Pronunciamientos de los movimientos sociales en favor de la construcción de la Paz

Deja un comentario

Los distintos sectores de la sociedad civil se pronuncian sobre los diálogos de Paz en colombia…

Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012

Documentos paz, agosto 2012

1. Comité Permanente por la defensa de los Derechos Humanos

UN PROCESO DE DIALOGO DEBE TENER COMO BASE LA NO CONTINUIDAD DE LAS HOSTILIDADES Y PARTICIPACIÓN INFORMADA DE LA SOCIEDAD CIVIL

Comité Permanente Por la Defensa de los Derechos Humanos (CPDH), como escenario que desde 1979, trabaja por la salida política negociada al conflicto social y armado, el respeto a las libertades democráticas y el Derecho Internacional Humanitario, se permite expresar a la opinión pública nacional e internacional que:

1. Expresa su apoyo y participación, frente a los anuncios recientes de inicio de las “conversaciones exploratorias”, en la Habana Cuba, entre la insurgencia de las FARC- EP y el Gobierno Nacional, las cuales, deben tener como objeto un dialogo a favor de la paz, la solución política del actual conflicto social y armado que vive el país. Así, como también invitamos a vincular y apoyar los esfuerzos de diálogo con la guerrilla del ELN y sus propuestas de acercamiento.

2. De manera positiva el señor presidente de la República Juan Manuel Santos ha mencionado como necesario “No cometer errores del pasado”, situación que constituye un importante aporte, a objeto de evitar repetir la historia de pasados procesos fallido de paz, como lo fueron los procesos de Caracas, Tlaxcala, Maguncia, Casa verde y San Vicente del Caguán, los cuales estuvieron caracterizados por constantes provocaciones de sectores interesados en la economía de guerra, la política de impunidad y la no solución de los problemas estructurales que aquejan a la mayoría de la población Colombiana.

3. En la actualidad, continúan los bombardeos indiscriminados, la transgresión del principio de distinción, las afectaciones a la población civil, ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzadas, el desplazamiento forzado, especialmente en zonas de consolidación, junto con una aguda crisis carcelaria que afecta de manera especial a las prisioneras y prisioneros políticos. Manifestamos nuestra preocupación frente al inicio de una negociación con las guerrillas y el gobierno, en medio de la continuidad de las hostilidades.

4. Que la política de paz, no puede partir de la idea de la rendición, desmovilización o la derrota militar de ninguna de las partes inmersas en el conflicto armado. Por el contrario, una política de paz debe tener como base, la generación de las garantías políticas a la oposición, el cese de la estigmatización a la protesta social cuando se les señala de terroristas o infiltradas por la insurgencia, la participación informada de la sociedad civil y las víctimas del conflicto armado por la verdad, justicia y reparación integral.

Bogotá, 29 de agosto de 2012.

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL

COMITÉ PERMANENTE POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS

2. ACIN. Asociación de Cabildos Indígenas del Norte de Cauca

Los pueblos indígenas representados en la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca “Cxhab Wala Kiwe” – ACIN, saludamos los acercamientos entre el gobierno nacional y las FARC para empezar conversaciones que den término al conflicto armado interno. Manifestamos nuestra satisfacción porque el presidente Santos y la insurgencia hayan escuchado el grito airado de las Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 2

comunidades, afectadas por las acciones bélicas de unos y otros. Saludamos que la inmensa mayoría de colombianas y colombianos se hayan expresado positivamente ante estos anuncios.

La oposición de sectores de la pura extrema derecha, tanto la armada y como la desarmada, a que se abra el camino de la negociación política solo puede explicarse por la insania de sus voceros y porque saben que una solución negociada deberá acabar mínimamente con la influencia de quienes derivan sus ingresos y su poder del crimen, del asesinato, de la corrupción y de la amenaza a las organizaciones populares y a la democracia.

El inicio de conversaciones es un efectivo hecho de paz que responde a la exigencia de la sociedad. La ACIN ha exigido a estos actores la terminación de las confrontaciones y en los últimos meses hemos decidido atravesarnos físicamente a la guerra con la fuerza de la movilización pacífica. Desde nuestra experiencia y compromiso, proponemos y reiteramos:

1. La sociedad colombiana es más –¡mucho más!– que el gobierno y la guerrilla, y no puede ser excluida de la negociación. Las organizaciones de la sociedad civil debemos tener un lugar protagónico en el proceso que se inicia, y no solo ser invitados de piedra. Con más razón las organizaciones indígenas, afros, campesinas, obreras y populares debemos tener un lugar decisorio en la terminación de la guerra y la construcción de la paz.

2. Es el momento para que la sociedad colombiana entera, y no solo el Estado y la insurgencia, iniciemos un diálogo profundo sobre las reformas políticas y socio-económicas que se requieren para apuntalar el fin del conflicto armado y para sustentar una paz duradera. Proponemos conformar un espacio para realizar este análisis común y buscar fórmulas de solución creíbles a los gravísimos problemas de inequidad y falta de democracia.

3. Proponemos a la insurgencia y al gobierno nacional que ordenen el cese de actividades militares ofensivas en todo el país, mientras se desarrollan los diálogos entre actores militares, y los diálogos que adelantemos las organizaciones de la sociedad civil.

