Colombia: de las fosas comunes a la consolidación del gran capital. Ley de tierras de Santos

1 comentario

Por: Azalea Robles
“Hay que promover la movilidad de los derechos de propiedad” Banco Mundial.

“En los Hornos crematorios, los criaderos de caimanes y las fosas desaparecieron a muchas víctimas de la contra-reforma agraria en Colombia” Sobreviviente.

Lo que busca la Ley de Tierras de Santos es legalizar el despojo de las tierras. Es la consolidación de la contra-reforma agraria.
Los millones de hectáreas de tierras robadas a las víctimas y desplazados por el Terrorismo de Estado en Colombia, están a punto de ser legalizados a manos del gran capital, mediante una maroma leguleya muy astuta del actual gobierno de J.M. Santos.
“El presidente Uribe se lamentaba por no poder montar haciendas en los llanos orientales de 45.000 hectáreas: se quejaba de no poder eliminar la UAF, que es una medida relativamente pequeña de tierra, y que le estorbaba decía el doctor Uribe (…) En el artículo 69 se dice que se desmontará a UAF(… )era de lo que se lamentaba Uribe…” J.E.Robledo
Desde la posesión del nuevo presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dueño de los principales mass-media y gran latifundista, hemos asistido una gran operación mediática que busca presentar “diferencias” entre la administración de Santos y la administración de Uribe.
La administración de Uribe quedó públicamente evidenciada como una administración llena de paramilitarismo, de tortura, de violaciones a los derechos humanos… Y la estrategia es hacer creer que Santos se desmarca de esos niveles de barbarie: algo que pretenden lograr con el monopolio de los mass-media. Sin embargo cabe recordar que Santos fue ministro de defensa de Uribe, y responsable de los mal llamados “falsos positivos” (1): ejecuciones extrajudiciales prácticadas por el ejército de Colombia.
Los militares raptan a jóvenes, los disfrazan de guerrilleros y los asesinan, luego los presentan como “guerrilleros dados de baja en combate”. Este crimen lo ejecutan los militares para “mostrar resultados” en su guerra anti-insurgente, y también para asesinar a los civiles que “incomodan” (léase sindicalistas, maestros, líderes campesinos, etc…).
Los mass-media se encargan de difundir la mentira, ya que en Colombia los medios de difusión masiva dan por cierto lo que les dicen sus fuentes militares… La mediatización de los muertos que son supuestos guerrilleros es macabra: muestran cuerpos alineados, semidesnudos, tirados en el suelo… de esta forma se moldea a la opinión pública en la deshumanización de los guerrilleros.
La directiva presidencial 029 impulsa los “falsos positivos” al estimular a los militares a “presentar cadáveres”, ya que reciben prebendas económicas o permisos por cadáveres presentados. Las organizaciones de víctimas denuncian más de 5000 casos de “Falsos positivos”, la Fiscalía está investigando unas 2.000 ejecuciones extrajudiciales cometidas directamente por miembros de las fuerzas de seguridad del Estado colombiano, pero reina la impunidad.
Los “Falsos positivos” son crímenes de Lesa humanidad, y evidencian hasta qué punto los montajes, las mentiras y los crímenes integran el Estado colombiano, que entra en la categoría conceptual de Estado Terrorista (ver recuadro anexo al texto). Es una triste y verificable evidencia, aunque el grado de horror la haga parecer inverosímil; la ONU y otros organismos saben de estas prácticas y siguen complacientes con el Estado colombiano.
Los falsos positivos son asesinatos reales que sirven para crear realidad virtual… los mass-media tienen un rol particularmente bélico en Colombia, al actuar como legitimantes de un régimen genocida, llegando al punto de ocultar fosas comunes gigantescas, como lo han tratado de hacer con la mayor fosa común del continente americano (2), ubicada detrás de la base militar de la Fuerza Omega en la Macarena, Meta, que contiene al menos 2000 cadáveres, y que ha sido denunciada por observadores internacionales, ong´s de Derechos Humanos, y por familiares de víctimas de desaparecidos…
Los Mass-media ocultan los crímenes del Estado colombiano, y se prestan para todos los montajes que preconicen los militares, como la mediatización de muertos campesinos disfrazados de guerrilleros. La construcción de una realidad virtual, que opera como una escenografía que tapa la realidad objetiva, es un componente fundamental de la guerra en Colombia.
Y en este texto queremos tratar una falsimedia clave, ya que busca engañar acerca de una de las cuestiones más fundamentales de la iniquidad y la guerra en Colombia: la cuestión de la tierra.Para limpiar la imagen del gobierno de Santos los mass-media buscan hacer creer en Colombia y el mundo, que Santos “devolverá la tierra a los desplazados” y “operará una reforma agraria”… nada más alejado de la realidad, aunque las apariencias se basen en andamios puestos ad-hoc para basar la propaganda.
El argumento de este gobierno, de “la reparación a las víctimas”, a las que dice que se les devolvería las tierras usurpadas ha sido denunciado como una utilización cínica de los desplazados, por organizaciones de víctimas como el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, y por opositores como el senador Robledo. (3)
Concretamente lo que busca la Ley de Tierras de Santos es legalizar el despojo de las tierras. Es la consolidación de la contra-reforma agraria.
Los millones de hectáreas de tierras robadas a las víctimas y desplazados por el Terrorismo de Estado en Colombia, están a punto de ser legalizados a manos del gran capital, mediante una maroma leguleya muy astuta del actual gobierno de Juan Manuel Santos.
