Indigenas de la Orinoquia se desafilian de la Onic

Deja un comentario


Una imagen de la vasta Orinoquía Colombiana

Delegados de diecinueve pueblos de la Orinoquía de Colombia anunciaron su decisión de desafiliarse de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) y conducir sus procesos de manera autónoma e independiente.

Informan que la decisión se adoptó en un cónclave realizado en Orocué, Casanare, territorio ancestral del pueblo Sáliba a mediados de enero, en el marco de “un proceso de integración que nos congrega como Orinoquía, con nuestra propia agenda, tiempos, temáticas, objetivos y tareas para darle legitimidad y legalidad a esta decisión”.

Señalan que ante la situación de exterminio propiciada por el modelo capitalista-extractivo y que amenaza agravar sus condiciones de vida con las locomotoras de desarrollo que impulsa el gobierno ellos no se rinden ni claudicarán. Por el contrario, no dejarán de luchar y organizarse para la pervivencia.

Precisan que han decidido constituir su propia organización regional-nacional, para defender sus territorios, exigir el goce efectivo de sus  derechos y proyectar un mejor futuro, fundamentado en el Buen vivir. En consecuencia asumen el reto de ser los voceros de su propia realidad y los protagonistas de su propio futuro.

Los pueblos representados corresponden a: Amorúa, Achagua, Sáliba, Sikuani, Piapoco, Kuiva Wamonae, Piaroa, Curripaco, U´wa, Betoy, Hitnú, Maibén Masiguare, Tsriripu, Yaruros, Wipiwi, Yamaleros, Puinave, Makaguán y Mapayerrys de la Orinoquía.

También participaron organizaciones departamentales indígenas de los cuatro departamentos de los llanos orientales (UNUMA, CRIVI, ORIC y ASCATIDAR).

La Orinoquía es una región geográfica de Colombia determinada por la cuenca del río Orinoco, también conocida como Llanos Orientales. Según la Wikipedia las subregiones naturales de la Orinoquía colombiana son el Piedemonte llanero, las Llanuras del Meta, las Llanuras del Guaviare, los Pantanos del Arauca y la Serranía de la Macarena.

A continuación el texto completo del comunicado:

Pueblos Indígena de la Orinoquia deciden desafiliarse de la ONIC y orientar sus propios procesos Autónomamente

  • INSTITUCIONES GUBERNAMENTALES DEL ORDEN NACIONAL, REGIONAL Y DEPARTAMENTAL
  • CORTE CONSTITUCIONAL DE COLOMBIA
  • ORGANIZACIONES INDÍGENAS ZONALES, DEPARTAMENTALES Y REGIONALES DEL PAÍS
  • ORGANIZACIONES SOCIALES, NACIONALES E INTERNACIONALES, AMIGAS DE LOS INDÍGENAS DE LA ORINOQUÍA
  • ESTAMENTOS ECLESIÁSTICOS, CIVILES Y MILITARES
  • UNIVERSIDADES, CENTROS ACADÉMICOS E INTELECTUALES AMIGOS
  • PROCESOS, MOVIMIENTOS Y ORGANIZACIONES POPULARES QUE DEFIENDEN EL TERRITORIO
  • MEDIOS DE COMUNICACIÓN ALIADOS
  • OPINIÓN PÚBLICA EN GENERAL

REFERENCIA: COMUNICADO SOBRE SITUACIÓN POLÍTICA Y ORGANIZATIVA PUEBLOS INDÍGENAS DE LA ORINOQUÍA COLOMBIANA.

Las autoridades indígenas tradicionales, políticas y administrativas de la Orinoquía Colombiana, los delegados oficiales de los 19 pueblos Amorúa, Achagua, Sáliba, Sikuani, Piapoco, Kuiva Wamonae, Piaroa, Curripaco, U´wa, Betoy, Hitnú, Maibén Masiguare, Tsriripu, Yaruros, Wipiwi, Yamaleros, Puinave, Makaguán y Mapayerrys de nuestra región, así como las organizaciones departamentales indígenas de los 4 departamentos de los llanos orientales (UNUMA, CRIVI, ORIC y ASCATIDAR), nos reunimos para construir las alternativas y rutas de nuestro futuro común como pueblos indígenas del llano, en Orocué, Casanare, territorio ancestral del pueblo Sáliba, comunicamos lo siguiente:

Nuestra pervivencia como pueblos originarios de los llanos y la sabanas de Colombia, ese sueño y esa visión por la cual vivieron, lucharon y murieron nuestros ancestros, dejándola grabada en la memoria colectiva de sus descendientes, hoy no se encuentra garantizada. Por el contrario, cada día vemos morir a nuestros hermanos, sumidos en el más rotundo empobrecimiento, abandonados por el estado, arrinconados y atropellados por el desarrollo de la sociedad mayoritaria, en nombre del cual se justifica la nueva colonización y avasallamiento de los territorios indígenas.