4. Reiteramos la disposición de que los territorios indígenas del norte del Cauca sean escenario para los diálogos de la sociedad civil, así como los que se realicen con y entre los actores armados en un contexto de necesario cese del fuego; la Guardia Indígena está orientada para brindar las condiciones de seguridad a todo aquel que –sin armas– quiera venir a construir las bases de la Colombia soñada y en paz.

5. Los diálogos políticos son propicios para que todos los actores armados acepten de inmediato la realización de Diálogos Humanitarios que produzcan compromisos radicales en materia de no uso de armas de efecto indiscriminado, no reclutamiento de menores, no violencia sexual contra las mujeres, no desplazamiento y respeto pleno a la autonomía de las organizaciones sociales.

6. Se hace urgente la convocatoria de los Consejos nacional, departamentales y municipales de paz, y de otros espacios mixtos, para activar la participación de los órganos publicos y las organizaciones de la sociedad civil.

7. La realización de un Congreso Nacional para la Paz, que diferentes organizaciones populares venimos diseñando, ante los nuevos hechos se hace más importante para el país y de más urgente realización.

8. En este momento urge la más intensa movilización popular, y en general de todas las colombianas y colombianos, para que los actores armados asuman este momento con la importancia que se requiere. Llamamos al país a realizar una Gran jornada por la paz de Colombia para dejar en claro que quienes estamos por la paz somos más: ¡somos millones!

Cuenten con nosotros para la paz. Nunca para la guerra.

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca – ACIN Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 3

3. Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la paz

APOYAMOS EVENTUALES CONTACTOS DISCRETOS QUE CONTRIBUYAN

A PARAR LA GUERRA Y EN LA BUSQUEDA DE LA PAZ

En los últimos días se viene especulando sobre contactos exploratorios entre el gobierno nacional y las guerrillas en la perspectiva de adelantar en el futuro negociaciones de paz. Sectores comprometidos con la opción exclusivamente guerrerista, encabezados por el expresidente Uribe Vélez, se han obstinado en crear un ambiente hostil a las presuntas aproximaciones con el argumento falaz de que se repetiría la experiencia del Caguán.

La Asamblea por la Paz invita a rodear y apoyar la eventualidad que se adelanten estos contactos u otros que contribuyan a la salida política del conflicto armado interno. En diversos momentos y escenarios hemos instando a las partes: gobierno y guerrillas, a establecer contactos reservados, discretos y en un país amigo que ofrezca sus buenos oficios, siempre que contribuya a parar la guerra, a suscribir acuerdos humanitarios y a la búsqueda de la Paz en Colombia.

Los contactos y acercamientos para una posible negociación de paz, es hoy un imperativo ético y un reclamo nacional que tiene sustento constitucional en el artículo 22 de la Constitución Política que establece que “la paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento”.

En el pasado hemos experimentado procesos de paz, algunos exitosos como los que condujeron a la salida de la guerra del M19, el EPL, el PRT, el MAQL y la CRS, otros fracasados como el del Caguán. Unos y otros han dejado lecciones valiosas que no deben desecharse y, es claro, por diversas circunstancias que ninguno debe repetirse.

Instamos a los partidos y movimientos políticos, a las organizaciones sociales, a los

medios de comunicación a no prestarse para la creación de un ambiente hostil a la búsqueda del fin de la guerra mediante la negociación política y a contribuir a la creación de condiciones que la hagan posible.

Bogotá, 23 de agosto de 2012

Mayor información:

Jaime Zuluaga, celular 310 254 36 22

Luis Eduardo Salcedo, celular 315 541 43 71

Norma Enríquez, celular 315 364 40 89

4. Líderes Empresariales hablan de paz con las FARC

http://www.ideaspaz.org/images/Empresarios%20&%20Paz_Informe%20FIP%2017_Agst_2012.doc.pdf

5. País Libre. Ojalá les suene la flauta

En las conversaciones exploratorias para la búsqueda de la paz en Colombia

Bogotá, agosto 28 de 2012.- La Fundación País Libre recibe con esperanza y expectativa el anuncio del Señor Presidente de la República sobre los diálogos exploratorios para la búsqueda de la paz en Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 4

Colombia con las FARC y el ELN. El Presidente Santos y el gobierno nacional reciben el apoyo de la Fundación en este nuevo esfuerzo para alcanzar la paz en nuestro país.

Para Clara Rojas, directora ejecutiva de la Fundación,“como entidad al servicio de las víctimas del secuestro, confiamos en que, por el bien de Colombia, “le suene la flauta” al gobierno, a las FARC y el ELN en el proceso que se avecina. Esperamos que al avanzar en las conversaciones, los dos grupos guerrilleros demuestren, de manera fehaciente, el compromiso real y la capacidad de asumir su responsabilidad por las múltiples atrocidades que han cometido, entre ellas privar a tantos colombianos de su libertad, delito que es de lesa humanidad”.

De cara a las conversaciones en curso, País Libre recuerda que las FARC ya se comprometieron a liberar a todas las personas que actualmente tienen secuestradas (por razones políticas, económicas o de cualquier otra índole) y a proscribir esta práctica criminal, una promesa que seguimos esperando que se cumpla. De igual manera, proscribir el secuestro pasa por esclarecer todos los casos de desaparición forzada y cesar la práctica de reclutamiento forzado a los niños, niñas y mujeres.

