El facebook, espejo virtual adornado y dispositivo del híper capitalismo ([1]). Una lectura psicoanalítica.

Deja un comentario

Identidad Impuesta. Imagen recreada por E. Correa

por Eleazar Correa González ([2])

“El facebook es un dispositivo de memoria, almacena datos, es organizador,

en ese sentido es un dispositivo de poder, controla nuestra información,

datos personales, red de amigos, contactos, actividades, fechas importantes, fotos,….

Nunca antes hubo algún dispositivo, test, biografía, cuestionario… etc.

que pudiese acumular tanta y diversa información de nosotros, es un confesionario moderno.

En ese sentido,  el facebook es un panóptico”.

“M. Foucó”[3].

Resumen:

El texto argumenta –con conceptos psicoanalíticos- cómo y por qué el facebook es sobre todo un dispositivo discursivo que a través de sus estrategias ‘eficaces’, su novedosa utilidad y su hegemónica expansión, introduce e impone una subjetividad inédita en los sujetos así como una transformación del vínculo social.

Palabras clave: Dispositivo discursivo, significantes, economía psíquica, angustia, subjetividad.
Introducción

Al inicio se discute el carácter discursivo del dispositivo tecnológico virtual facebook, posteriormente se intenta despejar el objeto de estudio que interesa al autor, insiste que el estudio no es una crítica a la funcionalidad e instrumentalización de dicha página de redes sociales, sino se intenta argumentar como él deviene un dispositivo del híper capitalismo, qué nueva economía psíquica impone y cómo se reconfigura el vínculo social. En las conclusiones se remarca la condición humana de angustia que empuja a los sujetos a creer encontrar en el facebook una salida o placebo.

A.    El facebook y la nueva subjetividad y forma del vínculo social

El facebook es parte del Internet, y este es un dispositivo tecnológico que al abrir espacio para la comunicación, información… introduce a los usuarios en una red social virtual, por eso es ante todo, un dispositivo discursivo-social[4]. El Internet y de manera particular el facebook, están atravesados por una serie de significantes, los cuales están disponibles a la vista de todo usuario. Los significantes del facebook son las palabras, imágenes, mensajes, efectos visuales, símbolos presentes en dicha página, así como todas las aplicaciones técnicas ahí incluidas –las que a su vez incluyen diversos significantes-. Todo esto conjunto de significantes abre la posibilidad al usuario del facebook de construir un perfil, una identidad virtual, de ampliar una red social virtual y también una nueva forma del vínculo social así como de la subjetividad individual.

