Colombia: El concierto de Santos apenas comienza

Deja un comentario

Por: Octavio Quintero

Uno pudiera llamar locos a unos espectadores que en el preámbulo de un concierto empezaran a aplaudir la templada de los instrumentos.

Hay mucho entusiasmo mediático con el nombramiento de Juan Camilo Restrepo en el Ministerio de Agricultura; como hay mucho entusiasmo, también mediático, con el acercamiento de Petro a Santos sobre la base de comprometer al nuevo Presidente con una política de tierras que resarza a los campesinos de la vieja deuda que desde los lejanos años de sus ancestros aborígenes hasta hoy, los dueños del establecimiento han venido acumulando con ellos.
Me supongo que el entusiasmo de los opinantes mediáticos se debe más a la emoción personal y grupal que sienten por las nuevas caras en los carros oficiales, que en el caso de Juan Camilo proviene de otro trono, el de Pastrana (Hijo), que va pasando a la historia con más pena que gloria.
Si alguien con buen juicio nos dice que el desempeño de Juan Camilo como ministro de Hacienda fue bueno, obviamente desde el punto de vista social, en lógica esperemos también que sea bueno su ejercicio, socialmente hablando, como ministro de Agricultura.
En esos términos sociales de Juan Camilo como ministro de Hacienda, podríamos recordar que enfrentó la caída del UPAC (Unidad de Poder Adquisitivo Constante), decretada por la Corte Constitucional con ponencia del magistrado José Gregorio Hernández, con la creación de otro UPAC ( la UVR : Unidad de Valor Real), que hoy tiene a los deudores hipotecarios tan ensartados en una deuda sin fin como lo estaban antes; y que diseñó un plan de rescate financiero que le costó al Estado unos 12 billones de pesos de 1998, en vez de haber diseñado un plan de rescate social de los deudores hipotecarios que habría logrado con la mitad de lo que le costó el financiero.
Es difícil entusiasmarse con un neoliberal en el Ministerio de Agricultura, adelantando una política social agraria que por necesidad tiene que basarse en subsidios agrícolas y créditos de fomento (para los campesinos, se sobreentiende), que precisamente es lo que ha mandado a recoger el neoliberalismo en estos últimos 20 años, a pedido del FMI, el Banco Mundial y la OMC. Retornar a esa política, sería romper con la ortodoxia económica impuesta por estos organismos, y no creo que el entusiasmo llegue a tanto.
El caso Petro-Santos alcanza la misma connotación por el lado de Santos: un neoliberal que ha hecho neoliberalismo desde el inicio mismo desde su ya lejana carrera burocrática. No se por qué dicen que lo adoran en la Federación de Cafeteros ya que, en su ejercicio como representante de Colombia ante la OIC (Organización Internacional del Café), Estados Unidos le dio el golpe de gracia a esa organización que mantenía la estabilidad de los precios por fuera de la especulación del mercado. La OIC era a los países cafeteros, y Colombia era alternativamente con Brasil el primer país cafetero del mundo, como lo es hoy en día la OPEP a los países petroleros.
Si uno admite que Petro es inteligente (y Petro es inteligente), no se entiende entonces por qué se acerca a Santos dizque a que le compre el discurso de tierras. Eso es como comprar un tiquete al infierno y esperar ir al cielo. A no ser que Petro ande más bien en busca de un interés particular y haya puesto de mampara esta solemne y maltratada bandera social.
En su columna de El Tiempo (15-07-10), Hommes da unas puntadas muy sutiles sobre la difícil tarea que le espera a Juan Camilo, especialmente en el orden legal, si es que quisiera entregar parte de las tierras en poder de los narcos y los paramilitares a los campesinos.
En sus propias palabras, lean: (…) “La solución no es solamente un reto jurídico, sino que se ha convertido en un problema político porque los grandes propietarios temen que con ella se le abra un boquete al derecho de propiedad (que en Colombia ha sido mucho más sagrado que la vida). No se augura, entonces, que el Congreso facilite una solución. Pero si alguien puede lograrlo es Santos durante su luna de miel, porque cuenta con una mayoría abrumadora. Si a lo anterior se le suma que el ministro a cargo es un prestigioso conservador con aspiraciones presidenciales, es mayor la probabilidad de éxito del proyecto. Si este se traduce efectivamente en un programa exitoso de distribución de tierras a los campesinos con adecuado respaldo técnico y financiero, puede llevar a Restrepo a la Presidencia en un futuro”.
Y ahí es donde se equivoca Hommes. Nadie en Colombia ha llegado a la Presidencia porque lo quieran los campesinos, sino porque lo imponen a conveniencia los empresarios, entre quienes están, y por supuesto, los terratenientes con esa reverencia tan sagrada a la propiedad privada que hizo que en 1978 impusieran a Turbay por encima de Lleras Restrepo, a quien ya le habían revocado su reforma agraria mediante el Acuerdo de Chicoral con el que le pagó Pastrana (padre) todo lo que hizo, hasta robarse las elecciones, para que él fuera Presidente. Otro ejemplo es la elección de Uribe: si la gente de pata al suelo nombrara Presidente, Uribe debió haber pagado el descalabro social de haber privatizado la salud con su propuesta de la Ley 100 en sus tiempos de Senador.

Colofón: cito con frecuencia a un locutor argentino que cuando la pelota pega en el palo y la gente se levanta a celebrar, con el mismo entusiasmo con que venía narrando la jugada le dice a los fanáticos: “no lo griten, no se besen, no se abracen”…

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s