Además, la Fundación invita a la sociedad civil a estar alerta para no repetir los errores que, por acción u omisión, han frustrado en tantas ocasiones los anhelos de paz entre los colombianos; en particular, además de los tres mencionados por el Presidente, adicionar que en procura de una reconciliación sostenible y duradera, es necesario buscar la verdad, la justicia, la reparación, la satisfacción real a todas las víctimas y el respeto de su condición. La verdad, la justicia y la memoria histórica deben estar en el centro de la discusión.

La Fundación quiere recalcar que, bajo ninguna circunstancia, este proceso puede conducir a la impunidad ni demandar de las víctimas sacrificios aún mayores, como en desafortunadas declaraciones a los medios manifestó el Fiscal General de la Nación. Por el contrario, se necesita una asunción y un compromiso de responsabilidad por parte de los victimarios, no de las víctimas.

La presencia de la perspectiva de las víctimas del conflicto en la mesa de diálogos es una condición fundamental para el éxito de los mismos. País Libre solicita al gobierno garantizar que las víctimas tengan un espacio permanente en la mesa, para exigir que sus derechos a la justicia, la verdad, la reparación y la memoria histórica queden en el centro de los acuerdos a los que eventualmente lleguen las partes.

“Esperamos que el proceso que se aviene sea transparente ante el país y la comunidad internacional, de quienes esperamos acompañamiento, apoyo y luces permanentes”, concluyó Clara Rojas.

La Fundación País Libre es una organización no gubernamental defensora de los derechos humanos, que desde 1991 brinda atención integral a las víctimas del secuestro, de la extorsión y la desaparición. La Fundación País Libre trabaja para que en Colombia y el mundo se tome conciencia de la importancia de proscribir el secuestro como un delito atroz y de lesa humanidad.

Mayor información

Fundación País Libre mortiz@paislibre.org Tel: (571) 481 6353 Cel. (57) 310 768 8202 Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 5

6. Comisión de Conciliación Nacional

“FARC Y ELN, EN MESAS DISTINTAS PERO EN IGUALES CONDICIONES”

El padre Darío Echeverri González, secretario de la Comisión de Conciliación Nacional, aseguró en diálogo con el diario EL TIEMPO que los acercamientos entre las Farc y el Gobierno pasan por un momento de madurez para hacerlos públicos y dice que el papel de la Iglesia estará en ambientar esta negociación.

Agosto 29 de 2012 http://www.eltiempo.com/politica/farc-y-eln-en-mesas-distintas-pero-en-iguales-condiciones_12174841-4

‘FARC Y ELN, EN MESAS DISTINTAS PERO EN IGUALES CONDICIONES’

Así se refirió el padre Echeverri sobre los posibles diálogos de la paz con estos grupos armados.

El padre Darío Echeverri González, secretario de la Comisión de Conciliación Nacional, aseguró en diálogo con EL TIEMPO que los acercamientos entre las Farc y el Gobierno pasan por un momento de madurez para hacerlos públicos y dice que el papel de la Iglesia estará en ambientar esta negociación.

Echeverri González explicó que no es conveniente que las Farc y el Eln se sienten en la misma mesa a negociar. Pero insiste que este diálogo sí debe darse de manera paralela.

¿Era el momento apropiado para hacer públicos los acercamientos del Gobierno y las Farc?

Creo que sí. A pesar de que el anuncio tiene coincidencias electorales con Venezuela, pero en Colombia, presentar esa noticia al país en un año electoral, o sea el año entrante para nosotros, no hubiera sido afortunado. Es un tiempo de madurez para el Presidente Santos, de madurez de un proceso de ambientación y es la hora de arrancar y qué bueno que se cuenta con la ayuda de Noruega, que son expertos en la facilitación de estas negociaciones. Ojalá podamos prosperar. Primero, que haya de las Farc y del Gobierno una voluntad positiva. Y segundo, que haya toda la fuerza para superar las desconfianzas y que el país puedan contar con el respaldo que se necesita para ese proceso.

¿Cuál ha sido y será el papel de la Iglesia?

La Iglesia, y esto hace parte de su misión y de su vocación, expresa toda la disponibilidad para ejercer los mejores oficios para ambientar negociaciones de paz y de reconciliación. Eso ha sido y será indiscutiblemente.

¿Cómo evalúa los acercamientos. ¿Este será el que nos lleve a la paz? Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 6

Muchos Gobiernos lo han intentado. También lo intentó el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Es una obligación para los Gobernantes buscar los caminos que conduzcan a la superación del conflicto y a la paz.

El presidente Santos ha iniciado y llevado un tiempo largo inspeccionando caminos, acercándose, ha habido diálogos previos, ahora ya salió a la luz pública llevándose con mucha prudencia y sigilo.

¿Qué les ha dicho el Presidente Santos?

De parte de la Iglesia hay un compromiso con la paz. La Iglesia le ha reiterado al Presidente de la República su disponibilidad para ejercer sus buenos oficios. La Iglesia dará su mejor colaboración, el Presidente en sus visitas a la Conferencia Episcopal, a la Asamblea General del Episcopado, ha expresado la necesidad de la cooperación de la Iglesia. Esa Iglesia católica, que al igual que todos los colombianos anhela una Colombia reconciliada y en paz, y que sabe que el diálogo es la puerta que hay que cruzar.