Imagen tomada de http://www.izt.uam.mx/ceu_cul/imagenes/RemediosVaro_Encuentro.jpg La tesis que en este trabajo se sostiene es: que el facebook con sus significantes y sus modos propios de operación o funcionamiento, interpelan e introducen a los sujetos ahí inscritos a una identidad más, identidad de carácter virtual. El facebook con sus significantes es una puerta omnipresente en toda la red Internet a una identidad, a una subjetividad del hombre moderno y a una nueva forma del vínculo social.
Los significantes del facebook están organizados en torno a ciertos ejes o núcleos. Estos son la promoción de una identidad virtual, de una red social, de una divulgación de información privada, de la interpelación a los usuarios para que escriban acerca de su vida cotidiana, ya sea privada o social, de su pasado académico, laboral o familiar, de la difusión o la mostración de redes sociales, de una suerte de bombardeo de solicitudes para ‘comentar una foto o algo más de alguien’. Ser miembro del facebook, -o de cualquier otra red social virtual- es estar sujetado a la avalancha de información de lo que los demás escriben, acerca de lo que hacen, de la presencia de los otros miembros o amigos de los miembros que tienen en la red social.
Los usuarios miembros de estas páginas deciden hasta cierto punto, que su propia información personal sea conocida por los demás miembros de la red, basta con modificar algunos parámetros de funcionalidad en el apartado llamado ‘Seguridad de la cuenta”. Pero no es fácil aceptar la idea de que aquella información incorporada al portal o perfil propio o personal o cuenta en el facebook está almacenada en algún lugar por los administradores o dueños de la página facebook, al parecer, pocos usuarios leen las condiciones de uso de la página, así como del uso de la información personal. Y es mucho más difícil reflexionar sobre un plano más abstracto, aquel en donde está involucrada la subjetividad del usuario y la condición del vínculo social.
Por subjetividad del usuario me refiero a la economía psíquica del sujeto que es miembro del facebook. La subjetividad es el funcionamiento, la dinámica y economía psíquica que se pone en marcha en cualquier sujeto por el hecho de ser miembro ahí como de cualquier red social.
No se trata del uso o riesgos de la información personal que un miembro suba a su perfil, ni tampoco de la calidad de dicha información, sea falsa o verdadera, privada o pública o permitida sólo para ser vista o leída por algunos de los otros miembros, los amigos o los amigos de los amigos. Puesto que no se trata de la información ni de su uso, se trata entonces de la subjetividad que se configura al estar frente a los significantes del facebook. Más que interesarme por investigar el tipo de información que suben los miembros del facebook a sus portales o cuentas, me intereso mucho más y de manera central por la lógica de los significantes presentes en el facebook. Ya había mencionado arriba que los significantes son la serie de elementos técnicos y tecnológicos dispuestos en dicha página, su articulación y los efectos en la subjetividad y en lo social que con su lógica introducen.
El centro de interés de esta investigación es el modo y la importancia en que el facebook deviene no sólo parte de la vida cotidiana de un miembro de facebook, sino cómo el facebook introduce a los sujetos en una lógica psíquica particular y a una lógica también singular de vínculo social. Así mismo, como el facebook, con y desde su poderosa virtualidad reconfigura el vínculo social que tradicionalmente se ha considerado como no virtual, (ejemplo, el miembro de facebook que tiene más de 500 contactos o amigos virtuales, pero sale de su departamento en que vive y no se habla con los vecinos).
Los significantes o serie de elementos técnicos y tecnológicos que están dispuestos en dicha página son por ejemplo, el espacio para subir fotos, perfil personal, profesional, intereses, la posibilidad del chat o Messenger, los álbumes de fotos, el recurso de poder conocer los contactos o amigos de mis amigos, de hacer sugerencias… igualmente los juegos, la posibilidad de enviar regalos virtuales o hacer comentarios, y junto a todos estos significantes, están también los mensajes publicitarios en dicha página y las imágenes de marcas comerciales que buscan promocionar sus productos o servicios.
El lector debe retener la idea de que estos son denominados significantes por su posibilidad de generar significados en los usuarios miembros. Un significado que puede señalarse ya ahora es la identidad virtual que un sujeto puede construirse en tal espacio del facebook. Es claro que no se puede afirmar de ninguna manera que esta identidad es la que sostiene al sujeto en su existencia, sin embargo si se puede afirmar que el uso del facebook es una interpelación muy particular que se dirige al sujeto pero no para abrir la interrogación sobre su deseo (el del sujeto), sino justo lo contrario, es decir, para intentar colmar imaginariamente toda falta subjetiva, eso parece ser el facebook, eso que puede atrapar al sujeto, involucrar en sus redes virtuales e imaginarias, y hacerlo dependiente del nuevo régimen de la visibilidad y la espectacularización.

He insistido en usar la palabra Interpelación, concepto que viene de Althusser[5] y que me permite plantear la hipótesis de que el facebook impone una interpelación, y ésta es más que un llamado, o puede ser entendida como un llamado, pero un llamado que se hace desde un lugar de poder, es decir, desde donde se ejerce un poder que se confunde con la incitación al consumo. En otros términos casi se podría decir que el poderoso facebook interpela, y cuando se le responde, no se hace otra cosa que contribuir a que su poder se aumente. El poderoso facebook deviene cada día más poderoso, millones de usuarios se suman cada día en todo el planeta. Sus significantes se han articulado creando un dispositivo social.

