Minería acaba último gran humedal de la Sabana de Bogotá

Deja un comentario

Este cuerpo de agua alberga especies únicas en el mundo como la tingua bogotana. Foto Víctor Manuel Holguín/Unimedios 


Por: Luis Miguel Palacio, Unimedios

Inmensas canteras de arena lapidan lentamente el humedal de La Herrera, en Cundinamarca. Este cuerpo de agua, último vestigio de los antiguos lagos que hicieron parte de la Sabana, alberga especies de aves endémicas que podrían desaparecer.

La historia de los humedales de la Sabana comenzó hace tres millones de años con la formación de un gran lago rodeado por cerros que, hace 30.000 años, dejó varias lagunas poco profundas. La Herrera, ubicada a cinco kilómetros del municipio de Mosquera, es una de estas, y su vulnerabilidad, como la del resto de humedales de la zona, radica en que su ubicación coincide con el área más productiva y poblada del país, donde los proyectos están a la orden del día.

Con 258 hectáreas, es el recurso hídrico natural más grande de la Sabana y actualmente sufre por la explotación minera en sus orillas y por la putrefacción de una porción de sus aguas.

La minería, un certero borrador

Aunque actualmente La Herrera funciona como un reservorio de agua para usos agrícolas, ya que recibe bombeo a través de canales para mantener su nivel a través de una minipresa, el primer gran impacto que cambió para siempre sus condiciones hídricas fue definido por el naturalista Thomas van der Hammen como la construcción del canal del río Bojacá, que interrumpió con sus jarillones los valles que originalmente lo alimentaban.

Al lago llegan aguas negras provenientes de Mosquera y Madrid que, además de crear un paisaje negro y putrefacto, alteran los procesos bióticos del cuerpo de agua. Sin embargo, la minería es tal vez la actividad que podría borrar más rápido a este humedal del mapa colombiano.

En este momento, cerca de doce empresas explotadoras como Sociedad Vista Hermosa García Triana y Recebera Vista Hermosa clavan sus dientes en un sistema montañoso que bordea el humedal. De los cerros Grande y Las Águilas extraen arena para construcción, roca pequeña utilizada para compactar y construir avenidas y arenas blancas para la elaboración de vidrios.

Algunas de estas mineras manejan canteras que tienen su frente de explotación justo hacia la orilla de la laguna y están dejando paisajes impactantes, como el de una montaña reducida a la mitad de su tamaño real, en inminente desaparición.

Estas montañas sirven, ni más ni menos, como recarga de agua para el humedal y el área aledaña, ya que después de las lluvias comienzan a funcionar como sistema regenerador que alimenta los niveles de agua subterránea en esta parte de la Sabana, en época de sequía.

Según Diana Lozano, profesional del grupo de investigación en geología ambiental Terrae, “la minería genera un exceso de partículas volátiles que afectan la vegetación circundante y se dispersan sobre la laguna. De seguir borrando estos cerros se verían afectados los sistemas naturales de vientos y se causarían graves trastornos a las especies que habitan en el humedal.

Las aves de La Herrera

Según un estudio de Loreta Rosselli, del Doctorado en Biología de la Universidad Nacional, este lugar cuenta con las poblaciones más grandes y diversas de aves acuáticas de los humedales de la Sabana, y ofrece refugio a miles de patos canadienses y chorlos que llegan en la época migratoria de octubre desde Norteamérica.

“Estudié diecinueve humedales de Bogotá y sus alrededores y ninguno resultó tan rico en aves como La Herrera, en donde se registraron 45 especies, algunas únicas en el mundo como la tingua bogotana y la garcilla dorada bogotana, que podrían correr la misma suerte que el mítico zambullidor andino, especie endémica que se extinguió recientemente en el país”, indicó Rosselli.

Pero, ¿cuáles son los principales problemas que afectan a los humedales de la Sabana y el Distrito Capital? La investigación detectó que, si bien se ha controlado la disminución de estos cuerpos de agua por causa de rellenos para construir urbanizaciones, existen otras amenazas como la contaminación provocada por las aguas negras que los alimentan, la pérdida de profundidad y el exceso de vegetación que impide la formación de corrientes y limita la diversidad de hábitats para la fauna.

Futuro incierto

Dalila Camelo, bióloga de la Subdirección de Áreas Protegidas de la CAR, entidad que tiene este humedal bajo su jurisdicción, reconoció la gravedad de la desaparición de esta montaña al lado del humedal, pero señaló que no hay herramientas para detener el proceso por dos razones:

Primero, porque el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, a través de la Resolución 1197 de 2004, estableció áreas compatibles para la minería en la Sabana de Bogotá, incluidas las montañas que limitan con La Herrera. Segundo, porque la Ley 1382 de 2010, que modifica el Código de Minas, determina como zonas excluidas de la minería los humedales tipo Ramsar, de los cuales La Herrera no hace parte.

El acuerdo Ramsar, firmado en Irán en 1971, establece criterios para humedales que se han identificado “de importancia internacional”, especialmente como hábitat de aves acuáticas y, en Colombia, solo hay dos de este tipo: la laguna de La Cocha en Nariño y la laguna de Chingaza entre Cundinamarca y Meta.

Cabe mencionar que la Resolución 1197 también destaca la necesidad de adoptar medidas necesarias en las zonas que existan especies endémicas y amenazadas, como en el caso de La Herrera.

Un dulce tesoro

Por ahora, el único defensor de este humedal es Salvatore Maldonado, un hombre que nació hace 62 años a orillas de la laguna y que ahora, mientras lo limpia y alimenta las aves, evoca con nostalgia la época en que sus aguas eran cristalinas y las montañas no guardaban las cicatrices de la minería, esperando también que un milagro salve lo que él llama “su tesoro dulce”.

Si se examina la triste historia de algunos humedales en la Sabana como Torca Guaymaral, partido en dos por la Autopista Norte, o La Vaca, al que le pusieron un barrio completo encima, podría vislumbrarse que el futuro de La Herrera se teñirá del mismo color del asfalto hecho con el material extraído de sus montañas.

Edición:

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s