Hoy o mañana esos diálogos nos conducirán a la paz, superando todas las dificultades, son muchas, todas las desconfianzas. Y se abrirá la puerta para llegar a una negociación, a una superación del conflicto, y algún día a la paz anhelada.

El lunes el Eln, a la par de los anuncios, indicó su voluntad de entrar también en un proceso de paz. ¿Qué pertinencia tiene este pronunciamiento?

El lunes salió Nicolás Rodríguez Bautista y expresó su deseo de poder entrar en un diálogo que condujese a una paz con el Eln. Nicolás Rodríguez Bautista en múltiples ocasiones ha expresado ese deseo. Incluso, retaban a la Iglesia para que ambientara y facilitara un poco esas condiciones para un dialogo y una negociación. Ojalá, no creo que sea en la misma mesa que las Farc pero qué bueno que fuera de manera paralela. Estoy seguro que así, al mismo tiempo, y no importa que sea en mesas distintas, se pueda avanzar tanto con Farc como con Eln.

El proceso de las Farc va mucho más adelante…

De todas maneras el camino recorrido con las Farc puede iluminar un camino con el Eln. Se puede avanzar más rápidamente teniendo en cuenta las lecciones aprendidas, y poner casi como en iguales condiciones un proceso con Farc y Eln.

¿Cuáles son los puntos álgidos de esta negociación?

Primero, la superación de la desconfianza, es un gran desafío. Segundo, marchar con la verdad, ser capaz de mirarse a los ojos con la verdad por delante. Avanzar decididos a superar dificultades grandes. Tercero, el problema de la droga, la desmovilización y entrega de las armas. También hay que superar la desconfianza de la opinión pública. Y la maldita guerra es un maldito negocio que produce réditos muy grandes para muy pocos. La paz es otro negocio que produce réditos para muchos. Ojalá esos pocos que ganan con la guerra logren ser involucrados en una negociación para avanzar en la búsqueda del bien común.

¿Esta vez si habrá una real disposición de las Farc para el diálogo? Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 7

Sé que hay dificultades. Lo decía Fabián Ramírez en un comunicado. Pero se trata de eso de superar las dificultades. (Redacción justicia).

7. Red Ecuménica- Comisión de paz CEDECOL- CLAI

Bogotá 28 de agosto de 2012

DECLARACION DE LAS IGLESIA SOBRE LOS DIALOGOS DE PAZ EN COLOMBIA

FELICES QUIENES CONSTRUYEN LA PAZ, PORQUE SERAN LLAMADOS HIJOS E HIJAS DE DIOS. San Mateo 5:9

Los y las representantes de las iglesias y organizaciones ecuménicas que hacemos parte de las iglesias y organismos miembros del Consejo Latinoamericano de iglesias (CLAI), la Comisión de Paz del Consejo Evangélico (CEDECOL) y de la Red Ecuménica en Colombia, celebramos y damos gracias a Dios por la noticia conocida el lunes 27 de agosto de 2012, donde se informó que el gobierno del presidente Santos y las FARC están trabajando una propuesta para iniciar diálogos por la paz, a la que se podría unir el ELN.

Este anuncio nos produce esperanza que es que posible detener la confrontación armada que hemos vivido en Colombia por cerca de 50 años, y lo vemos como una respuesta de Dios a nuestra oraciones, donde por muchos años hemos pedido que su Espíritu de paz permita construir espacios de diálogos para resolver los conflictos por medios no violentos y hacer posible la paz como fruto de la justicia y del respeto a la dignidad humana, como lo anuncia el evangelio. Lo cual implica abordar las raíces del conflicto armado para transformar las mentalidades y prácticas violentas y excluyentes.

Reconocemos que hacer posible la paz por medio del diálogo y la negociación política, no será un camino fácil, por lo que animamos a todos los miembros de nuestras iglesias, a los ciudadanos y ciudadanas para que sigamos orando y trabajando para que los interés de la guerra y los violentos no se impongan sobre los deseos y esperanzas de paz que viene creciendo en entre la mayoría de los colombianos y colombianas. Esta esperanza de paz necesita que trabajemos con paciencia y cautela para que puedan cicatrizar las heridas que han dejado tantos años de guerra.

Pedimos a nuestras familias eclesiales y al movimiento ecuménico global acompañar esta iniciativa con sus oraciones y acciones solidarias. De esta forma su experiencia en la construcción de paz en diferentes lugares del mundo, ayudara en este proceso de paz que se anuncia entre el gobierno colombiano y los grupos armados de la FARC y el ELN, donde esperamos que se incluya de manera intencional y activa la participación de la sociedad civil y las iglesias. Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 8

Obispo luterano, Eduardo Martínez Pastora Menonita Isdalia Ortega

Presidente Mesa CLAI-Colombia Secretaria Mesa CLAI-Colombia

Rev. Nilton Giese Rev. Antonis de Jesús Calvo

Secretario General del CLAI Red Ecuménica de Colombia

Pablo Moreno Jenny Neme

Comisión de Paz de CEDECOL Comisión de Paz de CEDECOL

Obispo Juan Alberto Cardona Rev. Milton Mejía

Iglesia Metodista Colombiana OIDHPAZ-CUR

Quienes deseen subscribir este comunicado favor informarlo a miltonmej@gmail.com

8. Ruta Pacífica de Mujeres

La Ruta Pacífica de las Mujeres celebra acercamientos del Gobierno y las guerrillas

Las mujeres seguimos tejiendo la paz… ¡Si a la negociación!