El facebook deviene el dispositivo, el hosting, el hogar, home o el heim donde el sujeto adquiere su identidad, donde recrea una economía psíquica, donde poco a poco y día a día transforma su subjetividad. Afirmar que el facebook es una suerte de hogar de muchos sujetos desamparados psíquicamente, con miedo a la soledad o con necesidad de alimentar la vanidad o el narcisismo puede despertar reacciones inesperadas o agresivas o quizás una interior aceptación pero con dejo de indiferencia. Quizás haya que detenerse y reflexionar acerca de las pasiones del hombre, sobre sus fragilidades, en breve sobre la condición de todo ser humano, al igual que sobre la subjetividad del hombre moderno.

B.     La angustiosa fragilidad humana y el mágico funcional facebook.

El psicoanálisis ha puesto el acento en la inevitable angustia y en el dolor psíquico de la existencia que acompaña la vida de todo ser humano, en la angustia y sus transformaciones, en la imposibilidad en la que se encuentra todo sujeto de hallar en algún saber, en algún objeto, en alguna persona, en algún ideal o en algún sentido, aquello que suprima a la angustia y al dolor. Freud y Lacan insistieron en mostrar en el carácter imaginario de las diversas formas de evadir a la angustia y los sentimientos de desamparo. Las nuevas formas modernas de evadir, reprimir o negar la angustia consisten en la configuración de una nueva economía psíquica. En esta nueva economía psíquica el sujeto pretende obtener el bienestar inmediato, las relaciones efímeras con los otros, la obtención de placer fácil, la inmediatez y desechabilidad del contacto, un ser humano adaptado a las exigencias de los nuevos modos de vida, pensamiento y producción híper capitalista. Con esta nueva forma de subjetividad lo que se pretende evadir es la angustia, la condición de existencia del deseo, de los límites, la condición de la alteridad.

A la fragilidad humana, condición de todo sujeto, un conjunto de intereses económicos y con el recurso de cierta tecnología, responde a los sujetos con Gadgets, con objetos útiles y/o desechables, con dispositivos virtuales, con situaciones ficticias, con la posibilidad de encontrar amistades virtuales. La virtualidad del facebook  ofrece respuestas diversas según la necesidad del sujeto. Pero no se deje de lado que estas respuestas son solo placebos.

Aproximadamente 400 millones de personas tiene una cuenta en facebook (el país con más usuarios en marzo de 2009 eran los EUA con 55 mill.), más de la mitad de los seres humanos en 5 años se han incorporado al facebook. Algunas de las razones por las que lo han hecho pueden ser por: razones de acceso fácil para la comunicación, para encontrar algún trabajo, para reencontrar antiguos conocidos, para encontrar nuevas amistades, para promocionar un servicio o producto, por pura curiosidad y por claro interés lúdico y de distracción, etc. ¿a que debe este éxito expansivo el facebook?

Si consideramos hasta ahora lo que hemos venido diciendo en los párrafos anteriores, se podría entonces afirmar que, además de las razones señaladas en el último párrafo, el facebook ofrece algo más, que no es sólo lo lúdico o el carácter de distracción y comunicación, sino la posibilidad  de construir una identidad virtual. Cada sujeto usa de manera diferente el facebook, y también es diferente la importancia que tiene en sus actividades cotidianas y en su vida psíquica. Pero lo que no se puede negar es que para algunas personas, el facebook es una puerta que abre a un mundo virtual y del cual el sujeto se vuelve cada vez más dependiente. Debe agregarse también que el facebook es un dispositivo social-tecnológico que al agrupar o hacer redes sociales, introduce nuevas lógicas sociales e impone nuevas formas de funcionamiento psíquico a los sujetos.

