Terminó el Mundial y Ahora…

Deja un comentario

¡La realidad nos escupe a la cara!

En el último mes, toda la vida, la agenda, los encuentros con los amigos, las citas amorosas, en últimas todo, giraba en torno al mundial, finalizado el espectáculo, la realidad nos llama al orden y nos damos cuenta, cuanto se mueve esta sociedad capitalista, en función del espectáculo.

El Waka WAka de Shakira fue presentado como el comienzo y el final de la cita futbolística más importante del mundo, todo este espectáculo ocultó, que la canción fue una vulgar copia, plagio ocultado con una buena suma de dólares, para que nada profanara el espectáculo.

El mundial nos hizo olvidar la segregación todavía vigente en Sudáfrica, la crisis de Grecia, la crisis española, la guerra que se prepara contra Irán, la guerra de Irak y todo el burdel en el cual se ha sumido a Afganistán, donde el negocio del opio se disparó como en los buenos tiempos. En Francia, la eliminación del equipo puso en su sitio, la magnitud de la reforma neoliberal que la derecha prepara en las pensiones. El mundial escondió la magnitud de la crisis del petróleo derramado por la BP. El mundial nos dejó a un pulpo como protagonista, como parte del espectáculo, a falta de buenos goles, buen futbol, y en medio de los errores garrafales de los árbitros, el pulpo predijo y acertó en sus marcadores.

En Colombia eligieron a Santos, y se reencauchó el frente nacional, que no es más que alianzas pegadas con mocos, pues se esconden muchos egos y mucho lagarto tras los ministerios.  El espectáculo comienza con la cacareada unidad nacional, mientras al otro lado, otro espectáculo, el mesías que se prepara para partir del inquilinato que lo albergo por ocho días, con la nostalgia de ser el centro del espectáculo: los acuerdos de Ralito, la Yidis política, el articulito, Agro Ingreso, las chuzadas del DAS, las ejecuciones extrajudiciales, el endeudamiento del país, el aumento de la criminalidad, el desmadre en el erario público, todo un espectáculo, por no decir una orgía del concierto para delinquir.

Algunos sociólogos sostienen que las sociedades necesitan de espectáculos, y ese espectáculo, como un acto circense, necesita muchos payasos, nos basta con pensar en los candidatos que le disputaron la presidencia a Chucky, de todos no sale ninguno. Entre todos los payasos hicieron su “espectáculo democrático”, la dimensión política de estos eventos deportivos y electoreros es lo que ha evocado Guy Debord, en la sociedad del espectáculo (1996)quien define espectáculo no como un conjunto de imágenes, si no como una relación social, mediatizada por las imágenes. Esto existe a través de los espectáculos, de su espectacularidad, como en el Estado de Opinión del mafiosito Jose Obdulio, o de las frases uribistas, de que ya sabemos donde esta Cano, el doptor varito moja prensa con ese titular, para mantenerse vigente, para que las amas de casa no lo olviden, como diciendo todavía no he terminado, pero voy ganando, pero no he terminado, ya casi, le dimos al primer anillo, y sigue el espectáculo.  Pura nostalgia de poder, que las gotas aromáticas no lograrán calmar. La acumulación del espectáculo, y de las imágenes de la supuesta victoria de la seguridad democrática, permiten alejar a los colombianos de la realidad, y es que la insurgencia siga más viva que nunca, como lo demuestra el último golpe de Arauca, pero no, esos golpes se olvidan con otra payasada, la de la juana de arco criolla, que se suma al espectáculo con su demanda. Que la fiesta siga, si el mundial se acabo, ya las oligarquías del mundo preparan el siguiente espectáculo.

El espectáculo hace la sociedad, siendo al mismo tiempo parte integrante de la misma, el espectáculo permite vehicular ideas que cohesionan la sociedad, en eso las oligarquías nos llevan luces, mientras nosotros seguimos con el esténcil de bolita, la oligarquía nacional y la transnacional tienen sus departamentos del espectáculo, sino pregúntele al régimen colombiano. El espectáculo esconde la realidad detrás las imágenes, ahora pasamos del caballista que cabalga sin regar el tinto, escondiendo su estirpe mafiosa y paramilitar, al country club, al alto Turmequé. El mismo perro con diferente guasca, pero igual el espectáculo sigue. El ocultamiento de la realidad no es posible que si somos pasivos frente al espectáculo. La fortaleza del espectáculo radica que en cada uno de nosotros opera la idea de ser protagonista de algo, Petro se siente importante si está a manteles con la oligarquía, eso es importante para su ego, y además lo hace, un payaso más en el espectáculo farandulero de la política domestica.

La política y el futbol hacen parte de esa serie de espectáculos donde supuestamente desaparecen todas la diferencias, digamos políticas, no hay derecha-izquierda, sociales, no hay pobres-ricos, todos vibramos ante el gol, porque “somos iguales” en el espectáculo.

El espectáculo participa en la estrategia de la dominación, por eso hoy a pesar de toda la conciencia social que tenemos, hoy nos sentimos vacios, sin programa, en el letargo de este calor horrible nos sentimos vacios porque ha terminado el mundial, maldito futbol que nos hace participes y actores de algo colectivo, de algo al cual pertenecemos sin más ni más, mierda! ahora que se inventen otra cosa para soportar a Chucky santos. El espectáculo tiene que seguir, dice la máxima de la oligarquía.

El embrutecimiento del espectáculo nos vuelve masa, amorfa, pero masa al fin, despolitizada pero masa al fin. Pan y circo pedimos como en el circo romano, ante la jauría de los leones, o nos despertamos, es decir luchamos y resistimos, o seguimos con el letargo mientras otro espectáculo comienza.

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s