“Hallazgo de USB con información de víctimas no tranquiliza”

Deja un comentario

Así lo asegura Carmen Palencia, directora de la ONG de donde fue hurtado el dispositivo. Dice temer por su vida y la de otras personas.*
Lunes 24 Enero 2011

Cuando crecía la preocupación por la pérdida de una memoria USB con importante información sobre víctimas que piden la restitución de sus tierras en Antioquia, el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, hizo pública una carta dirigida al director de la Policía Nacional, general Óscar Naranjo, en la que le manifestaba su intranquilidad por la desaparición de la información contenida en el dispositivo.

Sin embargo, la preocupación viene de tiempo atrás. Así lo dice Carmen Palencia, directora de ‘Tierra y vida’, la asociación que agrupa a víctimas que buscan la restitución de su tierras, de donde fue robada, a la fuerza, el dispositivo electrónico. “Esto que pasó con la memoria es solo una muestra más del saboteo del que estamos siendo blanco”, aseguró a Semana.com la mujer, quien cuenta y aclara, con detalles, cómo fue que se perdió y a los pocos días apareció la USB.

“El martes 18 de enero, un hombre llegó a la oficina de ‘Tierra y vida’, le preguntó a la secretaria por la abogada de la ONG. Ella no estaba. El hombre dijo que venía de una vereda llamada Playa Roja, que no tenía mucho tiempo para esperar y que quería firmar un documento para darle poder a la abogada para que lo representara. Entonces, la secretaria se dispuso a revisar si ya había información de él en la ONG, y así imprimir el poder, pero el hombre se le vino encima, la golpeó, la tiró por las escaleras y se llevó la USB”, cuenta Carmen, quien dice además que de inmediato dieron aviso a las autoridades, pero que “casi no les reciben la denuncia”.

Y según la líder no es la primera vez que pasa. Solo hasta hace un par de días fue aceptada la denuncia de la abogada de la ONG, quien desde hace meses es amenazada de muerte, según Palencia. “Ella viene recibiendo amenazas desde hace mucho, pero solo hasta que pasó esto, le aceptaron la denuncia. Lo mismo pasó con la pérdida de la USB. De no haber sido porque insistimos no nos hubieran puesto atención”, cuenta Carmen.

Sobre cómo apareció la USB, la mujer es enfática en decir que a diferencia de algunas versiones de medios ésta no fue dejada en las instalaciones de la ONG y tampoco en el interior de la casa de la secretaria a la que golpearon para quitársela.

“Fue en unas escaleras, que dan a la vivienda de ella, pero que solo las apartan de la calle unas rejas. El hijo de la secretaria, de 10 años, la encontró, la agarró y se la entregó a ella”, cuenta la líder, quien también dice que “la persona que se robó la información seguro encontró dentro de la memoria la hoja de vida de la secretaria, por eso supo cuál era la dirección y la dejó en sus escaleras”.

Por eso, para Carmen Palencia, el hallazgo de la memoria no tranquiliza. “Allí hay información de 600 personas, con sus denuncias y la ubicación de los predios, que pudo ser copiada por gente que está en contra de la restitución de tierras que nosotros pedimos. Ahora nos preocupa qué va a pasar con esa gente, algunos amenazados y otros reubicados en otras regiones”, dice la mujer, para quien el mensaje es intimidante.

“La secretaria tiene mucho miedo y manifestó su deseo de renunciar al cargo, porque saben dónde vive y no se explica por qué no abandonaron la USB en la oficina, donde la hurtaron, sino en su casa”, dice Palencia, quien cuenta además que teme que otras versiones que contradicen las de la ONG sobre la pérdida de la memoria, pongan en entredicho la labor de la organización.

“Nos preocupa que el plan de robar la información incluya desprestigiar la Asociación, ya hay rumores de que el Gobierno no seguirá apoyándonos hasta que se esclarezca cómo sucedió este hecho”, asegura la mujer.

Entre tanto, el comandante de la Policía en el Urabá antioqueño, coronel Jaime Ávila, señaló que ya se confirmó que la USB fue encontrada y que es el mismo dispositivo que se había reportado como robado. Aclaró además que la aparición de la memoria estaba siendo investigada por una comitiva del CTI.

Que se aclaren los hechos

Eso es lo que la asociación ‘Tierra y Vida’ buscará mediante una reunión con el Gobierno. La idea es encontrarse con el vicepresidente Angelino Garzón; el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo; el director de la Policía, general Óscar Naranjo; delegados de la ONU y los embajadores de Alemania y Francia.

La asociación quiere además de analizar la reciente situación que tiene que ver con el robo de la USB, pedir mayor protección. Carmen Palencia recuerda que varios líderes que buscaban la restitución de sus tierras fueron asesinados en medio de su lucha.

Líderes asesinados en 2010

– Albeiro Valdés Martínez: en la mañana del martes 11 de mayo, en un paraje de la vía que conduce de Turbo a Necoclí, en Antioquia, fue hallado el cadáver de este hombre, quien era parte de la Asociación de Víctimas para la Restitución de Tierras y Bienes, ASOVIRESTIBI, como líder de las víctimas de su comunidad. Él y su familia eran legítimos propietarios de 35 hectáreas en el corregimiento El Totumo del municipio de Necoclí.

– Rogelio Martínez: en la noche del 18 de mayo, cuando se dirigía a la finca La Alemania, en la vereda las Pavas, corregimiento Plan Parejo en el municipio de San Onofre, Sucre, fue asesinado por hombres encapuchados. Este hombre, que trabajó en procesos de restitución de tierras, había logrado volver a su finca en el 2007, luego de haber sido desplazado. Las amenazas a su vida habían sido puestas en conocimiento de las autoridades por lo que el Comité Especial de Riesgos CRER, había ordenado un estudio de seguridad que concluyó que estaba en alto riesgo.

– Jair Murillo: el 17 de julio en el barrio Lleras de la ciudad de Buenaventura fue asesinado este líder afrocolombiano, representante legal de la Fundación Integral Pacífico Nariñense (FIPAN), organización de población afrocolombiana desplazada de Buenaventura. Días antes de su muerte estaba coordinando una marcha nacional de desplazados, que se realizaría en Bogotá.

– Hernando Pérez: fue asesinado el 20 de septiembre en el corregimiento el Totumo, municipio de Necoclí, Antioquia. Era dirigente de la Asociación de Restitución de Bienes y Tierras de Urabá y había participado horas antes de su muerte en la entrega de títulos a 34 familias víctimas del desplazamiento forzado en el primer acto de ese tipo que realizó el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

– Édgar Bohórquez: fue asesinado mientras se movilizaba en una moto. Presidía la Asociación de Desplazados Unidos del Sarare, Arauca. Los hechos ocurrieron a mediados de septiembre. Era conocido por estar en defensa permanente de las tierras que les habían arrebatado a los campesinos de Arauca.

– Familia Salazar: en octubre, tres campesinos de una misma familia que habían recibido dos años antes una tierra del Incoder fueron asesinados en la población de Albán, en El Cairo, Valle.

– Óscar Maussa: el 24 de de noviembre fue asesinado en la vereda Cañito, del municipio de San Juan Nepomuceno, Bolívar. Óscar Maussa era líder de la Cooperativa de Trabajadores Agropecuarios de Blanquicet (Cootragroblan).

* Tomado de la revista Semana: http://www.semana.com/noticias-nacion/hallazgo-usb-informacion-victimas-no-tranquiliza/150673.aspx

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s