El facebook no es un solo un dispositivo tecnológico de almacenamiento de información y de telecomunicación o de intercambios a través de la virtualidad, no es sólo algo que está ahí dispuesto como un conjunto de elementos y funciones técnicas que el ser humano puede llegar a usar. Es mucho más que eso, se trata de un dispositivo discursivo, pues a través de tales elementos tecnológicos, funciones técnicas y de ingeniería, incluyendo todas sus aplicaciones, introduce significados, genera significaciones, induce sentidos e impone elementos significantes.

El facebook es mucho más que un medio tecnológico que fomenta el contacto entre personas, es mucho más que un dispositivo que probablemente abre miles de ventajas laborales para aquellos que buscan trabajo, o un dispositivo que permite el desarrollo de  capacidades mentales o habilidades técnicas. Más allá de esa valoración, el facebook es un espacio ya lleno de significado. Es un dispositivo discursivo porque más que elementos tecnológicos a través de los cuales circulan mensajes, significantes, sentidos, significaciones es un dispositivo que los genera. El facebook es como el espejo desde donde es posible construirse una identidad revestida por el imaginario propio, el de los otros y de los ideales que circulan detrás de la publicidad ahí presente en su página.

Todos esos elementos son suficientes para que aquel que los use, encuentre siempre nuevos elementos (nueva información, comentarios, noticias…) que hagan siempre regresar al sujeto a dicha página y seguirse involucrando día con día en la avalancha del facebook.  En efecto cada día que pasa el facebook presenta o diseña siempre algo nuevo para el usuario miembro, siempre ofreciéndole alguna alternativa, algo nuevo, algo aún por hacer por ejemplo, seguir acumulando puntos o dinero virtual, comentar fotos de otros, ver quien visito nuestro perfil, enviar regalo a alguien en su cumpleaños… etc.

El sujeto que está ahí metido en todos esos artilugios, divertimentos, juegos, aplicaciones, está psíquicamente envuelto en la lógica de lo imaginario, es decir, en la preocupación yoica por el sentido. El otro y su alteridad se mantienen en una relación especular, el sujeto vive el facebook como su espejo virtual, lo recrea, lo configura al antojo de si y de los demás, (siempre el ideal del narcisismo, pues se suprime a aquel quien hace comentarios agresivos), ahí dicha red funciona para cada usuario como un filtro, que deja pasar solo cierta información, sólo ciertos contactos, tiene la facilidad técnica de aceptar, invitar, bloquear o eliminar de su red a quien lo desee. El facebook es una plataforma particular de socialización, pero de una socialización virtualizada, mediatizada por la tecnología, al antojo de un ideal socializador “light”, ‘cool’, bajo la tiranía del imperativo consumista y en donde se despliegue un sujeto sometido al capricho de un yo expansivo, aparentemente socializador en lo virtual y exigente de placer y goce.

Conclusiones

En este texto se ha intentado mostrar, que no se trata de satanizar, rápida y fácilmente al facebook, es cierto que tal página virtual parece resolver los modos de comunicación en la distancia, el contacto con personas o excompañeros, socializar de manera muy eficaz alguna breve información, etc. eso no se discute, ni tampoco que se use mucho o poco. Lo que se pone en cuestión es la implicación que tiene dicha página en lo social y en lo individual. En lo social, como ya se ha mencionado, es dispositivo discursivo que interpela y en lo individual, el facebook es espacio en que prolifera al por mayor el carácter imaginario de las identidades y la modificación de la economía psíquica, ahí el sujeto parece decidir el rumbo que tome su red social. Y cuando en dicha red existen sólo ‘amigos virtuales’ y no hay amistad o relación en lo realidad efectiva cotidiana o en la historia real, entonces dicha red parece sólo alimentar el imaginario del sujeto, imaginario que tiene como contenido una amistad virtual, disponible en todo momento con solo conectarse al Internet, escribir, chatear, comentar, enviar regalos, besos y abrazos virtuales, etc.

La angustia del sujeto, el dolor de existir, los problemas cotidianos del sujeto, el sufrimiento o malestar de sus relaciones con los más cercanos a él, suelen encontrar en el facebook una puerta falsa pero seductora, “apapachadora” del yo, una red complaciente del sentido que otorgaría al sujeto una coartada para seguir viviendo un día más envuelto en la red de narcisismos.