Bogotá, Agosto 29 de 2012. Las Mujeres de las Ruta Pacífica, estamos convencidas que parar la guerra es hoy más que nunca un imperativo ético, por ello celebramos las conversaciones exploratorias entre el gobierno del presidente Santos y las guerrillas de las Farc, como también el manifiesto del ELN a seguir el mismo camino.

Desde la Ruta Pacífica de las Mujeres, insistimos en que las ¡mujeres también tenemos las llaves de la paz!, Somos tejedoras de vida, actoras, protagonistas, día a día construimos propuestas para la transformación y en el futuro de este país. Las mujeres colombianas hemos transcendido del dolor de la barbarie de la guerra para convertirnos en sujetas políticas y aportar a la construcción de un país más equitativo y justo para todas y todos. Por ello:

Exhortamos a las partes en conflicto a promover la participación de las organizaciones de la sociedad civil y en especial de las mujeres en un eventual proceso de negociación.

Ratificamos la importancia de la participación real y efectiva de las mujeres en eventuales procesos de negociación y acuerdos de paz.

Qué vergüenza la guerra, todos y todas a la mesa

¡Negociación política ya!

9. La Ruta Pacífica de las Mujeres y la Red de Iniciativas Paz desde la Base

Es hora de parar la guerra

“En los diálogos de paz, la sociedad civil debe participar activamente”, afirman organizaciones sociales

Bogotá, 29 de agosto de 2012. La Ruta Pacífica de las Mujeres y la Red de Iniciativas Paz desde la Base, que reúnen a más de 110 organizaciones sociales y comunitarias del país, expresaron su beneplácito a las conversaciones exploratorias de paz entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc. Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 9

Para estas organizaciones sociales es necesario y urgente parar la guerra, pues en varias regiones de la geografía nacional, diversas comunidades sobreviven en medio del conflicto armado, lo que hace prioritario apoyar iniciativas que contribuyan a fortalecer los caminos de paz para Colombia.

Es así como la Ruta Pacífica de las Mujeres y la Red de Iniciativas Paz desde la Base proponen que en estas conversaciones la sociedad civil participe activamente con propuestas sociales que impulsen la toma de decisiones entre el Gobierno y los actores del conflicto para una verdadera paz colectiva.

“Para las organizaciones de mujeres y sociales del país, es el momento para el diálogo y es hora de parar la guerra. Como sociedad civil, como víctimas del conflicto armado y como colombianas y colombianos, estamos listos para participar de estas conversaciones, en las cuales nuestro sentir y nuestras propuestas son fundamentales para la construcción conjunta de la paz que requerimos para avanzar todos unidos como país”, señalo Marina Gallego Zapata, coordinadora Nacional de la Ruta Pacífica de las Mujeres.

La Ruta Pacífica de las Mujeres y la Red de Iniciativas Paz desde la Base promueven la campaña “Es hora de parar la guerra, la llave de la paz también es nuestra”, que busca propiciar acercamientos y adelantar diálogos con los grupos armados al margen de la ley para exigirles el respeto por la población civil y sus bienes; el destierro de toda práctica de violencia sexual, en particular contra mujeres y niñas; el cese del reclutamiento y vinculación de niños, niñas y adolescentes en el conflicto armado, así como la liberación inmediata de menores de edad reclutados de manera forzada; la no utilización de minas antipersonales y la erradicación de las minas sembradas y el no desplazamiento forzado de la población civil, entre otros temas puntuales que afectan considerablemente la vida y el desarrollo de las comunidades.

“La guerra no puede ser un orgullo nacional. No podemos perpetuar la cadena de odio y venganza sin dar solución a los problemas estructurales como la pobreza, la injusticia y la desigualdad”, puntualizó Marina Gallego Zapata, de la Ruta Pacífica de las Mujeres.

Apoye la campaña aquí: http://eshoradepararlaguerra.pazdesdelabase.org/index.php?option=com_rsform&formId=3

10. Comunicado conjunto

APOYAMOS EL INICIO DE LOS DIALOGOS DE PAZ

La paz es una urgencia nacional y un imperativo ético y político

Las organizaciones que suscribimos esta comunicación apoyamos decididamente el inicio de diálogos exploratorios de paz entre el gobierno nacional y las FARC-EP anunciado por el presidente de la República, encaminados a poner fin de manera definitiva al conflicto armado interno. Llamamos al Ejército de Liberación Nacional a dar los pasos necesarios para integrarse a estos diálogos.

Sin perjuicio de los márgenes de discreción necesarios para su concreción reiteramos la importancia de la participación activa de la sociedad en las negociaciones que se adelanten. Solamente así gozarán de la legitimidad necesaria para garantizar la sostenibilidad de los acuerdos a los que se llegue.

Durante cerca de tres décadas, los diferentes gobiernos han buscado la paz a través de la negociación. En ese camino, se han dado fracasos y éxitos. Con el gobierno del presidente Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 10

Barco, el M19, el EPL, el PRT y el MAQL acordaron la salida de la guerra y lo mismo hizo la CRS con el gobierno presidido por Gaviria. Todas estas experiencias han dejado valiosas lecciones que no deben ser desechadas en una nueva negociación, entre ellas el irrestricto respeto al DIH, la importancia del cese de hostilidades, la definición de una agenda viable, el acompañamiento por parte de la sociedad y de la comunidad internacional y la importancia del compromiso estatal y en particular de las Fuerzas Armadas.