Es el mismo cinismo que fue aplicado en Colombia mediante los famosos “diálogos de Ralito ’entre’ gobierno y paramilitares”, algo que fue popularmente calificado de Mónologo, dada la realidad de la Estructura paramilitar como Herramienta de guerra sucia del propio Estado… El paramilitarismo es la Herramienta de guerra sucia del Estado colombiano, y recibe también financiación y asesoría de multinacionales y latifundistas, es una Herramienta implementada para eliminar opositores y desplazar a inmensas cantidades de personas de zonas de alto interés económico.
Hoy en día son más de 6 millones de hectáreas de tierras que han sido arrebatadas a las víctimas y desplazados; en Colombia hay más de 4,5 millones de desplazados. El MOVICE y otras fuentes hablan de más de 10 millones de hectáreas usurpadas, el gobierno habla de 3,5 millones de hectáreas.
La ley de Tierras de Santos contiene varias artimañas, veamos concretamente en qué consiste la norma:
La norma dice que en ciertas zonas del país escogidas por el gobierno, se tramitarán restituciones de tierras, en un lapso limitado.
Si la persona despojada no quiere la tierra, el Estado le propone un título de tesorería que terminará en una venta baratísima de su tierra.
Según investigaciones la gran mayoría de los desplazados (hasta el 80%) temen regresar a sus tierras, dado que las regiones han sido consolidadas por el paramilitarismo, y reina un régimen del Terror.
Lo anterior evidencia que lo que es mostrado como la restitución de los predios de tierra a las personas despojadas mediante la violencia, esconde justamente el despojo definitivo de estas personas.
La Ley de Tierras se presenta en los mass-media como lo que no es. En Colombia debe haber restitución de tierras a los desplazados; pero la Ley de Tierras de Santos no busca eso. Primero: No en todo el país se aplicará la ley, sólo en los territorios que el gobierno decida (zonas de consolidación paramilitar-militar). Con lo cual los desplazados no podrán efectivamente ir a vivir en zonas dominadas por sus victimarios. Segundo: La política agropecuaria de este gobierno es la continuidad de la política del gobierno de Uribe, en cuanto a que es una política neoliberal, que promueve el latifundio, el capital extranjero, la mega minería, los mono-mega-cultivos, la desprotección del campesinado y del sector nacional del agro frente a los productos subsidiados de USA y UE: una política de aniquilación de la soberanía alimentaria…
Se va a desmontar a la UAF (Unidad Agrícola Familiar) para montar grandes plantaciones en la altillanura. Se entregarán más tierras a multinacionales extranjeras. El Banco Mundial promueve la concentración de tierras y preconiza la titulación como etapa previa a la constitución de dichos monopolios. La titulación de tierras está siendo promovida por el gobierno ahora, cuando siempre la desechó; obviamente ahora la motivación es lograr traspasar las tierras de las manos campesinas a las manos del gran capital. El Banco Mundial preconiza: “Hay que promover la movilidad de los derechos de propiedad”
La política agropecuaria del gobierno de Juan Manuel Santos de fomentar el latifundio y el ‘libre comercio’ conlleva la ruina agraria: más empobrecimiento, más desplazamientos masivos de poblaciones, más hambre y miseria, en un país cuya mayoría de la población vive ya en condiciones de miseria.
El 68% de la población de Colombia vive en la pobreza e indigencia. La concentración de la riqueza es escandalosa: Colombia es el 11º país con más desigualdad social del mundo (puesto número 11 de coeficiente GINI de desigualdad), y es el país más desigual del continente americano. Hablamos de que hay, según las cifras más clementes, 8 millones de indigentes y 20 millones de pobres (4). Mueren anualmente más de 20 mil niños menores de 5 años por desnutrición aguda (cifras de UNICEF), de cada 100 madres desplazadas gestantes, 80 padecen desnutrición crónica (5). Simultáneamente, y correlativamente a esta miseria, un solo banquero, Sarmiento Angulo, controla el 42% del crédito nacional y declaró ganancias de 1.250 millones de dólares en el último bimestre de 2009. (6)
Esta injusticia social y miseria se va a profundizar con la política agropecuaria del gobierno de Santos, que seguirá con los TLC y el ‘libre comercio’. El Artículo 53, referente a la política agraria de la administración de Santos, habla de promover la gran producción empresarial… Se apuntala el modelo del gran latifundio y la minería de extracción multinacional.
Con la Ley de Tierras de Santos se trata de oficializar cambios de propiedad: y ya no (únicamente) por la vía del despojo, sino por la vía…digamos “licita”… ahí está el cinismo. Después de centenares de masacres, y de haber creado zonas del terror militar-paramilitar, zonas de no retorno, se busca crear una situación de no retorno jurídica. Se ha ocultado la terrorífica realidad acerca de la Ley de Tierras de Juan Manuel Santos.Es una ley que va también a desmantelar las escasas últimas leyes de protección al pequeño campesinado, como la UAF (Unidad Agrícola Familiar). La UAF es una ley que limita los predios, limita las dimensiones descomunales.
Así se expresó el senador Jorge Enrique Robledo acerca de este tema (7), en el debate del proyecto de ley de tierras, en plenaria del Senado, septiembre de 2010:
“El presidente Uribe se lamentaba por no poder montar haciendas en los llanos orientales de 45.000 hectáreas, se quejaba de no poder eliminar la UAF, que es una medida del mundo campesino, una medida relativamente pequeña de tierra y que le estorbaba decía el doctor Uribe (…) En el artículo 69, (referente a la política agraria de la administración de Santos), se dice que se desmontará a UAF, la “Unidad Agrícola Familiar”… era de lo que se lamentaba Uribe…”
Hay que denunciar esta Ley de tierras cómo lo que es: una etapa fundamental del despojo, la legalización sin vuelta atrás por la vía jurídica.