La cotidianidad con la cual se produce la discriminación, el hambre, el desplazamiento, las muertes selectivas de líderes, los engaños y atropellos de las empresas petroleras, ha hecho que las instituciones oficiales, los medios de comunicación y la sociedad en su conjunto se acostumbren a ella, insolidarizándose con los pueblos indígenas que la vivimos todos los días en el territorio.

El hecho de que la mayoría de los pueblos en riesgo de exterminio físico y cultural se encuentren en la Orinoquía, ya sea por la fragilidad demográfica o por los elementos descritos en el auto 004 de 2009 de la Corte Constitucional, tales como el conflicto armado o el modelo de desarrollo, prueba verazmente que lo que denunciamos y alrededor de los cual nos movilizamos, es decir la garantía de la pervivencia y el goce efectivo de todos nuestros derechos individuales y colectivos en un marco de dignidad y de igualdad material, es una lucha justa, necesaria e impostergable.

El modelo de desarrollo capitalista-extractivo que históricamente han impulsado y privilegiado los gobiernos de turno, ha dejado su huella de miseria en nuestros territorio y en nuestros pueblos, como un huracán de la muerte y desolación con el que unos cuantos se enriquecen a costa del empobrecimiento y la desaparición de otros, así como de las infamias y maltratos a la madre tierra. Ahora, con la puesta en marcha de las locomotoras del desarrollo a través de instrumentos como el plan nacional de desarrollo, la ley 1450 de 2012 o el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, se va a profundizar nuestro exterminio y se va a dar un mazazo a nuestros anhelos de pervivir y a nuestros procesos organizativos.

No obstante, no nos rendimos ni claudicamos. Por el contrario, levantamos nuestros arcos y flechas, apelamos a nuestra sabiduría ancestral y a nuestra memoria combativa de dignidad para decirle al país y al mundo, que los indios de la Orinoquía no dejamos de luchar y de organizarnos para la pervivencia.

Es así como con orgullo les comunicamos que, de manera absolutamente independiente, desde nuestra autonomía e identidad, hemos decidido constituir nuestra propia organización regional-nacional, en la cual articularnos para la defensa de nuestros territorios y nuestra pervivencia, para exigir el goce efectivo de nuestros derechos y para proyectar un mejor futuro, fundamentado en el Buen vivir, para los indígenas que la constituimos y para los que se adhieran a este sueño en los años venideros. Es un proceso de integración que nos congrega como Orinoquía, con nuestra propia agenda, tiempos, temáticas, objetivos y tareas para darle legitimidad y legalidad a esta decisión.

Asumimos, en consecuencia, el reto de ser los voceros de nuestra propia realidad y los protagonistas de nuestro propio futuro, desafiliándonos de la estructura orgánica de la Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC.

Durante 30 años caminamos bajo la tutela de nuestra querida Organización Nacional ONIC, haciéndola crecer, realzándola, honrándola y queriéndola como se quiere a la madre. Aprendimos de su mano los principios de unidad, autonomía, territorio y cultura, los hicimos nuestros. Pero hoy, 30 años después, creemos que llegó la hora de recorrer un sendero propio, de irse de la casa como se van los hijos cuando se hacen grandes y hacen sus propios hogares, no por odios sino por el sueño de construir historia propia. No hay rencores, venganzas ni malos sentimientos en nuestra decisión; todo lo contrario, hay gratitud y reconocimiento de nuestra parte por todo lo recibido y lo aprendido. Nos vamos bien.

Desde ya, los y las invitamos con fraternidad, aprecio y calor organizativo a que tomen parte del congreso fundacional de nuestra nueva estructura política y organizativa que tendrá lugar en el mes de Junio en la ciudad de Villavicencio, territorio ancestral del pueblo sikuani.

Todo lo relacionado con los asuntos de los Pueblos Indígenas de la Orinoquía, mientras no se lleve a cabo nuestro congreso de integración y fundación de nuestra organización, se comunicarán y/o facilitarán a través del equipo técnico y político de la Orinoquía que tendrá la facultad de interlocutar y representarnos transitoriamente.

Extendemos nuestros deseos que el trabajo y la prosperidad los acompañe a todos y que sigamos recorriendo los caminos de la defensa de la vida, el territorio y la dignidad, sendero en el cual, con toda seguridad, nos seguiremos encontrando.

Orocué, Casanare, enero 14 de 2012.

Pueblos, Autoridades y Organizaciones Indígenas de la Orinoquia Colombiana

—-
Fuente: Comunicaciones Orinoquía. Visibilizando las realidades de nuestros pueblos

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s