El cumplimiento estricto de las normas del DIH, la no violencia contra la población civil y sus bienes, el respeto a las libertades, la renuncia a actos que provoquen desplazamiento o conduzcan al confinamiento de las poblaciones, el respeto a los bienes particulares y de propiedad colectiva y el compromiso a no convertirlos en escenarios de guerra son medidas indispensables para vencer la resistencias activas de quienes insisten en la salida militar y las pasivas de los escépticos sobre las ventajas de la negociación política, pero sobre todo, para crear condiciones favorables para un diálogo de paz exitoso. Sin hacer del cese de hostilidades un obstáculo para el diálogo, la experiencia nacional e internacional pone de presente la conveniencia de éste para avanzar en las negociaciones de paz.

No contribuyen a la búsqueda de la paz las posiciones que desechan la opción de la negociación política y consideran que éstas implican la claudicación del Estado frente a las organizaciones insurgentes. Tampoco sirve a la paz, como propósito nacional, el tratar de polarizar a la sociedad con el argumento de que una futura negociación es el retorno a la fallida experiencia del Caguán. Ese modelo no es viable, pero otras alternativas son posibles.

Instamos a todos los sectores de la sociedad y en particular a los movimientos y partidos políticos, a apoyar los diálogos exploratorios de paz. Invitamos a los medios de comunicación a contribuir en la construcción de un ambiente favorable a éstos

La paz es una urgencia nacional y un imperativo ético y político.

Bogotá, 29 de agosto de 2012

Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la paz

CINEP

Redepaz

Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz, INDEPAZ

Proyecto puentes para la paz, Iglesia Menonita/Justapaz

Justa Paz

Agencia Católica Irlandesa para el Desarrollo, Trocaide

Corporación Nuevo Arco Iris

Red Nacional de Mujeres

Corporación Plural

Siguen firmas…..

11. Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia

Oficina de la ONU para los Derechos Humanos saluda “conversaciones exploratorias de paz” Bogotá D.C., 29 de agosto de 2012 La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos saluda al Gobierno de Colombia y a las FARC-EP por el comienzo de “conversaciones Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 11

exploratorias” hacia la paz, ya que la continuación del conflicto armado interno provoca violaciones de derechos humanos a diario. La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos llama a las partes a adoptar medidas concretas con el fin de mejorar el entorno de las negociaciones, y contribuir así al pleno respeto de los derechos. También llama a cada una de las partes a evitar acciones que puedan socavar la confianza mutua y el proceso de paz. La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos llama a las partes del conflicto a no atacar a la población civil, y a no llevar a cabo ataques indiscriminados y desproporcionados porque este tipo de acciones – cuando se realizan con frecuencia – pueden ser consideradas como “una práctica sistemática”, y por esta razón no deberían ser parte de una estrategia militar. En la práctica no se ha demostrado que la utilización de cualquier medio considerado como “necesario” conduce al éxito de la estrategia militar, pero en cambio si abre la puerta para que los sistemas de justicia nacional e internacional puedan investigar, juzgar y sancionar dichas acciones. El poder y la autoridad no se demuestran ni se miden por cuántos derechos se violan, por el contrario el poder se mide por cómo se respetan los derechos humanos y por cómo hay transformaciones para mejorar la vida de la gente. La Oficina recuerda a las partes y a la sociedad civil que no hay contradicción entre paz y justicia, así como no puede haber justicia sin paz. La justicia es un concepto integral y más amplio que la justicia penal. La justicia tiene que ver con libertad, igualdad y equidad para una sociedad, y no debe limitarse a la sanción penal. La Oficina alienta a las partes a desarrollar propuestas sobre cómo abordar las violaciones del pasado como parte de las negociaciones. Las graves violaciones no pueden ser amnistiadas ni olvidadas, por el contrario enfrentarlas contribuirá a transformar a Colombia. Finalmente la Oficina llama la atención sobre la importancia de las actuales “conversaciones exploratorias” hacia la paz, ya que ofrecen la oportunidad de cambiar la vida de millones de colombianos, y de transformar y mejorar el país, en todas sus dimensiones, incluyendo el respeto por los derechos humanos. La Oficina reitera a las partes su ofrecimiento de cooperación en pro de la búsqueda de la paz y el respeto de los derechos humanos.

12. Acercamientos entre el gobierno y las Farc

CONSEJO REGIONAL INDÍGENA DEL CAUCA

29 de agosto de 2012

Los pueblos indígenas representados en la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca “Cxhab Wala Kiwe” – ACIN, saludamos los acercamientos entre el gobierno nacional y las FARC para empezar conversaciones que den término al conflicto armado interno. Manifestamos nuestra satisfacción porque el presidente Santos y la insurgencia hayan escuchado el grito airado de las comunidades, afectadas por las acciones bélicas de unos y otros. Saludamos que la inmensa mayoría de colombianas y colombianos se hayan expresado positivamente ante estos anuncios.