El Terrorismo de Estado en Colombia y el modelo extractivista de saqueo al medio ambiente y de despojo contra campesinos, indígenas y afro-descendientes se consolida con Santos, no en vano algunos lo denominan “el nuevo gerente de los intereses USA y UE en Colombia”. Persiste el Terrorismo de Estado como la garantía de eliminar opositores al saqueo.

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Un pensamiento en “Colombia: de las fosas comunes a la consolidación del gran capital. Ley de tierras de Santos

  1. Algunos detalles se quedan por fuera y es que tal como lo relata el columnista Álvaro Ramírez Gonzáles del Diario del Otún, refiriéndose a la entrega de tierras o invasión que entre Puerto López y Puerto Gaitán en el departamento del Meta se han llevado a cabo, cuando las tierras incautadas se entregan a los campesinos sin otro activo que su fuerza de trabajo, la calidad de las mismas se deteriora. En el lugar y según el Alcalde de Puerto Gaitán han muerto ya cerce de 30 jefes de hogar a causa de la delincuencia, las tierras que antes contaban con capacidad instalada para adelantar proyectos productivos se encuentran ahora en lamentable estado.
    Cuando en Colombia se ha hablado de Justicia Transformadora, se ha querido señalar cómo y para el caso de “restitución” que no de”reforma agraria”, es necesario apostarle a una política de restitución y retorno si es el caso pero no para devolver al campesinado a las mismas condiciones de vulnerabilidad en las que ya vivian y a consecuencia de las cuales fueron objeto de desplazamiento y vulneración de su dignidad humana y sus derechos y libertades fundamentales. La política de restitución requiere una gran dosis de inversión social en el agro para que el problema de la exclusión social, política, económica y cultural de mundo rural sea una realidad superada, de allí que a la justicia, la verdad y la reparación se le deba juntar una gran inversión social y ello lejos está de ser el objetivo del gobierno, se está tejiendo la opinión que el asunto económicamente hablando es “inviable”, yo diría más bien que requiere una correlación de fuerzas diferente o lo que es lo mismo una gran voluntad política.
    Por otro lado….
    La intervención del banco mundial en el diseño de las políticas del mundo rural. de la mano con el F.M.I. le apuestan a la consolidación del modelo agroexportador apalancado en el monocultivo para la producción de agrocombustibles. Desde el 70 el mapa de la producción agrícola mundial se ha visto alterada como consecuencia de esta intervención, 40 años después y ya que el asunto de las fuentes energéticas es primordial y asunto de seguridad nacional, se nos viene encima como ya sucede en africa una crisis alimentaria, la estructura productiva resultante no sólo ha involucionado en su diversidad sino que como consecuencia del actual uso de los cereales para producción de combustibles, presiona al alza los precios de los alimentos que los utilizan como materia prima.
    Claro, a buen entendedor pocas palabras…lo que importa es la promoción de la integralidad del mercado y entiendase bien, si se parte del supuesto que el 80% del campesinado no vuelve por inseguridad en las condiciones sociales y económicas se les va a entregar un título de tesoro para darle dinamismo al mercado hipotecario y crediticio, si no quienes vuelvan participaran de la consolidación del modelo agroexportador con crisis alimantaria a cuestas. Maquiavelicamente inteligente hay que reconocerlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s