Ahora si el lector puede retener la idea de que aquí se ha reflexionado acerca del significado o implicaciones del uso de un recurso tecnológico en la vida cotidiana, implicaciones que terminan imponiendo una erótica social, una política de los vínculos sociales, y una nueva forma de encontrar placer y/o goce.

Muchos sujetos usuarios y no usuarios pueden encontrar argumentos para oponerse al contenido de esta reflexión, argumentando que cada sujeto decide que hace o que no hace apelando al libre arbitrio, o sobre la utilidad y ventajas del facebook, sin embargo, más allá de esa discusión, no se debe olvidar que es necesario siempre mantener una reflexión profunda acerca de la condición de la sociedad, de sus síntomas, de que sus integrantes sufran la necesidad de agarrarse con uñas y dientes o con ojos y dedos en la pantalla y su teclado, como si fuera una ventana donde al menos se tiene un rastro de los otros, casi siempre quedándose en lo imaginario y pocas veces trascendiendo a relaciones de compromiso, donde la palabra se impone a la mirada. En el facebook la palabra queda sometida al campo del yo y del otro especular, al campo del yo y del otro también imaginario, por tanto lo que ahí domina es el campo de la mirada especular y no de la palabra con todo su peso simbólico.

Nota: Texto que sigue aun en reflexión y corrección.

[1] Con este término me refiero no tanto a una fase histórica del modo de producción capitalista, sino a la lógica de su modo actual. Tal lógica tiene la característica, de ya no sólo depender de la concentración de la riqueza en manos de unos cuantos, sino además de la existencia de flujos de capital, que van más allá de toda política nacional y organismos internacionales aparentemente de ‘buena fe’ –van más allá pues tales flujos los han sometido-. La lógica del híper capitalismo es la lógica de los flujos de capital, de los mercados monopolizadores, de las políticas que lo favorecen, de la gente, sociedad que lo promueve independientemente de su voluntad. Igualmente del capital y sus especuladores, directos y políticos abiertamente y cínicamente encubridores y/o cómplices.

[2] Correa González, Eleazar. Psicoanalista, eleazarcorrea@yahoo.com

[3] M. Foucó (pseudónimo de un provisorio anónimo).

[4] Retomo en parte el concepto e ideas de Foucault, Deleuze y Agamben en torno al “Dispositivo”. Y propongo entonces, la siguiente definición: dispositivo es la red que se configura a partir de elementos tecnológicos que presentan contenidos ideológicos, consignas de conducta o identidad, que establecen un modo de subjetivación y relación social. Un dispositivo es una red que determina, interpela e instaura un régimen de sociabilidad, de alteridad, de subjetividad, instaura una erótica de la mirada y una sensibilidad particular. El dispositivo impone una subjetividad, produce sujetos a partir de elementos discursivos, de cosas dichas y cosas no dichas, escritas o no, imágenes, nuevos vínculos sociales, de la fascinación por las aplicaciones técnicas, de una nueva lectura y escritura de lo cotidiano. Sitúa al sujeto en un tiempo fugaz.

[5] “Sugerimos entonces que la ideología “actúa” o “funciona” de tal modo que “recluta” sujetos entre los individuos (los recluta a todos), o “transforma” a los individuos en sujetos (los transforma a todos) por medio de esta operación muy precisa que llamamos interpelación, y que se puede representar con la más trivial y corriente interpelación, policial (o no) “¡Eh, usted, oiga!”.  “…toda ideología interpela a los individuos concretos como sujetos concretos, por el funcionamiento de la categoría de sujeto” Althuser, Louis (1972): “La ideología interpela a los individuos como sujetos” [1970] En: Ideología y aparatos ideológicos de Estado, París.

17 Ago 2011

Tomado de : http://eleazarcorrea.blogspot.com/2010/05/facebook-espejo-virtual-de-las-nuevas.html

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s