Elecciones y Lecciones por Recoger, José Girón Sierra

1 comentario

Colombia no deja de ser una caja de sorpresas y lo es no sólo para extraños,  también para los colombianos(as) para quienes la realidad supera, en no pocas oportunidades, su capacidad de ficción. Se trata de una de nuestras virtudes, que a veces no valoramos suficientemente, la cual nos ha permitido una vida menos plana como la de aquellas sociedades en donde los únicos cambios suceden con las estaciones. El proceso electoral actual fue un buen ejemplo de ello, nadie acertó en sus resultados, incluidos los encuestadores.

Las elecciones parlamentarias mostraron hasta dónde ha calado el poder del uribismo en la sociedad y el anclaje que tiene el clientelismo en la cultura política. Pero la Corte Constitucional con su sentencia, que dejó sin piso la segunda reelección de Uribe, oxigenó nuestra precaria democracia permitiendo que se abriera un abanico de alternativas en el debate electoral y permitiera  soñar en la posibilidad de un cambio así éste no satisficiera plenamente nuestros deseos.

La irrupción en la arena política del Partido Verde fue parte de ese sueño. La imagen de cuatro exalcaldes unidos en un propósito político que prometía una manera distinta de hacer política enarbolando la bandera de la anticorrupción, y que además, planteaban la urgencia de una profunda transformación cultural a través de un proyecto educativo, caló en importantes sectores medios de la sociedad, en cuadros y sectores del Polo Democrático Alternativo (PDA) y capturó el interés de nuevos votantes.

Propuestas como las del PDA y el Partido Liberal, calificadas como las mejores por sus contenidos y por los candidatos que las representaban, no fueron creíbles para el electorado no obstante su esfuerzo por no tomar demasiado distancia de la “seguridad democrática” en su componente de seguridad. Antes de la primera vuelta las huestes uribistas explicitaron contradicciones importantes que aunado a los resultados de las encuestas que insinuaban la amenaza del Parido Verde, prendieron las alarmas. La Casa de Nariño se convirtió entonces en la sede de campaña de un candidato que no inspiraba mucha confianza y que en los debates era arrinconado por sus contradictores. El mensaje fue claro: no se puede perder el camino recorrido y esto no lo garantizan los neodefensores de la seguridad democrática, lo cual al final jugó un papel decisivo conocidos los resultados electorales: 6.802.000 de Santos contra 3.134.000 de Mockus.

Una primera lección indica que los Partidos continúan siendo los constructores de los proyectos de sociedad y que éstos no nacen por generación espontánea. Hay que hacerlos y para ello se necesita constancia y la convicción que se está frente a procesos largos no sometidos a los altibajos de las coyunturas. El ejercicio de la política en Colombia cada vez confirma el hecho de que la construcción y estructura de los partidos políticos son expresión o consecuencia de una cultura política  dominada aún por el caudillismo y donde el acceso al poder sigue siendo un fin y no un medio para concretar un proyecto de sociedad. Por eso, la adhesión ideopolítica de la militancia es laxa y es un caldo de cultivo, entre otros, para la corruptela y el transfuguismo electoral. De allí que los candidatos no tuvieran partidos en el sentido estricto de la palabra y si algo lograron fue por ellos mismos y no por la acción de las marcas políticas que representaban.

El proyecto Uribista se ha instalado para largo y con corruptela y todo, quienes votaron en su mayoría lo hicieron a conciencia y eso debe reconocerse. Si bien se tenía plena claridad de la magnitud del contradictor político, esto es Álvaro Uribe Vélez, no se actuó en consecuencia y esta es una segunda enseñanza. El llamado del PDA a una amplia alianza sobre la base de un programa democrático para enfrentarla no fue acogida ni por liberales ni verdes, ni aún por los del mismo PDA. Los verdes, hiperinflados por el espumero de su ascenso vertiginoso, menospreciaron a sus potenciales aliados y fueron victimas al final de una estrategia equivocada que pugnaba por acercarse más Uribe que a sus críticos. No es descartable que en la segunda vuelta no puedan sostener la votación de la primera. Lo curioso de ello, es que dicha propuesta fuera la derecha quien la acogiera y la concretara en la “Unidad Nacional” de Santos. Con ello el bloque hegemónico se revitaliza y asegura su gobernabilidad al darle sentido a las migraciones que de hecho se habían dado desde el Partido liberal y el Partido Conservador.

Una tercera lección permite señalar que la derrota fue grande y que no es de esperarse que sucedan cambios importantes en la segunda vuelta, que la suerte ya está echada. Pero que, no obstante los logros del Uribismo, la expresión de inconformidad manifestada por rojos, amarillos y verdes en las urnas  no es despreciable y que allí hay una fractura importante al esfuerzo unanimista de Uribe. Por ello, una alianza de las fuerzas democráticas continuara siendo vigente. Ningún partido alternativo logrará solo, en el futuro, acceder al poder. Ojalá se haya aprendido la lección y se sea más estratégicos.

El escenario para hacer oposición y constituirse en una verdadera opción de poder  no es el mejor y todo parece indicar que el PDA será su único exponente, pero primero, para hacerlo bien y no constituirse en una izquierda vociferante reducida a su mínima expresión, tendrá que reconstruirse y replantearse como partido.

Autor: reexistencia

«Las elecciones pasan, los gobiernos pasan. La resistencia queda como lo que es, una alternativa más para la humanidad y contra el neoliberalismo. Nada más, pero nada menos» Subcomandante Insurgente Marcos

Un pensamiento en “Elecciones y Lecciones por Recoger, José Girón Sierra

  1. CREO QUE LA PERSONA QUE ESCRIBIO ESTE ARTICULO, SABE PERFECTAMENTE QUE CORRE PELIGRO SU VIDA SI SE IDENTIFICA. DESAFORTUNADAMENTE EN COLOMBIA MATAN A LAS PERSONAS POR CUALQUIER COSA. AQUI SE PRACTICA MUCHO MATAR..MATAR..MATAR…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s