La oposición de sectores de la pura extrema derecha, tanto la armada y como la desarmada, a que se abra el camino de la negociación política solo puede explicarse por la insania de sus voceros y porque saben que una solución negociada deberá acabar mínimamente con la influencia de quienes derivan sus ingresos y su poder del crimen, del asesinato, de la corrupción y de la amenaza a las organizaciones populares y a la democracia. Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 12

El inicio de conversaciones es un efectivo hecho de paz que responde a la exigencia de la sociedad. La ACIN ha exigido a estos actores la terminación de las confrontaciones y en los últimos meses hemos decidido atravesarnos físicamente a la guerra con la fuerza de la movilización pacífica. Desde nuestra experiencia y compromiso, proponemos y reiteramos:

1. La sociedad colombiana es más –¡mucho más!– que el gobierno y la guerrilla, y no puede ser excluida de la negociación. Las organizaciones de la sociedad civil debemos tener un lugar protagónico en el proceso que se inicia, y no solo ser invitados de piedra. Con más razón las organizaciones indígenas, afros, campesinas, obreras y populares debemos tener un lugar decisorio en la terminación de la guerra y la construcción de la paz.

2. Es el momento para que la sociedad colombiana entera, y no solo el Estado y la insurgencia, iniciemos un diálogo profundo sobre las reformas políticas y socio-económicas que se requieren para apuntalar el fin del conflicto armado y para sustentar una paz duradera. Proponemos conformar un espacio para realizar este análisis común y buscar fórmulas de solución creíbles a los gravísimos problemas de inequidad y falta de democracia.

3. Proponemos a la insurgencia y al gobierno nacional que ordenen el cese de actividades militares ofensivas en todo el país, mientras se desarrollan los diálogos entre actores militares, y los diálogos que adelantemos las organizaciones de la sociedad civil.

4. Reiteramos la disposición de que los territorios indígenas del norte del Cauca sean escenario para los diálogos de la sociedad civil, así como los que se realicen con y entre los actores armados en un contexto de necesario cese del fuego; la Guardia Indígena está orientada para brindar las condiciones de seguridad a todo aquel que –sin armas– quiera venir a construir las bases de la Colombia soñada y en paz.

5. Los diálogos políticos son propicios para que todos los actores armados acepten de inmediato la realización de Diálogos Humanitarios que produzcan compromisos radicales en materia de no uso de armas de efecto indiscriminado, no reclutamiento de menores, no violencia sexual contra las mujeres, no desplazamiento y respeto pleno a la autonomía de las organizaciones sociales.

6. Se hace urgente la convocatoria de los Consejos nacional, departamentales y municipales de paz, y de otros espacios mixtos, para activar la participación de los órganos públicos y las organizaciones de la sociedad civil.

7. La realización de un Congreso Nacional para la Paz, que diferentes organizaciones populares venimos diseñando, ante los nuevos hechos se hace más importante para el país y de más urgente realización.

8. En este momento urge la más intensa movilización popular, y en general de todas las colombianas y colombianos, para que los actores armados asuman este momento con la importancia que se requiere. Llamamos al país a realizar una Gran jornada por la paz de Colombia para dejar en claro que quienes estamos por la paz somos más: ¡somos millones!

Cuenten con nosotros para la paz. Nunca para la guerra.

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca – ACIN Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 13

13. Colombia quiere la paz. Marcha Patriótica

Viernes 31 de agosto de 2012

Frente al anuncio del presidente Santos acerca de la formalización del inicio de diálogos entre la insurgencia de las FARC-EP y el Gobierno nacional, tendientes a la búsqueda de una solución política al conflicto social y armado declaramos:

1.- Manifestamos nuestro decidido y pleno apoyo a este importante esfuerzo que, de prosperar, puede conducir a la sociedad colombiana por cauces distintos a los del despeñadero de la guerra que durante más de cinco décadas se le ha impuesto al pueblo colombiano por las clases dominantes. Desde su inicio, Marcha Patriótica ha expresado su compromiso ético y político con las demandas de las gentes del común y de los más amplios procesos sociales y populares por una solución política al conflicto social y armado y por la paz con justicia social.

2.- Considerando el carácter histórico y la naturaleza social del conflicto colombiano, Marcha Patriótica estima que su solución no se limita exclusivamente a acuerdos entre las partes comprometidas directamente en la contienda militar. No hay solución política o acuerdo de paz posibles, sin afectar las condiciones estructurales que generan el conflicto y hacen que éste se reproduzca. Y eso es un asunto que le compete a la sociedad colombiana en su conjunto y, en particular, a las clases subalternas que durante cerca de dos siglos de vida republicana han sido excluidas y despreciadas. Por ello, exigimos que los diálogos se lleven de cara al país y garanticen la más amplia participación de los diversos estamentos de la sociedad colombiana. Como movimiento político y social de las gentes del común declaramos nuestra intención de vincularnos activamente a los diálogos y de contribuir a su desarrollo exitoso con nuestras propuestas e iniciativas. En ese sentido, demandamos la participación directa de Marcha y del movimiento popular en la mesa de negociación.

3.- Cualquier esfuerzo serio de paz lo concebimos de la mano de la justicia social que, en las condiciones actuales, consiste en la definición de las vías y los mecanismos concretos para llevar a cabo las transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales, que exige la sociedad colombiana. Nuestra Plataforma Política es expresiva del sentir y de las propuestas de más de dos mil procesos organizativos sociales y populares y tiene la aspiración de recoger las principales demandas de la población colombiana en la etapa actual. Llamamos a estudiarla, acogerla, difundirla y a aprovechar los escenarios de diálogo, como uno de los lugares que le dan sentido y oportunidad a nuestras demandas.

