, la asamblea reunida para decidir la sucesión papal se parece más a una reunión de Alí Babá y sus compinches que a la reunión de un grupo de gerontes con aire celestial. Lo confirma el hecho de que luego de la renuncia de Benedicto se conocieron los movimientos de numerosas asociaciones de víctimas de curas pedófilos que reclamaban que fueran separados del cónclave algunos de sus conspicuos representantes.

Es el caso revelado por un editorial del diario mexicano La Jornada, de la Red de Sobrevivientes de los Abusados por Sacerdotes, que presentó un lista de doce cardenales señalados por haber encubierto a curas pederastas, y pidierion a la Iglesia su exclusión de la asamblea papal. En México, un grupo de víctimas de pederastia reclamó que se hiciera lo propio con el arzobispo primado Rivera Carrera, protector del capo de tutti capi en esta materia, y su compatriota Marcial Maciel, titular de la comunidad Legionarios de Cristo. Otro grupo similar, esta vez en Italia, solicitó lo mismo en relación con el cardenal italiano Domenico Calcagno, presidente de la Administración del Patrimonio de la Santa Sede y protegido del cardenal Tarcisio Bertone, a cargo de la “Sede Vacante” desde la renuncia de Benedicto. Don Calcagno está acusado de proteger a un violador serial de la región de Liguria. Antes, un movimiento similar se había presentado en Estados Unidos contra el cardenal Roger Mahony. Nadie les dio pelota. Rivera Carrera, Calcagno y Mahony… votan ahora en Roma.

Bajo este clima, algún comentarista caracterizó al cónclave de estos días como propio de la Omertá (como se designan los pactos de silencio en la mafia). Los trascendidos indicaron que las fracciones en pugna de la curia romana habrían acordado una suerte de protección mutua, agrupándose detrás de la figura del arzobispo de San Pablo -Odilio Scherer-, que sería proyectado como un nuevo jefe renovador a cambio de repartir los puestos clave de la cúpula de la Sede entre quienes lo apoyen. El hombre no sólo es definido como uno más de los “conservadores”, sino que conoce los entresijos de sus congéneres romanos porque hace tiempo que detenta un cargo en el disputado Banco del Vaticano.

Otro bloque estaría integrado por los norteamericanos y alemanes, los mayores financistas del Vaticano, que pretenden disputar los puestos de la cúpula con sus pares italianos, planteando una limpieza de la dirección vaticana. Se valdrían para esto, sin embargo, de un papable…. italiano, enfrentado a las camarillas más poderosas de la Curia Romana, bajo el manto de los arzobipos Tarcisio Bertone y Angelo Sodano. Se trata del arzobispo de Milán, Angelo Scola, un hombre de Comunidad y Liberación, una trenza derechista encumbrada durante el papado de Juan Pablo II. Ambos bloques, sin embargo, habrían llegado al cónclave sin conseguir los votos necesarios (77) para ungir al sucesor de Benedicto. En la negociata que precede a la fumata que anuncia la marcha de la reunión se verá cómo termina la historia. O mejor dicho, cómo comienza: los especialistas auguran un papado de “transición” y una guerra larvada que no quedará concluida con la elección del nuevo mandamás. Signo de los tiempos. Veinte años atrás, la Iglesia parecía renacer detrás de la novedad de un Papa polaco, que se forjó su fama como “viajero” y “carismático”, bendiciendo la restauración luego de la caída del muro de Berlín y la disolución de la ex URSS. El Vaticano y el imperialismo celebraban una conquista que el capital suponía una cura histórica para sus propios males. Dos décadas después, en la mayor crisis de su historia, con una Europa que se cae a pedazos, en el centro del viejo continente, la Iglesia acompaña el proceso con un colapso lleno de inmundicia. Nada celestial. Signo de los tiempos en una época de viraje histórico.

El Vaticano en alianza impía en las Naciones Unidas 

por CONFEDERACIÓN SINDICAL INTERNACIONAL (CSI)

Jueves, 14 de Marzo de 2013 22:14
El Vaticano en alianza impía en las Naciones Unidas
La CSI ha escrito al Vaticano solicitándole que ponga fin a su campaña para impedir que las Naciones Unidas adopten unas normas más estrictas con relación a la violencia contra las mujeres en la reunión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU…
“Es escandaloso que el Vaticano encabece una alianza impía, con Irán, para impedir que la ONU tome medidas para proteger a las mujeres y a las niñas de la violencia”, ha dicho Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI. “Cientos de millones de mujeres han sido víctimas de la violencia, de agresiones y de la mutilación genital, y cientos de millones más lo serán si los Gobiernos, encabezados por la ONU, no intensifican las medidas.
Es inadmisible que en los tiempos modernos en que vivimos prevalezca la idea de que, de alguna manera, “las prácticas culturales o religiosas” pueden utilizarse como excusa para la violencia, la tortura, la mutilación o el asesinato. Solicitamos al Vaticano y a sus aliados gubernamentales que abandonen su oposición a la plena protección para las niñas y las mujeres.”

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s