4.- Comprendemos que las posibilidades reales de una solución política y, más aún, de las transformaciones que requiere el país no resultan de concesiones graciosas de las clases dominantes o incluso de los acuerdos entre las fuerzas militares en contienda. Su materialización depende de la capacidad que puedan desplegar los sectores sociales y populares para contribuir a cambiar el balance político y de poder, derrotar y aislar a los sectores militaristas y de ultraderecha y dejar atrás la idea de una victoria militar o de una rendición. Y sobre todo, de la construcción de movimiento y de la más amplia movilización y unidad del pueblo colombiano. Por ello, reiteramos nuestro llamado a marchar conjuntamente los caminos de la unidad con las diversas expresiones políticas y todos los procesos sociales y populares que impulsan sectores democráticos y revolucionarios. Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 14

5.- En el entendido que el anuncio del difícil camino del diálogo no representa el fin del conflicto y de la confrontación social, convocamos, por una parte, a la apropiación social de la solución política y de la paz con justicia social, dando continuidad a las iniciativas de las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes, así como de otros sectores sociales y populares, a través de la preparación y realización de Constituyentes regionales y sectoriales que confluyan en la realización de una Asamblea Nacional de constituyentes regionales y sectoriales. Las Constituyentes representan la posibilidad de despliegue y concreción de la potencia del poder constituyente autónomo y popular para dotar la idea de solución política con contenidos expresivos del sentir, de las necesidades y de las demandas de las gentes del común. Por la otra, llamamos a participar activa y creativamente en el Paro Nacional por la soberanía, la tierra y el territorio, contra el modelo económico, el próximo 12 de octubre, Día de la Dignidad. El paro es la expresión de nuestro ¡Ya basta! a la política neoliberal impuesta por las clases dominantes, que aspira además a seguir su curso con una agresiva agenda legislativa. El paro es la vez la manifestación de nuestro deseo por la solución política y la paz con justicia social. En las constituyentes y en el paro queremos juntar todas las rebeldías presentes en nuestro pueblo. A ello exhortamos.

6.- La trayectoria histórica de nuestro país enseña que diferentes iniciativas de diálogo y negociación han estado sometidas al permanente asedio y al continuo saboteo, así como a la estigmatización de quienes como nosotros han alentado y alientan la idea de la paz. Aprovechar la oportunidad de sentar las bases para construir un país distinto, incluye de manera inevitable garantías plenas para el libre ejercicio de la política y ello empieza por desmilitarizar la comunicación y el lenguaje, tarea en la cual altos funcionarios públicos y de gobierno, así como medios de comunicación están llamados a la mesura. Resulta inaceptable que movimientos como Marcha Patriótica y sus voceros sean señalados permanentemente apelando a las caducas retóricas de la guerra fría y de las teorías de la seguridad nacional.

7.- Declaramos nuestra complacencia por las diferentes expresiones de diversas instituciones, organizaciones y Estados que conforman la comunidad internacional en el sentido de saludar y acompañar el inicio de diálogos entre las FARC-EP y el Gobierno nacional. Tales expresiones indican el indiscutible interés por contribuir a una salida política. Llamamos a la más amplia solidaridad internacional, a todas las organizaciones políticas y sociales que en otras latitudes así lo consideren, a acompañar y contribuir a proteger este valioso proceso que puede producir los cimientos para una ruptura histórica hacia la paz duradera que anhela el pueblo colombiano.

14. Red Nacional de Mujeres Excombatientes

SALUDAMOS LOS DIÁLOGOS EXPLORATORIOS DE PAZ

La Red Nacional de Mujeres Excombatientes de la insurgencia está conformada por mujeres que pertenecimos a los movimientos armados que firmaron Acuerdos de Paz entre los años 1990 y 1994, como una apuesta política encaminada a darle viabilidad a una Nación justa, incluyente, democrática y en paz: Movimiento 19 de Abril, M-19; Ejército Popular de Liberación, E.P.L.; Partido Revolucionario de los Trabajadores, P.R.T.; Movimiento Indígena Armado Quintín Lame y Corriente de Renovación Socialista, C.R.S. Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz- INDEPAZ Agosto, 2012 15

En estas dos décadas, nosotras hemos mantenido la palabra empeñada y nuestro compromiso por la paz sigue intacto, a pesar de quienes agencian proyectos militaristas, antidemocráticos y excluyentes que nos violentan.

Han sido años de resistencia y crecimiento en silencio. Por eso hoy celebramos la expresión de voluntad política del Gobierno Nacional, las FARC y el ELN para el inicio de nuevos diálogos exploratorios, que abran caminos ciertos hacía una paz pronta, duradera y con justicia social.

Queremos que esta sea una oportunidad para un diálogo incluyente, democrático y participativo que nos reconozca como una nación diversa, pluriétnica y multicultural; sin dejar de lado la opinión de las mujeres y entre ellas, la de las excombatientes quienes desde siempre hemos trabajado en la construcción de la paz.

MUJERES EXCOMBATIENTES, SOÑADORAS Y

CONSTRUCTORAS DE PAZ

Red Nacional de Mujeres Excombatientes de la Insurgencia (Regionales Centro, Norte, Sur Occidente, Sur y Nororiente)

Colectivo de Mujeres Excombatientes de la Insurgencia

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s